joomla visitor
AuditorŪa
EL ESTADO TEOCRATICO
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
405
Banner
404
Banner
403
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 229

El Estado teocrático no existe en México

 


Iglesia y Estado separados


hace 150 a√Īos; no


revivir querellas superadas

 


MANUEL MAGA√ĎA CONTRERAS

(Exclusivo para Voces del Periodista)


Constitucionalmente, el ‚ÄúEstado-iglesia‚ÄĚ surgi√≥ en M√©xico cuando una vez derribado el emperador Agust√≠n de Iturbide por el Congreso dominado por una mayor√≠a liberal, en¬† la primera Constituci√≥n Pol√≠tica formal,¬†¬† la de 1824,¬† estableci√≥ en su art√≠culo tercero ‚Äúla intolerancia religiosa‚ÄĚ, al expresar que ‚Äúla naci√≥n mexicana es y ser√°¬† perpetuamente cat√≥lica, apost√≥lica, romana, con exclusi√≥n de otras religiones‚ÄĚ.

En esta afirmaci√≥n est√° presente la idea del Patronato Real de Espa√Īa que daba a los reyes la facultad de intervenir en cuestiones fundamentales de la Iglesia cat√≥lica, como el nombramiento de obispos, entre otros muchos aspectos. Los legisladores, liberales en un enorme porcentaje, consideraban que al hacerse independiente M√©xico, heredaba las facultades de dicho Patronato e incluso se hicieron gestiones ante el Vaticano para crear en nuestro pa√≠s el Patronato Nacional, con facultades similares.

Concretamente, en febrero de 1825 una declaraci√≥n del gobierno, escrita por el P. F√©lix Osores de Sotomayor -1760-1851-,¬† vicepresidente del Primer Congreso Constituyente, ‚Äúexpres√≥ el deseo concreto que el Santo Padre autorizara a M√©xico utilizar el Patronato de acuerdo con el cual sus iglesias se hab√≠an regido desde su erecci√≥n hasta el d√≠a de hoy‚ÄĚ (‚ÄúNoticias de algunos alumnos colegiales de San Ildefonso‚ÄĚ,¬† Ed. Carlos Casta√Īeda). En el Diccionario Porr√ļa, de Historia, Biograf√≠a y¬† Geograf√≠a de M√©xico, 6¬™. Edici√≥n, p√°gina 2660, se asienta: ‚ÄúLa idea del Patronato subsisti√≥ impl√≠cita¬† en la Constituci√≥n de 1824, que¬† incluy√≥ la frase de que¬† la naci√≥n proteger√≠a a¬† la Iglesia ‚Äúpor sabias y justas leyes‚ÄĚ . La secci√≥n 12 del Art. 50¬† dej√≥ abierta la puerta para un patronato federal¬† y¬† el Art. 110 concedi√≥ al Presidente de M√©xico el derecho de prohibir¬† la circulaci√≥n de documentos papales, si lo consideraba conveniente, cosa que antes¬† era prerrogativa de la Corona Espa√Īola‚ÄĚ.)


El Estado laico

La astuta política expansionista de los Estados Unidos vio claramente que el tema de las relaciones Iglesia-Estado en México, era un factor del que  sacaría el mayor partido posible para sus intereses expansionistas, lo  que nos costó la pérdida de más de la mitad de nuestro territorio. Fomentó el divisionismo y en el marco de una lucha  entre escoceses y yorquinos, centralistas y federalistas,  liberales  y conservadores,  el país se escindió en una lucha fratricida  que pudo haberse evitado  si las facciones en pugna se hubiesen unido en pos del interés supremo de la Patria.

Los primeros signos de la separaci√≥n de la Iglesia y del Estado¬† se produjeron visiblemente el 5 de febrero de 1857,¬† cuando fue jurada la Constituci√≥n Pol√≠tica de ese a√Īo. En esa fecha,¬† el presidente Comonfort¬† incorpor√≥ en ese texto, los elementos esenciales del laicismo en M√©xico. Jur√≥ el documento en nombre de Dios, el Ser Supremo y fue as√≠, porque¬† lo eminentemente laico no es antirreligioso, ni arreligioso, sino una caracter√≠stica del Estado, para garantizar el derecho a creer y a practicar la religi√≥n que en M√©xico, cabe mencionar,¬† es mayoritariamente cat√≥lica.

El juramento o protesta, fue un acto realizado por el presidente Ignacio Comonfort, en el que estuvo acompa√Īado por¬† D. Valent√≠n G√≥mez Far√≠as, arrodillados ambos, ante el libro de Los Evangelios,¬† es decir, las Sagradas Escrituras y frente a la imagen de la Virgenla C√°mara de Diputados. de Guadalupe colocada en

Cabe decir que¬† los ej√©rcitos liberales, victoriosos definitivamente el 22 de diciembre de 1860 -hace 150 a√Īos-,¬† en los llanos de San Miguel Calpulalpan,¬† Estado de M√©xico y comandados por el general Jes√ļs Gonz√°lez Ortega sobre las tropas jefaturas por el general Miguel Miram√≥n, presidente por el Partido Conservador ,¬† usaban frecuentemente en su correspondencia, el lema de ‚ÄúDios y Libertad‚ÄĚ.


 

maga (Small)

 

 

Ese triunfo militar hizo posible la entrada de Don Benito Juárez a la capital y que tuvieran vigencia, a partir de entonces, las Leyes de Reforma,  con las cuales se crea el moderno Estrado Mexicano que tiene en la separación de la Iglesia y el Estado, la base fundamental del Estado Laico, mismo que  la Iglesia católica no objeta en nuestros días, en la medida que es garantía para que la Iglesia y el Estado, quedan cumplan con sus deberes, sin interferencias.


Sobra el a√Īadido laico al 40 constitucional

Los reformadores del siglo XIX, Ju√°rez, Ocampo, Lerdo, Degollado,¬† G√≥mez Far√≠as,¬† Comonfort, Ca√Īedo, Prieto, etc., cimentaron s√≥lidamente, con la separaci√≥n de la Iglesia y del Estado, la base suprema del Estrado laico en M√©xico el cual, es necesario reiterar no es sin√≥nimo de antirreligiosidad, sino de posici√≥n neutra para garantizar el derecho a creer y a practicar la fe, incluyendo todos los matices del sentido de la vida con proyecciones de Eternidad,¬† como factor primordial para que los gu√≠as espirituales puedan desempe√Īar su misi√≥n en favor de¬† sus feligreses que -no debe olvidarse-, tambi√©n son ciudadanos en el uso de sus derechos y deberes ciudadanos.

Si la obra de los reformadores del Siglo XIX dej√≥ una aportaci√≥n bien cimentada¬† -sujeta √ļnicamente a los ajustes necesarios para garantizar plenamente¬† la armon√≠a y la cooperaci√≥n de Iglesia y Estado, en sus mutuas atribuciones y deberes. Si el Estado laico es en M√©xico una realidad, no se explica, no se justifica,¬† el que recientemente¬† en la C√°mara de Diputados, a instancias de un grupo de legisladores del PRD, al art√≠culo 40 de la Constituci√≥n de 1917, se le haya a√Īadido la palabra laico.

Esto, que ciertamente sale sobrando, ha dado lugar a comentarios como el del obispo de Tlalnepantla y presidente¬† del Episcopado Mexicano (CEM ),¬† Carlos Aguilar Retes, quien se√Īal√≥: ‚Äúel Estado laico es algo que vivimos¬† desde hace m√°s de siglo y medio y descartamos que estos cambios vayan a entorpecer¬† o a dificultar¬† la relaci√≥n de la Iglesia Cat√≥lica con algunos sectores‚ÄĚ.


Laicismo realidad aceptada

El Estado laico, la separaci√≥n de la Iglesia del Estado, para que cada instituci√≥n cumpla ¬†de la manera m√°s √≥ptima con sus deberes y obligaciones, es algo que desde hace tiempo no se discute, ni en el √°mbito del Estado desde luego, ni en el seno mismo de la Iglesia Cat√≥lica.. Tal vez por su desconocimiento en cuestiones de Historia, el perredismo ignore que en¬† el Vaticano, a partir del Concilio Ecum√©nico Vaticano II,¬† los mismos papas han promovido¬† la separaci√≥n de la Iglesia y del Estado, tal como ha ocurrido en los casos de Italia y Espa√Īa -para citar dos ejemplos- , en donde ¬†a gestiones de Roma, se ha llegado a la independencia entre¬† el Estrado y la Iglesia.

Desde hace tiempo, la izquierda perredista ha perdido la br√ļjula bajo la √©gida del ‚Äúviejo lobo de mar‚ÄĚ, el extravagante¬† Manuel Camacho Sol√≠s¬† que nada tiene de izquierdista y de all√≠ que haya ca√≠do en¬† lamentables desviaciones como la de auspiciar la aprobaci√≥n en la Asamblea Legislativa,¬† de desatinos como el de¬† las ‚Äúuniones gay‚ÄĚ, con derecho a la adopci√≥n de menores, lo cual es contra natura.

Como parte de sus estrategias, tambi√©n est√° tratando de entablar pol√©mica con el tema del laicismo, pretendiendo enfrentar con ello, en nuestros d√≠as a la Iglesia y al Estado, lo cual tiene tintes de perversidad, puesto que no es dable a las personas¬† de intenci√≥n sana, el revivir problemas ya superados y que tantas vidas y sangre costaron. ¬ŅPara que pretender que vuelvan los polvos de aquellos lodos, si no existe ninguna raz√≥n v√°lida para ello?

La izquierda perredista, dirigida por alguien que nada tiene de izquierdista, ignora que¬† en un Estado laico en verdad, la Iglesiala Insurgencia y el Centenario de la Revoluci√≥n Mexicana. Nadie desea el resurgimiento del ‚ÄúEstado Iglesia‚ÄĚ, ni de la ‚ÄúIglesia Estado‚ÄĚ. desempe√Īa mejor sus funciones, porque un Estado laico garantiza a todo mundo el derecho a creer y a practicar sus convicciones religiosas. En este sentido, sobra el a√Īadido ‚Äúlaico‚ÄĚ al art√≠culo 40¬† constitucional. En M√©xico, el Estado laico es una realidad desde hace m√°s de150 a√Īos, perfectible, como todo lo humano¬† y lo mejor ser√≠a que el tema fuese incorporado a los festejos del Bicentenario del inicio de

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



More articles by this author

Comentarios (3)Add Comment
0
fernanda
noviembre 11, 2010
190.179.64.203
Votos: +0
...

hola les puedo hace una pregunta que es un estado teocratico ????? desde ya gracias smilies/grin.gifsmilies/cheesy.gif

0
xxxxxxxxxxxxxxxxxxx
abril 19, 2010
190.41.147.77
Votos: +0
no hay nada

deben tener mads informacon y expresasrse biensmilies/smiley.gifsmilies/kiss.gifsmilies/smiley.gifsmilies/grin.gifsmilies/grin.gifsmilies/grin.gifsmilies/grin.gifsmilies/sad.gif

0
milagros
abril 05, 2010
190.174.215.39
Votos: +1
poqueria

no me cirbe tiene q expresarce mejor , con razon no tienen comentario

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 474 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
401
Banner
402
Banner
400
Banner
399
Banner
398
Banner
397
Banner
396
Banner