joomla visitor
AuditorŪa
Frederick Katz y su amor por México
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
386
Banner
385
Banner
384
Banner
383
Banner
382
Banner
381
Banner
380
Banner
379
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 378

 37821 

¬ŅQui√©n es el Dr. Frederick Katz? Katz fue un acucioso estudioso de la Revoluci√≥n Mexicana y en especial del Centauro del Norte, Francisco Villa.

Frederick Katz

Y su amor por México

Juan Ramón Jiménez De León*

El Congreso de Chihuahua reconoció a Katz y lo nombró ciudadano honorario del estado.

ESTE ESCRIBANO HA SIDO ELEGIDO por la comunidad mexicana de Chicago como la persona que entregue este bello oleo a la Universidad de Chicago, el día 20 de noviembre del 2018.

KATZ ESTUVO en el Centro Cultural Vito Alessio Robles, de Saltillo, en la presentaci√≥n de su libro ‚ÄúPancho Villa‚ÄĚ. Lucrecia Solano y Javier Villarreal Lozano lo invitaron.

Entre los aspectos que relató fue aquella decisión de Villa de abandonar las negociaciones sobre el armisticio con el Gobierno Federal y el traslado a la cuenca carbonífera en Coahuila, específicamente se rindió en mi ciudad matria Sabinas, para tomar las minas y presionar las condiciones de deposición de las armas y su retiro a la Hacienda de Canutillo. Katz (Pancho Villa) y Womack (Zapata) fueron la mancuerna de la verdadera izquierda académica de Estados Unidos que hermanaron a Chicago con Harvard.

3783857

Nacido en Viena

Friedrich Katz falleci√≥ agobiado por el c√°ncer en la madrugada del s√°bado 16 de octubre del 2010 en Filadelfia, Estados Unidos, ten√≠a 83 a√Īos de edad, fue un historiador y antrop√≥logo austr√≠aco quien hab√≠a nacido en Viena en 1927.

Katz era profesor em√©rito de la c√°tedra Morton D. Hull, en la Universidad de Chicago, instituci√≥n en la que fue profesor por 40 a√Īos iniciando desde desde 1971, fue distinguido por esta instituci√≥n que decidi√≥ convertir su Programa de Estudios Mexicanos en el ‚ÄúCentro de Estudios Mexicanos Friedrich Katz‚ÄĚ, en reconocimiento a su obra. Al Profesor Katz le sobrevive su esposa Jana de profesi√≥n m√©dica, su hija Jacqueline Ross vive en el campus de la Universidad de Illinois en la ciudad universitaria de Champaign Urbana, y su hijo Leo de Filadelfia, as√≠ como cuatro nietos. Leo Katz padre de Friedrich, era un escritor jud√≠o y comunista, que ayud√≥ a la causa republicana durante la Guerra Civil Espa√Īola. A los seis a√Īos Friedrich, viaj√≥ con sus familiares a Francia buscando escapar de los nazis, para posteriormente trasladarse a Nueva York.

En una entrevista concedida a Eduardo Estala Rojas y publicada en noviembre de 2008, en MILENIO, Guanajuato, Katz evoc√≥ ese pasaje de su vida. ‚ÄúViv√≠amos en Alemania en 1933. La polic√≠a vino a buscar a mi padre, por haber escrito varios art√≠culos en contra de Hitler. Tuvimos que huir a Francia. Los franceses nos expulsaron cinco a√Īos m√°s tarde, ya que est√°bamos refugiados. En los Estados Unidos s√≥lo ten√≠amos una visa temporal. Sin embargo, en M√©xico fue donde nos dieron el asilo pol√≠tico durante la presidencia de Lazaro Cardenas y en donde nos sent√≠amos seguros. Este sentimiento, acerca de M√©xico, me hizo interesarme por su historia‚ÄĚ.

L√°zaro C√°rdenas y derecho de propiedad mexica

Su √ļltimo intento acad√©mico y de investigaci√≥n fue elaborar una semblanza del General Cardenas y de su hijo Cuauht√©moc, sin embargo, su trabajo quedo inconcluso por su enfermedad y luego muerte. El investigador y profesor Katz imparti√≥ c√°tedra en la Universidad Nacional Aut√≥noma de M√©xico (UNAM), en la Universidad de Texas y en la Universidad de Berl√≠n. Friedrich Katz visit√≥ por primera vez M√©xico en 1940, cuando ten√≠a 13 a√Īos, expulsado por las persecuciones nazis que afectaron y dispersaron a su familia.

Estudi√≥ en nuestro pa√≠s en el Liceo Franco-Mexicano. Posteriormente obtuvo su licenciatura en 1948 en el Wagner College de Nueva York. En este mismo a√Īo 1948 regres√≥ a M√©xico y estudi√≥ la licenciatura en la Escuela Nacional de Antropolog√≠a e Historia, con una tesis sobre el derecho de propiedad entre los mexicas, que ya reflejaba su inter√©s y capacidad acad√©mica. Luego termin√≥ su doctorado en la Universidad de Viena en 1954, concluy√≥ un postdoctorado en la Universidad Humboldt de Berl√≠n Oriental, capital de la Rep√ļblica Democr√°tica Alemana.

Su tesis doctoral vers√≥ sobre la situaci√≥n social y econ√≥mica de los aztecas que conclu√≠a con un cap√≠tulo dedicado a comparar la sociedad azteca con el reino de los incas en Per√ļ. Durante doce a√Īos trabajar√≠a en la Universidad Humboldt, donde continu√≥ su inter√©s por la historia de M√©xico que tom√≥ un camino irrevocable en 1956, cuando inici√≥ una investigaci√≥n sobre las relaciones entre Alemania y M√©xico durante el gobierno de Porfirio D√≠az y el inicio de la revoluci√≥n de 1910. Publicando en 1964 su Deutschland, D√≠az und die Mexikanische Revolution / Die deutsche Politik in Mexiko, 1870-1920, que a√Īos despu√©s servir√≠a de base para La guerra secreta en M√©xico.

Volver√≠a a nuestro pa√≠s como profesor visitante en la UNAM durante los a√Īos de 1968-1969, aunque el movimiento estudiantil redujo sus obligaciones docentes. Los a√Īos de 1940 a 1960 fueron decisivos en su formaci√≥n acad√©mica.

En ese tiempo vivi√≥ la Segunda Guerra Mundial, salt√≥ de un pa√≠s a otro, aprendi√≥ varios idiomas, conoci√≥ los √ļltimos a√Īos del gobierno de L√°zaro C√°rdenas, y tuvo un primer contacto con los archivos vinculados al tema que desde entonces absorbi√≥ su atenci√≥n: las grandes transformaciones sociales, econ√≥micas y pol√≠ticas que cambiaron la historia mexicana. El Instituto Mexicano de la Radio present√≥ una serie especial en la que el antrop√≥logo e historiador Claudio Lomnitz entrevist√≥ en exclusiva al Dr. Friedrich Katz (1927 - 16 octubre 2010) sobre diversos aspectos de la Revoluci√≥n Mexicana. http://www.radio2010.imer.gob.mx/especiales/especialkatz.php.

Desde 1997 fue miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y recibi√≥ numerosos reconocimientos en M√©xico. En 1988 fue acreditado con la Orden del M√©rito Acad√©mico de la Universidad de Guadalajara, y en ese mismo a√Īo el presidente de M√©xico le entreg√≥ la Orden del √Āguila Azteca, la m√°xima condecoraci√≥n que el gobierno otorga a extranjeros.

3783858

Una amplia obra

En 1995 el Congreso local de Chihuahua lo nombr√≥ ciudadano honorario de dicho estado. La obra hist√≥rica y literaria que dej√≥ Friedrich Katz es muy amplia: public√≥ innumerables art√≠culos y libros, en su mayor√≠a traducidos al espa√Īol, sobre el mundo prehisp√°nico y la Revoluci√≥n mexicana.

Destacan: La guerra secreta en México, Pancho Villa, Revuelta, Rebelión y Revolución: la lucha rural en México del siglo XVI al siglo XX. Todos editados por ERA.

En diversas ocasiones Friedrich Katz hizo referencia por su fascinaci√≥n por h√©roes mexicanos como Francisco Villa y Emiliano Zapata, quienes ‚Äúeran totalmente distintos a otros grandes revolucionarios del siglo XX. Lenin, Mao Tse Tung y Ho Chi Min, quienes ten√≠an una formaci√≥n intelectual y dirig√≠an organizaciones pol√≠ticas. Villa, en contraste, era un semi analfabeta, nunca estuvo en una escuela primaria, sin embargo, logr√≥ encabezar un ej√©rcito de 60 mil a 80 mil hombres, transformando su guerrilla en un ej√©rcito regular, administrar como gobernador un estado avanzado como Chihuahua, ganarse un tremendo apoyo popular, incluso ganarse por un tiempo el respeto y miedo de los Estados Unidos‚ÄĚ.

Autor del libro Pancho Villa, una biograf√≠a fundamental sobre El Centauro del Norte.Para el estudioso austriaco, Villa junto con Benito Ju√°rez, es el mexicano m√°s conocido en el mundo dijo: ‚ÄúUno de los aspectos m√°s dif√≠ciles fue separar la m√©dula hist√≥rica de la leyenda. A √©l mismo le gustaba mucho su leyenda; estableci√≥ un contacto con Hollywood, donde mucho de su vida eran aspectos legendarios. Esto me intrig√≥ enormemente‚ÄĚ.

Es sin duda el mayor bi√≥grafo de Pancho Villa, le dio al personaje nueva vida al demostrar sus m√ļltiples capacidades y al rescatarlo de una visi√≥n populista barata. Dec√≠a Katz que Clausewitz, uno de los grandes ide√≥logos de la guerra, que ninguna actividad humana tiene contacto m√°s universal con el azar que la guerra. Pero tambi√©n sab√≠a lo que desde Dem√≥crito: Todo lo que existe en el universo es fruto del azar y de la necesidad. M√°s que su cantidad de libros, art√≠culos y conferencias, las obras de Katz destacan por la profundidad y amplitud con que abarcan los temas. Bas√°ndose consistentemente en un an√°lisis a partir del materialismo hist√≥rico de Marx, sus trabajos son mucho m√°s que un rescate de complejos episodios hist√≥ricos.

Su ingenio consistía en aplicar una sofisticada metodología sin abundar en largas disertaciones teóricas. Al contrario, aplicando técnicas comparativas, ejes globales, matizando estructuras regionales y combinando métodos de historia social y económica, construyó un pilar central en la historiografía mexicana.

Su obra La Rep√ļblica Restaurada y el porfiriato es una s√≠ntesis hist√≥rica cl√°sica sobre este periodo clave en la estructura del Estado mexicano, publicado desde hace 20 a√Īos, en 1986, en el volumen nueve de la Historia de Am√©rica Latina dirigida por Leslie Bethell para Cambridge University Press, este ensayo de Katz era all√≠ una especie de pieza de equilibro del entero volumen entre los de historiadores tan destacados como John Womack, Jean Meyer o Ciro F.S. Cardoso. La lealtad de Friedrich hacia sus amigos ‚ÄďEnrique Semo, por ejemplo, o Adolfo Gilly, Eugenia Meyer o John Coatsworth, por nombrar a algunos‚Äď estuvo siempre a la altura de cualquier prueba. Y su sentido de responsabilidad con sus estudiantes era conmovedora, sobre todo porque Katz era algo as√≠ como el tipo ideal del profesor distra√≠do (de traje y malet√≠n), pero con todo no dejaba de mandar cartas y cartas de recomendaci√≥n, algunas veces para apoyar a sujetos que hab√≠an estudiado con √©l por unos quince minutos, y que abusando de su bondad le ped√≠an alguna carta, o que no hab√≠an tomado clase hac√≠a 25 a√Īos, pero segu√≠an cobij√°ndose en la sombra generosa del maestro.

Alguna vez, ya algo cansado, dijo: ‚ÄúSi alg√ļn d√≠a alguien se decidiera a publicar mis obras completas, encontrar√≠a seis o siete libros de historia, y unos 20 vol√ļmenes de cartas de recomendaci√≥n‚ÄĚ. Y es verdad, as√≠ era Katz.

TEMAS DE INTELIGENCIA

Primera Guerra Mundial

En el √°mbito de historia internacional, Katz destac√≥ por su multifac√©tica forma de analizar la Revoluci√≥n Mexicana. La guerra secreta en M√©xico es importante no s√≥lo porque analiza la forma en que Estados Unidos, Alemania, Francia y Gran Breta√Īa intentaron utilizar el conflicto en M√©xico para sus propios fines, sino porque desde nuestro pa√≠s muestra que los conflictos internacionales se manipularon con fines nacionales.

3783859

La guerra secreta, publicada en 1981 en Estados Unidos, de ahí saque ideas para elaborar mis artículos sobre el Telegrama Zimmerman, publicados en la Red Voltaire de Francia.

El 17 de enero de 1917, la secci√≥n pol√≠tica brit√°nica conocida como Sala 40, desencript√≥ el c√≥digo alem√°n No.13040, el cual estaba dividido en dos partes, una iba dirigido al embajador alem√°n en los Estados Unidos, Albrecht Von Bernstroff, y hablaba de la intenci√≥n de reanudar la guerra de submarinos ‚Äúsin ninguna restricci√≥n‚ÄĚ, y la segunda parte iba dirigida al representante alem√°n en M√©xico, Heinrich Von Eckhardt, al contexto hist√≥rico del Telegrama (Arthur) Zimmerman, Secretario de Relaciones Exteriores del K√°iser Guillermo II , Zimmerman era un experto en el arte del espionaje, ya que hab√≠a participado en el apoyo de Lenin para derrocar al Zar Alexander Romanov y en la Guerra de los Boxers en China.

3783860Alemania desde 1914 ya ten√≠a planes para utilizar a M√©xico contra EUA y fue tejiendo una red de espionaje muy s√≥lida para atacar primero el Canal de Panam√° y despu√©s iniciar una guerra entre los dos vecinos, contando con el apoyo del Jap√≥n, quien de una manera muy eficiente fue introduciendo al pa√≠s gran cantidad de personas que ten√≠an entrenamiento militar y que poco a poco se fueron concentrando en Chiapas, para de ah√≠ empezar la invasi√≥n de Panam√°, llegaron a tener 10,000 soldados de l√≠nea, puestos a iniciar la maniobra, el organizador de esa operaci√≥n fue Paul Von Hintze y fue quien le ofreci√≥ a Victoriano Huerta, (el asesino de Francisco I Madero), la oportunidad de vengarse del desprecio del presidente en turno, Woodrow Wilson, mediante el corte del suministro de petr√≥leo a la flota brit√°nica que era vital para la sobrevivencia de Inglaterra, el petr√≥leo lo ten√≠a controlado Lord Cowdray, que era el due√Īo de la empresa inglesa El √Āguila, Wilson admiraba a Madero, despreciaba a Huerta y desconfiaba de Carranza.

La prensa amarillista de Randolph Hearst mediante sus socios mexicanos las familias Creel y Terrazas, desataban histerias colectivas en los Estados Unidos dando información, proporcionada por estas familias bien conectadas con los círculos de poder mexicano, de que los alemanes ya tenían una fábrica de armamentos en México, dirigida por el Gral. Maximiliano Kloss quien tenía bajo sus órdenes a 50 militares alemanes naturalizados mexicanos que hacían labor de espionaje en los ejércitos de Villa, Zapata, Obregón, Carranza y Huerta.

En aquel entonces empezaba su carrera militar Franz Von Papen, quien luego ser√≠a una pieza importante con Hitler y de nuevo su intenci√≥n con M√©xico, su red de espionaje ten√≠a como casa matriz a Nueva York, ya que su cuartel general se encontraba en Long Island y ten√≠a como fachada la Liga Bohemia en donde se encontraban serbios, croatas, austriacos, checos, h√ļngaros, rumanos, polacos, belgas y holandeses, dirigidos por el suizo-alem√°n, Rintelen.

Cuando Huerta es depuesto por Carranza, se embarca de Veracruz rumbo a Nueva York en el vapor Ypiranga que pertenecía a la línea Hamburg-Amerika, empresa de comercio exterior de Alemania que dirigía Von Papen. Huerta en Nueva York sigue muy cerca de los alemanes, a tal grado que era vigilado por los americanos, los ingleses y los carrancistas, pues se pensaba que estaba fraguando su retorno al estilo Napoleón cuando regresa triunfante de la Isla de Elba, para ello era apoyado dentro de México por Félix Díaz, sobrino de Porfirio Díaz, y Manuel Peláez, el general de las guardias blancas apoyado financiado por las petroleras, ambos enemigos mortales de Carranza. El centro de espionaje alemán se fortalecía en Tampico con Carl Heynen y Federico Stallforth, quienes estaban organizando la invasión de Estados Unidos por dos rutas, Brownsville (que pretendía tomar San Antonio) y El Paso, Texas (que pretendía tomar Denver). Huerta pensaba organizar su invasión primero por El Paso/ Ciudad Juárez que tenía controlada Pascual Orozco con más de 10,000 hombres.

Huerta se desplaza primero hacia San Francisco, luego a Los √Āngeles, posteriormente a Denver y de ah√≠ se dirige a El Paso, en cada una de las plazas iba reclutando fuerzas de mexicanos emigrados y de simpatizantes de la Liga Bohemia y del Jap√≥n. Frente a lo que se consideraba inminente, Estados Unidos decide detenerlo (junto a Orozco) en la estaci√≥n de Newman, Nuevo M√©xico a unos 30 kil√≥metros de El Paso y llevarlo a Fort Bliss, en un descuido, Orozco se escapa a M√©xico, pero poco despu√©s es asesinado por fuerzas militares americanas.

Huerta queda en prisi√≥n, el presidente Wilson entonces andaba galanteando a la bella y joven Edith Bolling Galt, luego se√Īora de Wilson y primera dama (una descendiente directa de Pocahontas) y el romance lo ten√≠a distra√≠do y adem√°s poco a poco ella fue influyendo en su √°nimo el que Carranza era enemigo de los Estados Unidos porque estaba nacionalizando los ferrocarriles y la Constituci√≥n de 1917 significaba de facto la nacionalizaci√≥n del petr√≥leo y la miner√≠a, adem√°s hab√≠a confiscado las tierras y el ganado de Randolph Hearst (un fan√°tico periodista allegado a los alemanes, como lo demostr√≥ posteriormente con Hitler y su aliado en Hollywood, el popular artista irland√©s Errol Flynn), por lo tanto lo mejor era apoyar a Francisco Villa, enemigo de Carranza, para eso era necesario deshacerse del Secretario de Estado Bryan ‚ÄĒque apoyaba cr√≠ticamente al Constitucionalismo de Carranza‚ÄĒ y poner en su lugar a Richard Lansing este personaje fue el que desarroll√≥ el tema: ‚ÄúM√©xico es un pa√≠s extraordinariamente f√°cil de dominar, porque basta controlar a un solo hombre; el presidente, por lo tanto tenemos que abandonar la idea de poner en la presidencia mexicana a un ciudadano americano, ya que eso llevar√≠a de nuevo a una guerra con M√©xico. La soluci√≥n necesita m√°s tiempo: debemos abrir a los j√≥venes ambiciosos las puertas de nuestras universidades y hacer el esfuerzo de educarlos en el modo de vida americano, en nuestros valores y en el liderazgo de los Estados Unidos. M√©xico necesitar√° de administradores competentes, con el tiempo esos j√≥venes llegar√°n a ocupar cargos importantes y eventualmente se adue√Īar√°n de la presidencia. As√≠ sin necesidad de que Estados Unidos gaste un solo centavo o dispare un tiro, har√°n lo que queramos. Y lo har√°n mejor y m√°s radicalmente que nosotros‚ÄĚ.

Lansing era Secretario de Estado de Woodrow Wilson en 1924 (publicado en La Jornada del 22 de marzo del 2002).

Claves para entender la historia

EL CAT√ĀLOGO DE LAS VIRTUDES caballerescas del profesor e investigador Friedrich Katz no estar√≠a completo sin mencionar una muy peculiar, que era una mezcla de humildad y de imaginaci√≥n: Katz era un hombre intelectualmente abierto lo cual no es muy com√ļn en la izquierda acad√©mica que se dogmatiza y fanatiza por personas y partidos. Katz dedic√≥ gran parte de su vida al estudio del M√©xico rural porque reconoc√≠a los movimientos populares como claves para comprender la historia.

En su obra Revuelta, rebeli√≥n y revoluci√≥n (Era, 1990), coordinado por √©l mismo Katz, re√ļne una serie de trabajos que en su conjunto abarcan desde las rebeliones precolombinas hasta procesos agrarios en la d√©cada de 1930. Sin embargo, el libro que m√°s me impact√≥ fueLa guerra secreta en M√©xico,publicada en 1982. Los conflictos diplom√°ticos que suscit√≥ la Revoluci√≥n mexicana hab√≠an sido objeto de numerosos estudios, pero hubo que esperar la aparici√≥n de esta obra para develar el tejido de intereses pol√≠ticos, econ√≥micos y diplom√°ticos internacionales que confluyeron en el escenario de la Revoluci√≥n mexicana, un escenario suficientemente convulsionado como para que en √©l se pusieran a prueba las m√°s diversas estrategias ideadas por las grandes potencias para definir su hegemon√≠a en el escenario mundial.

En fin, Katz dio cabida a desarrollar estos temas de inteligencia.

*Economista, Académico y Periodista.

@coahuiltejas



More articles by this author

Contaminación: PM2.5Contaminación: PM2.5
  El d√≠a 10 de mayo inici√≥ lo que podr√≠amos considerar...
EurabiaEurabia
  En el a√Īo 2002, Bat Ye'or, una estudiosa nacida en...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 227 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
378
Banner
377
Banner
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner