joomla visitor
Auditoría
Medicina para todos / Salud sin caso
Voces Diario
Banner
Certámen XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
356
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
English Arabic French German Japanese Portuguese Spanish

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 356

24 mini

Reformas y modelos educativos van, manifestaciones de maestros vienen, y entre lo que se habla está la alimentación, arguyendo - con razón - que un menor no va a aprender con el estómago vacío, que en lugar de estar atento y sumar dos más dos, va a alucinar una suculenta torta de jamón o unos taquitos de guisado. Y comerá frituras con chile… hasta el recreo. Antojos aparte, otros temas acerca de la salud en la escuela no se mencionan o muy poco:

El pie plano: Prevenible y corregible hasta los ocho años, en México tiene una valoración muy pobre junto con los demás defectos posturales, es un negocio para plantilleros empíricos, podólogos, ortesistas o traumatólogos/ortopedistas, quienes lo valoran mal sin corregirlo, debe ser manejado por Medicina Física y Rehabilitación; más del 90% de los niños hoy día tienen los pies planos por el uso prematuro de calzado, lo cual duplica el desgaste de las articulaciones, llevando en la edad adulta a artropatía degenerativa de rodillas.

Mochila: Quizá por caros, en las primarias mexicanas no se asignan lockers a los alumnos, haciéndoles cargar a diario de ida y vuelta una pesada pila de libros/libretas, muchos años atrás, lo usual era la mochila de mano, a veces con correa para cargarla mejor al hombro, después se pasó al portafolio y más tarde a la mochila de espalda (back pack). Ninguna de estas opciones es buena, si se desea cuidar la postura/columna vertebral del menor y se requiere que cargue un cerro de papel, lo ideal es una mochila o maleta con ruedas.

Deporte: Desde el punto de vista médico, el fútbol y en general todos los mal llamados deportes de pelota se consideran actividades profesionales de alto riesgo, cuya práctica es peligrosa y debe dejársele a quien lucra con ella, ya que condiciona accidentes que con mucha frecuencia dejan secuelas permanentes, deben verse como mero espectáculo y no como práctica saludable; por desgracia a los niños en México, se les expone desde pequeños a una intensiva contaminación pelotera y le dedican mucho de su tiempo libre.

Sentado: En mi época de primaria y secundaria, debíamos sentarnos “derechitos”, pobre del que no. Hoy en cualquier salón, aparte de la anarquía general que impera, los niños o jóvenes parecen estar “derretidos” o “desparramados” en las bancas, en posturas que a veces se antojan increíbles, con las columnas vertebrales en forma de “C”, “S” o de plano en garabato… Y nadie les dice algo porque es políticamente incorrecto coartar la “libre expresión” del menor (no se vaya a traumar) aún a costa de su salud postural.

El pupitre: Muy de la mano con el punto anterior, todos los pupitres o mesa-bancos adolecen de problemas, que con el uso prolongado causan molestias o daño postural, lo ideal para el trabajo escolar es una mesa y una silla de altura apropiada a la estatura del menor, esto por supuesto es difícil dado que todos los niños son distintos, y requeriría de sillas y mesas con patas extensibles-retráctiles, que permitieran ajustarlas a la altura necesaria para cada pequeño.

Siesta: En lugar del consabido “recreo o receso”, una buena siesta de 20-30 min en niños menores de 12 años mejoraría en extremo el rendimiento escolar. El deporte es aparte.

La tarea: No es bueno hacer la tarea en cualquier lugar, la cama, el suelo o la mesa de centro de la sala… debe ser en una mesa o escritorio con su silla, del tamaño apropiado, y con buena iluminación. Las malas posturas de algunos niños frente a la computadora también son increíbles, sin hablar de ojo seco y dolor cervical que provoca mucho rato de pantalla.

Dormir: La cama debe ser de colchón duro y con una almohada baja, recordando que el cuerpo humano está hecho para la naturaleza en la que no hay camas ni cojines; además como es vox pópuli, ocho horas de sueño mínimo. Las camas de hoy parecen hamacas de tan suaves, con múltiples almohadas gigantes y los niños a veces se acuestan de madrugada por la TV o videojuegos y claro, no rinden en la escuela al día siguiente. No hay control. Cada punto es más extenso y hay muchos otros, pero no alcanza el espacio para abarcarlo todo; sirva pues como un recordatorio de que hay dentro de la educación en México situaciones importantes de salud, a las que no se les está haciendo caso.



More articles by this author

Medicina para todos / De cristal
Siempre que recuerdo las caricaturas del correcaminos y el coyote,...
Medicina para todos / Úterus artificialisMedicina para todos / Úterus artificialis
Uno de tantos sueños añejos en la literatura de ciencia...
¿Quién está en línea?
Tenemos 101 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner
347
Banner
346
Banner
345
Banner