joomla visitor
AuditorŪa
CUARTA TRANSFORMACI√ďN Porque el maligno acecha la nueva era
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
388
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 378

3785

CUARTA TRANSFORMACI√ďN

Porque El maligno acecha la Nueva Era

Tuyo es el reino, el poder y la gloria

Abraham García Ibarra

3783815

Esa delegación del mando y sus atributos sólo se endosan a quien es capaz de hacer temblar el infierno. No cualquiera.

A tan emocionante proceso de transferencia, Pedro le asigna un imperativo: Construir cielos nuevos y nueva tierra. Grave responsabilidad, si la hay.

La misi√≥n del ser con tama√Īo poder ‚ÄĒmillones la creen‚ÄĒ, es liberar al pueblo de la fatalidad y hacerlo transitar por los senderos de la felicidad.

Libertad, Justicia y Paz, bases de la dignidad humana

Cambio de página: La Libertad, la Justicia y la Paz tienen su base en la dignidad intrínseca de todos los miembros de la familia humana.

De esa convicción parte el mandato de que nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre. La esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas.

Los de la primera transformaci√≥n ‚ÄĒMiguel Hidalgo y Jos√© Mar√≠a Morelos‚ÄĒ trazaron en el tercer quinquenio del siglo XIX esa carta de navegaci√≥n para los futuros conductores de M√©xico.

Tuvieron que pasar 138 a√Īos para que la Organizaci√≥n de las Naciones Unidas (ONU) recogiera aquellos principios seminales y los dictara a los l√≠deres mundiales.

Por l√≠deres mundiales se reconoce a los jefes de Estado y de Gobierno emanados de los diversos modelos de democracia o de monarqu√≠a, seg√ļn los reg√≠menes constitucionales adoptados por los diversos pueblos.

México es Estado parte de esa incomprendida samaritana. Los presidentes mexicanos no faltan a Nueva York cada verano.

El banco de sangre en manos de Dr√°cula

La ONU dispone de una gran diversidad de órganos, agencias y programas para combatir la esclavitud y la servidumbre.

Subrayamos cuatro encomiendas decretadas por la Asamblea General fundacional de la ONU, a saber: 1) Reducción de la pobreza, 2) Mejora de los estándares de vida, 3) Crecimiento económico y 4) Empleo.

No por sabido hay que dejar de repetirlo: Los instrumentos de la ONU son para prevenir crisis humanitarias, no para dar certificado de defunci√≥n al ni√Īo ahogado.

Lo dijo el cl√°sico: ‚ÄúEl camino al infierno est√° empedrado de buenas intenciones‚ÄĚ.

Tenemos que apuntalar esa advertencia, porque sospechamos que la ONU ha cedido la gerencia general del banco de sangre a Dr√°cula.

Los primeros dos de los mandatos listados se dictaron al Banco Mundial (BM). El tercero y el cuarto, al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Corredor de la economía especulativa: Nueva York-City de Londres

Conviene recordar a quien lo olvida, que la ONU tiene su sede central en Nueva York. En esta ciudad, en Wall Street, está uno de los enclaves del poder financiero mundial, cuyo corredor conecta con la City de Londres. Desde ese corredor se dirige la economía especulativa globalizada.

La Gran depresión y el Nuevo trato

A finales de la década de los veinte del siglo pasado, en Nueva York estalló la Gran Depresión. Desde Nueva York llegó a la Casa Blanca el presidente Franklin D. Roosevelt.

Roosevelt fue el hombre de la Providencia (Pol√≠tica) que rescat√≥ a la sociedad norteamericana ‚ÄĒcon el Nuevo Trato‚ÄĒ de la postraci√≥n econ√≥mica y moral.

Para lograrlo, una de las acciones m√°s audaces y determinantes de Roosevelt fue someter a control del sistema bancario, responsable de la gran debacle. Fue, el del inquilino de la Casa Blanca, un radical acto de Estado.

El otro fue la planeaci√≥n de una econom√≠a productiva con base en la construcci√≥n de grandes obras de infraestructura p√ļblicas y programas de empleo masivo.

El rencauzamiento de los Estados Unidos, obra del político neoyorkino, pasó por un ciclo de bonanza después de la Segunda Guerra Mundial. Es, al firmarse la paz, que la Sociedad de las Naciones se convirtió en ONU, precisamente en Nueva York.

Con luces y sombras, la generación de prosperidad en los Estados Unidos, así sea artificiosa y fundada en el gran complejo bélico-financiero, creó expectativas de participación a la clase trabajadora y a las clases medias en la distribución de la riqueza.

La Revolución conservadora de Reagan y Thatcher

En los ochenta llegó al Salón Oval de la Casa Blanca el guerrerista Ronald Reagan. El primer dato que hay que retomar, es que el presidente lirón amenazó con la expulsión de la ONU de Nueva York.

Aunque ese no es un dato menor, lo destacable es que Reagan, con Margaret Thatcher, proclamaron al alimón la Revolución Conservadora, nodriza del mercado global, al que México quedó uncido en 1993-1994. Ahí sigue, mordiendo el ancla.

En las pasadas elecciones presidenciales de 2016, un espectro prim√≥ las campa√Īas: El del 99-1. Se trata, el primer porcentaje, de los excluidos de la prosperidad. El segundo, el de los grandes detentadores y usufructuarios de la renta nacional y global.

Por el 1 por ciento habl√≥ Donald Trump: Es el segundo presidente estadunidense proveniente de Nueva York. Al remedo de Adolfo Hitler le provoca alergia la ONU un estorbo. A la luz de la crisis de estabilidad internacional, ¬Ņes necesario recapitular sobre la macabra obra de ese chivo en cristaler√≠a?

ONU: El que paga la gaita marca el comp√°s

Quedamos párrafos antes en que la ONU confió al Fondo Monetario Internacional el encargo del crecimiento económico y el empleo. Acaso el primer objetivo se haya logrado en las potencias industrializada, con algunos bemoles.

El segundo es letra muerta en las economías subordinadas, entre las que se halla la de México. (El eufemismo es países en vías de desarrollo).

Para decirlo pronto, la burocracia del FMI depende de las aportaciones de sus Estados parte; los más poderosos económicamente. A la caja del FMI Estados Unidos aporta casi el 20 por ciento de los recursos: El que paga la gaita, marca el compás.

El que por su gusto es buey, hasta la coyunda lame

Asediado por la maquinada estrategia de desestabilización interna emprendida por el poder económico, México se vio obligado a mitad de los setenta a firmar su primera carta de intención con el FMI: El que por su gusto es buey, hasta la coyunda lame.

¬ŅCu√°l es el m√©todo asestado por el FMI a los ‚Äúpa√≠ses en v√≠as de desarrollo‚ÄĚ? El urdido por el Consenso de Washington. Obviamente, el consenso de las potencias.

Primero: Alejarlos del estudio teórico de la Economía Política y su aplicación. En lo sucesivo se hablará de políticas económicas.

El nuevo catecismo fue dictado por el padrecito del neoliberalismo Milton Friedman. El dómine de la Escuela de Chicago le denominó políticas de choque. Otros economistas la etiquetaron como terapia de choque. Obvio, si es terapia, es que hay enfermedad.

El FMI tom√≥ por conejillo de Indias a algunos pueblos de Am√©rica Latina en ‚Äúv√≠as de desarrollo‚ÄĚ. Apel√≥ a la selecci√≥n de las especies.

Paradigma: El golpista asesino Augusto Pinochet

El primer ensayo lo experiment√≥ en Chile. No en cualquier momento, sino dos a√Īos despu√©s de que el primate uniformado Augusto Pinochetasesin√≥ en 1973 al doctor Salvador Allende. De ah√≠ pa‚Äôl real: Argentina, Brasil, etc√©tera.

La primera prescripción de la receta: Exterminar al Estado benefactor al través de la privatización o reprivatización a gran escala de los entes económicos productivos y de su vértebra económica: El sistema de banca y crédito.

Restricción de la capacidad fiscal, desregulación de las actividades de la empresa privada, sometimiento o extinción de la organización social (sindicatos y agrupaciones campesinas), salvaje apertura comercial, reorientación del modelo educativo en todos sus niveles, etcétera.

La obra del usurpador del poder presidencial

Miguel de la Madrid agot√≥ su √ļltimo aliento de precaria resistencia.

No hizo lo mismo el hijo de… Harvard, Carlos Salinas de Gortari: Primer acto: Usurpación del poder presidencial. Segundo acto: Encarcelamiento o desplazamiento de líderes sindicales no alineados. Tercer acto: Entrega a los especuladores locales y extranjeros del sistema bancario y financiero, y complejos de infraestructura estatal. Cuarto acto: Contrarreforma agraria. Quinto acto: Tratado de Libre Comercio.

(Esto no lo recomendó el FMI, pero igual se ejecutó: Restitución de los crímenes de Estado).

Papel ‚Äúlegitimador‚ÄĚ del poder econ√≥mico (CCE)

En la división del trabajo, no podemos dejar de lado la fuente pretendidamente legitimadora de la construcción del Estado neoliberal.

A medio sexenio de Miguel de la Madrid salió a escena el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Claudio X. González, so pretexto de comentar el ingreso de México al GATT, umbral del ahora desvencijado Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El libreto del vocero de los hombres de negocios, Liberalización del comercio exterior: Ahora, más que nunca, es indispensable que México cuente con divisas suficientes, tanto para importar bienes de consumo indispensable para nuestro pueblo, en que somos deficitarios, como… etcétera.

… nuestra experiencia histórica nos indica claramente que sólo se podrán aumentar sustancialmente nuestros ingresos de divisas con unmodelo de desarrollo abierto.

No para ah√≠ el argumento: Por esa raz√≥n, habiendo aceptadola necesidad del cambio de modelo, preciso es reducir el gasto p√ļblico, la eliminaci√≥n del control de precios, revisi√≥n del r√©gimen laboral, reducci√≥n de las tasas impositivas y apertura a la inversi√≥n extranjera. Son las principales de diez pol√≠ticas necesaria, dict√≥ entonces don Claudio.

No pudo ocultar el orador su satisfacci√≥n por los ‚Äúesfuerzos‚ÄĚ para combatir la obesidad del Estado desembaraz√°ndolo de bancoempresas, vendidas a particulares, y la extinci√≥n de la Fundidora de Monterrey, bla, bla, bla.

El presidente del CCE se convirti√≥ en el sexenio siguiente en presencia indispensable en Los Pinos. ¬ŅVolver√° a Palacio Nacional?

Embargo de la factura petrolera y saqueo de Pemex

Los Pinos sigui√≥ cediendo: Embargo de la factura petrolera, privatizaci√≥n de los reg√≠menes de Seguridad Social: Jubilaciones y pensiones; conversi√≥n en deuda p√ļblica la contingente acumulada por los empresarios baquetones beneficiados con las privatizaciones.

Y más: Saqueo de la renta de Pemex, su extinción a lo largo de una reforma energética y una contrarreforma petrolera, cesión de dominio territorial a corporativos extranjeros mineros y petroleros, etcétera.

No humillaremos a los mexicanos haciendo el balance de los resultados de la terapia de choque: Mueren con m√°s dignidad los toros ejecutados por diestros matadores cada domingo.

Lo que nos rige ahora es la Lex Mercatoria

A propósito de la ONU, el 7 de diciembre celebra la expedición de la Carta Universal de los Derechos Humanos, aquellos que dicen que la esclavitud, la servidumbre y la trata de esclavos están prohibidas.

Recordamos que, en las estructuras de la ONU, existe un Consejo Econ√≥mico Social y hasta un consejo para Derechos Econ√≥micos, Sociales y Culturales al alcance de toda la humanidad. M√©xico est√° adherido a esos entes, ¬Ņde qu√© han servido?

Lo que tenemos para la nueva era mexicana, es un monstruo que recibe entre otras, las siguientes denominaciones: Lex mercatoria, Nuevo Orden Feudal Internacional, Nuevo Derecho Corporativo Global.

¬ŅAceptamos los 80 mil millones de d√≥lares del FMI?

¬°Ah! Se nos estaba pasando: Tambi√©n tenemos la oferta de un cr√©dito ‚Äúflexible‚ÄĚ por m√°s de 80 mil millones de d√≥lares con el que nos tienta el Fondo Monetario Internacional.

Ya que no podemos disponer de los 170 mil millones de d√≥lares en divisas ‚ÄĒporque lo impide la Reserva Federal de los Estados Unidos‚ÄĒ ¬Ņaceptamos la incondicionalganga del FMI?

Error el nuestro hablar en plural. La respuesta corresponde al titular del reino, el poder y la gloria. Nosotros somos unos simples mortales. Es cuanto.



More articles by this author

CUARTA TRANSFORMACI√ďN Los cinco jinetes del ApocalipsisCUARTA TRANSFORMACI√ďN Los cinco jinetes del Apocalipsis
  CUARTA TRANSFORMACI√ďN Los cinco jinetes del Apocalipsis Abraham Garc√≠a Ibarra SI la...
CUARTA TRANSFORMACI√ďN En Pol√≠tica no hay hombres providencialesCUARTA TRANSFORMACI√ďN En Pol√≠tica no hay hombres providenciales
  CUARTA TRANSFORMACI√ďN En Pol√≠tica no hay hombres providenciales Abraham Garc√≠a Ibarra PORsupuesto, hablamos...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 324 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
383
Banner
382
Banner
381
Banner
380
Banner
379
Banner
378
Banner
377
Banner
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner