joomla visitor
AuditorŪa
El pasivo laboral, saldo de la relación Pemex /Gobierno
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
383
Banner
382
Banner
381
Banner
380
Banner
379
Banner
378
Banner
377
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 322

El pasivo laboral,

saldo de la relación

Pemex /Gobierno

 

Por Hugo Sergio Gómez S.

 

Hugo1

 

Lo m√°s in√ļtil que el ser humano puede hacer, es lamentarse del pasado; Aunque a veces suele ser un ejercicio necesario para argumentar el presente. Dicen los expertos en historia que si usted se remonta 25 a√Īos en el tiempo podr√° tener en su mano los hilos que tejen cualquier mara√Īa.

 

Hugo5Ciclo que para nuestro análisis, inicia desde el ya histórico Quinazo con el que Salinas quiso validar su cuestionada victoria sobre Cuahutémoc Cárdenas. Así que el tan sonado pasivo laboral que hoy sataniza a los trabajadores petroleros y los pretende vender como un nueva carga para el Estado; tendientes a los holgazanería y a disfrutar de privilegios más allá de los mexicanos comunes, no es más que el resultado de la ominosa relación tejida por los gobiernos con la empresa que durante este ciclo han impuesto a su conveniencia una serie de cargas que dejaron a Pemex fuera de cualquier consideración empresarial. Desde la sumisión a los mandatos de Estados Unidos al saqueo en tiempos electorales y la desastrosa reforma de Petróleos Mexicanos en cuatro organismos subsidiarios, piedra angular del proyecto privatizador que multiplicó de manera irresponsable gerencias, subgerencias y superintendencias que al concluir su vida laboral inflaron de manera descomunal esta deuda.

Omito en este an√°lisis los costos de la corrupci√≥n pues si contabiliz√°ramos los malos manejos que ah√≠ se gestan, desde la contrataci√≥n innecesaria de barcos, tolerancia de las malas operaciones, compras fastuosas y en demas√≠a de materiales y equipo, como las de D√≠az Serrano; las reconfiguraciones fraudulentas de las refiner√≠as de Zedillo, intermediaciones por la importaci√≥n de gasolina y el desperdicio de los excedentes petroleros que se dieron en el sexenio Foxista, el pasivo laboral se queda corto. La verdad Pemex ha sido precursor de la eclosi√≥n de comaladas de millonarios cada sexenio, hasta el hombre m√°s rico del mundo entr√≥ a la construcci√≥n de plataformas petroleras, negocio sin riesgos y otros m√°s que para que le cuento: la lista de ricos ligados a Pemex es interminable. Y pronto habr√° que agregarle las petroleras del vecino pa√≠s a las cuales el mismo gobierno de Estados Unidos les teme. Las victimas m√°s lastimadas ser√°n sin duda los trabajadores petroleros; pero no los de la dorada burocracia que ha crecido exponencialmente desde √©pocas que nos remontan a los ochenta, sino los de campo, los que juegan con los riesgos del gas sulfidrico y soportan los borrascosos Nortes , cinco meses al a√Īo. Por ah√≠ viene el golpe, aunque se quiere negar para no enturbiar las negociaciones de las Leyes secundarias que dar√°n luz pomposamente a las Empresas Productivas del Estado. Se toca un marcha f√ļnebre al ritmo de una promesa falaz de la que hoy Secretario de hacienda se retracta. ¬°Gasolina barata para los mexicanos¬°.:pero a muy‚Ķ muy largo plazo. Creen que vivimos los tiempos de las promesas fantasiosos cuando un Presidente histri√≥n llor√≥ jurando defender el peso como un perro.


Hugo4El pasivo laboral, una bola de nieve


Pero habr√≠amos de reflexionar primero, caro lector, qu√© es el pasivo laboral. Bueno es el fondo de pensiones e indemnizaciones que Pemex nunca cre√≥ de manera compartida con sus trabajadores, Pemex no es cualquier empresa sometida al r√©gimen del seguro social. A grandes rasgos le dir√© que es este compromiso a futuro; una bolsa o fideicomiso que toda empresa socialmente responsable guarda para saldar las pensiones .Pero no fue as√≠, se pens√≥ que Pemex aguantaba todo. Nadie quiso entrar al toro, como se dice en vox populi; Pero los mas grave es que hubo dinero para prever estas contingencias. Si nos vamos a los datos el sexenio de Vicente Fox se ver√° que recibi√≥ mas de 700 mil millones de pesos provenientes de los excedentes petroleros, dinero que no estaba como un haber, pues provino del diferencial del precio estimado por barril de petr√≥leo que en esa √©poca para efectos presupuestales, se calculaba ,en 85 d√≥lares pero se vend√≠a en 110 ¬ŅPor qu√© no se fonde√≥ con este dinero las pensiones? En vez de crear un fondo se dilapid√≥ en gasto corriente que derrocharon los gobernadores en complicidad con presidentes municipales, del PRI;PAN Y PRD. Era una fiesta cuya premisa fue la corrupci√≥n, que seg√ļn se tradujo en calles y programas estatales en beneficio de la poblaci√≥n. Cada sexenio ha sido lo mismo: los ingresos de la empresa destinados a cubrir 35% del gasto p√ļbico A deudas contingentes como las hipoteca petrolera de 20 000 millones de d√≥lares que salvo en 1995 a M√©xico del colapso.¬ŅDe d√≥nde iba a haber para fondear las pensiones, si pese a cualquier afirmaci√≥n, la econom√≠a continu√≥ ostensiblemente petrolizada. Era f√°cil abrir la v√°lvula para que fluyera m√°s petr√≥leo.

Hugo3En 2001, se estimaba que 22 a√Īos Pemex hab√≠a aportado al erario p√ļblico 270 000 millones de d√≥lares. Imag√≠nese en el presente f√°cilmente rebasar√≠a los 400 mil millones de d√≥lares. Si ha habido ese aporte y se dej√≥ a un lado a los trabajadores ¬Ņpor qu√© se les vende al p√ļblico la idea de que se convertir√°n en una carga si el dinero para sufragar esa deuda se le traslad√≥ al pueblo para su beneficio ? Entonces, Pemex si ha sido de todos los mexicanos aunque una buena parte lo haya consumido la corrupci√≥n.

En tiempos de Fox, all√° por 2001 en un reporte de la Secretar√≠a de Energ√≠a se mencion√≥ la cifra de 190 000 millones de pesos como pasivo laboral (Pemex , un futuro incierto , David Shields, Pag. 70) pero hoy se habla de un bill√≥n 400 mil millones de pesos ¬Ņ Efectos de la inflaci√≥n? ¬ŅO ser√° que no es es lo mismo jubilar a un ayudante o obrero especializado con 4000 pesos a la catorcena que a un Subdirector con 150 000 pesos al mes? La reflexi√≥n vale la pena pues se pretende grabar una gran parte a los mexicanos como deuda p√ļblica. Pero ¬Ņpor qu√© se ha incrementado hasta esos l√≠mites inmanejables con el r√©gimen actual? Tal vez como ha se√Īalado recientemente el patriarca del PRD Cuahut√©moc C√°rdenas los mexicanos tenemos derecho a saber qui√©n meti√≥ a la empresa en este berenjenal. Porque de que hay responsables los hay. Quiz√° las ra√≠ces nos llevar√≠an hasta las √©pocas de Ram√≥n Beteta y los c√©lebres Pitufos, cauda de trabajadores muchos de los cuales se est√°n jubilados hoy en d√≠a: Aquella comalada de gente con m√≠nima experiencia en la industria que lleg√≥ a Pemex.Sume Usted la proliferaci√≥n de cargos que trajo consigo la reforma de Salinas en 1993 y sus cuatro organismos; pero el tema da para m√°s. Cada sexenio se repite la historia y la pir√°mide de que tanto se quejaban los gobiernos contra el Sindicato Petrolero se invirti√≥ en costos aunque no en n√ļmero.


Hugo6Los lideres sindicales, convidados de piedra en el debate

 

Pero era parte del control de aquellos a√Īos del PRI/Gobierno que para manejar mejor a la clase obrera se estableci√≥ una relaci√≥n de conveniencia con el gremio. Una estrategia insertada en el corporativo manejo de todos los sindicatos del pa√≠s que hoy en d√≠a se han desmantelado. En realidad en el presente se reedita la escenograf√≠a montado a finales de los ochenta .Primero se encarcela a la poderosa l√≠der sindical de los maestros Elba Esther Gordillo y se exhiben los excesos de la familia de Romero Descharms. Se sabe que tienen tres yates: el Guly, el G√ľero y el Indomable. Que , Jos√© Carlos, su hijo recibi√≥ en 2013 un regalito valuado en 2 millones de d√≥lares: un Ferrari Enzo. Aunque es modesto pues normalmente se desplaza en un Lamborghini Aventador y tiene departamentos y propiedades en Estados Unidos que hacen ver el Ferrari como un juguete cualquiera. Paulina, hija del l√≠der sindical viaja por el mundo acompa√Īada de sus mascotas; bebe los mejores vinos, se hospeda en los mejores hoteles. Usted cree que podr√≠a objetar cualquier reforma; ¬Ņpara que quiere este magnate de la corrupci√≥n una pensi√≥n? Lejos quedaron los tiempos en que el flamante Senador vend√≠a tortas en las puertas de las refiner√≠as de Pemex. La amenaza est√° a la vista como cuando se encarcel√≥ a la Quina como una advertencia a los dem√°s patriarcas del sindicalismo que un d√≠a fueron los grandes recolectores de votos para el PRI. El mensaje estaba claro: Su fin hab√≠a llegado. Qu√© mas met√°fora nos puede en el presente obsequiar la facciosa Televisa, que sus c√°maras exhibiendo al silente senador desencajado, asistiendo, sin mas ejercicio de su cargo que levantar el dedo a las avasallantes reformas que reviven el sue√Īo dorado de las petroleras gringas de retomar el control del campo y aguas patrimoniales de M√©xico para exprimirlas hasta el fin. Con √≥rganos de control sin autonom√≠a, sometidos al arbitrio del gobierno quien nombrar√° a los miembros: Pero ah√≠ est√°, ya fuera del Consejo de Administraci√≥n de la paraestatal, sin poder, como disecado, con semblante demacrado un inerme Carlos Romero Descharms quien pese a tener voto senador no dice no p√≠o, mientras se proclaman las reformas privatizadoras. Si alguien le hubiera dicho a Jos√© Sosa Mart√≠nez aquel 8 de enero de 1986 que alg√ļn d√≠a se ver√≠a ese pat√©tico cuadro habr√≠a moderado su belicosidad, cuando habl√≥ de manera insolente ante Miguel de la Madrid Hurtado: el pa√≠s est√° d√≠a a d√≠a m√°s alejado de la recuperaci√≥n, de la estabilidad pol√≠tica y econ√≥mica... "los petroleros ven m√°s alarmados el descontento de las mayor√≠as, que Pemex, por mala administraci√≥n, est√° a punto de hundirse, y si se hunde, nos hundimos todos, usted y el pa√≠s." .El presente ha derrumbado aquella arrogancia.

Y es que mire Usted la Quina era una fuerza dominante y se firmaron contratos colectivos a modo. Se cambiaban prestaciones laborales por prebendas para las obras sociales; para el sue√Īo agr√≠cola de Joaqu√≠n Hern√°ndez; Ah√≠ est√° la cuantiosa demanda que hoy en d√≠a enfrenta el Sindicato Petrolero por una empresa norteamericana por los residuo del petr√≥leo que en exclusiva obten√≠a de la empresa. Los petroleros estaban sometidos al sistema y eran disciplinados. Un dato habla por si solo del control Salvador Barrag√°n Camacho sometido por los bajos precios del petr√≥leo y la crisis en plena de los ochenta proclamo que los trabajadores petroleros no necesitaban aumento salarial, Y as√≠ fue en 1985 los petroleros no tuvieron ning√ļn incremento salarial. Eran parte del sistema
Si nos vamos a los datos, desde ayer al hoy, no necesitan la contaminaci√≥n de la historia. Es cuesti√≥n de dinero y la conclusi√≥n es aterradora: los dos sexenios de la gesti√≥n panista el pasivo laboral se quintuplic√≥ sin control alguno, sin una estrategia para enfrentar el futuro Sin hacer nada :la esperanza radicaba en incrementar la producci√≥n, algo distante. Solo vimos un estrepitoso desplome: un escenario catastr√≥fico con pocas alternativas si se quiere competir con las grandes empresas transnacionales acostumbradas a derrumbar a billetazos cualquier basti√≥n. Las reformas se han consumado. Dicen que para bien del pueblo, aunque ello implique convertir a los petroleros del ma√Īana en un grupo de menesterosos. Saldo de la relaci√≥n sin duda de la empresa paraestatal con gobiernos irresponsables.

 



More articles by this author

Relación puerto/ciudad el complejo dilema del Ogro FilantrópicoRelación puerto/ciudad el complejo dilema del Ogro Filantrópico
  Octavio Paz, fue uno de los grandes intelectuales mexicanos, que...
La Educación Náutica en México, una nave sin rumbo ni destinoLa Educación Náutica en México, una nave sin rumbo ni destino
  Hoy en d√≠a la saliente administraci√≥n federal est√° urgida de...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 263 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner