joomla visitor
AuditorŪa
Las paradojas de la Espa√Īa del PP
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
403
Banner
402
Banner
401
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 280

Las paradojas de la Espa√Īa del PP
REGINO D√ćAZ REDONDO


“La memoria es el deseo
insatisfecho. Sobrevive antes
que sea demasiado tarde,
antes que el caos ¬†impida recordar‚ÄĚ

Carlos Fuentes (La muerte de Artemio Cruz)

 

MADRID.- UNA HUELGA GENERAL que no lo fue. Líderes sindicales urgidos de respaldo que no obtuvieron. Un gobierno que menosprecia los movimientos sociales de protesta y ciudadanos que han rebasado el límite de la resignación, han dado lugar al triunfo de la política antiobrerista del gobierno del Partido Popular (PP).

Huelga en Espa√Īa

AUMENTA SU RDICALISMO y fortalece la pol√≠tica de priorizar las exigencias de Bruselas en vez de reducir la desilusi√≥n de millones de espa√Īoles que est√°n en el paro o pr√≥ximos a √©l.

En el extranjero, el movimiento sindical de hace unas semanas fue transfigurado. Las 24 horas que dur√≥ se tradujeron en noticias amarillas: ‚Äúhuelgas, violencia, heridos, subversi√≥n y decrecimiento en la solidez econ√≥mica perjudica la paz social de Espa√Īa‚ÄĚ.

La distorsi√≥n y el ensa√Īamiento que se hace contra los trabajadores tiene un mismo origen: Sembrar dudas para obtener m√°s beneficios, pegar¬† para debilitar a las instituciones, enga√Īar para frenar la irritaci√≥n‚Ķ y agr√©guele otros titulares parecidos.

Los vaticinios sobre el dudoso futuro del país son desmesurados. Ni en Semana Santa hemos tenido calma. Desde afuera, la alarma es permanente. Ojo, porque te investigamos minuciosamente, nos dicen.

Los parlamentarios europeos son agresivos: Te sometes o te ponemos en un rincón con las orejas de burro.

Inspectores comunitarios nos visitan rutinariamente cuando les da la gana. Entran y salen de los despachos de los ministros y funcionarios como Pedro por su casa. Se presentan como diplom√°ticos pero act√ļan como auditores implacables de nuestra econom√≠a.

La mayor√≠a de los empresarios permite bonachonamente que se revisen sus estados financieros, aceptan todo tipo de preguntas. ¬ŅC√≥mo ven el porvenir de Espa√Īa?. Contestan, grave, grave‚ÄĚ, y cargan contra los violentos que gritan en la calle.

El gobierno tambi√©n autoriza la intromisi√≥n; las cuentas p√ļblicas son transparentes para los extranjeros y no para los espa√Īoles. Los expertos financieros de la troika se meten hasta la cocina del Banco de Espa√Īa; los bancos se hacen v√≠ctimas de un proceso manchado por ellos mismos.

Todo da lugar a que la gente desconf√≠e hasta de su propia sombra. Pocos son los que depositan dinero en las instituciones crediticias. Los peque√Īos ahorradores lo guardan en sus casas, como antes.

Los trabajadores pierden la confianza en sus líderes y se sublevan. El rechazo social al sistema actual crece pero lo contrarresta el miedo que es también un protagonista importante de nuestro presente.

El PSOE hace gala de su dial√©ctica: apoya a los huelguistas pero no se manifiesta oficialmente con ellos. Para los socialistas el Estado de Derecho, aunque sea de derechas, hay que preservarlo. ¬ŅHasta cu√°ndo? Pues, por lo visto, mientras no llegue la violencia.

S√≥lo en Barcelona los energ√ļmenos manifestantes arremetieron contra la polic√≠a en forma inmisericorde. Los guardianes del orden fueron agredidos por hordas de individuos que destrozaron aparadores. Los uniformados fueron insultados por grupos ultra que no representan m√°s que a la barbarie.

La Asociaci√≥n de Bancos dijo que ‚Äúla huelga es ya in√ļtil en el siglo XXI‚ÄĚ.

La Confederaci√≥n Espa√Īola de Organizaciones Empresariales (CEOE) tach√≥ a los que desfilaban de ‚Äúvagos consentidos‚ÄĚ y pide que se revise la ley de huelga porque ya es inoperante.

Ignacio Fernández Toxo (CCOO) y Cándido Méndez (UGT) se comieron tales exabruptos. Su repuesta fue floja y débil.

Patriotas ellos, llamaron al diálogo, quizá un poco asustados. No queremos empeoran las cosas, afirman mas tiesos que el palo de una escoba. Con cautela, declaran que es muy pronto para decir si se convocará a otra huelga el mes próximo.

La paz p√ļblica, √ļnica paz p√ļblica, remanente de viejos reg√≠menes, es prioritaria para la actual casta pol√≠tica espa√Īola en el poder.

Como siempre, la ultraderecha confunde orden con sumisión y descarga su ira a porrazos y empellones. Condena sin miramiento a los insufribles violentos que piden trabajo y no les dan.

Para sus representantes las protestas callejeras son productos caducos y deben retirarse del mercado agiotista so pena de castigos ejemplares y para seguridad de la sociedad que nunca respetan.

Todos los inconformes son ahora activistas que perjudican el progreso del país.

Sólo falta, como tiempo ha, que no se permitan reuniones ni grupitos porque sus comentarios desestabilizan. Y si lo hacen, pongámoslos entre rejas, clama triunfante el neoliberalismo nacional.

La divisi√≥n de poder en Espa√Īa es te√≥rica. Tanto se habla del respeto a las decisiones del Poder Judicial que nadie se lo cree.

Claramente, hay una mayoría de jueces parciales. Los magistrados ad-hoc tienen diferentes varas para medir. Son arrinconados los que buscan mayor libertad de expresión, empleo y trato justo ante la ley.

A los que condenan los crímenes y los robos se les acusa de peligrosos y pasan a formar parte de una lista de nombres vigilados continuamente.

No se habla sobre la capacidad de los jueces ni de su experiencia y erudici√≥n. Lo √ļnico que se discute es qui√©nes son los que tienen tendencias de izquierda o de derecha. Vaya, la estatocracia en la Audiencia Nacional.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, es el bueno de la película de terror. Se le ve en contadas ocasiones, siempre entristecido y paternalista. Ratifica los recortes draconianos dados a conocer por sus ministros y lo expresa con un estudiado rostro de dolor.

Atentos: ¬°Arriba Espa√Īa, dividida, peque√Īa y subordinada!. El fascio est√° muerto, su lugar lo ocupa el descomunal neoliberalismo; ya no hay¬† nazis, solo xen√≥fobos chupasangre. Las dictaduras pasaron, est√°n vigentes las hiper-desigualdades econ√≥micas. Los pol√≠ticos se ponen de rodillas ante un Cristo del que ellos mismos se burlan.

Prohibido hablar con el rey si √©l no se dirige a usted previamente. Para Antonio Mar√≠a Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal, reverencias y subsidios, beso en el anillo cardenalicio.¬† Los curas inconformes, verdaderos creyentes, son estigmatizados, rega√Īados o apartados del sacerdocio. Los pederastas con sotana, desaparecen. No se ha vuelto a mencionar el asunto. Parece que todos ellos est√°n arrepentidos y de ellos es el reino de los cielos.

Regino2

Al Jes√ļs de la Biblia le cuesta cada vez m√°s trabajo llevar la cruz mientras la pilatocracia se ducha y la fe desminuye.

A poco más de 100 días de ganar las elecciones, la derecha se hace rizos con la democracia. En su nombre quita y pone, ensombrece o da brillo, a su libre albedrío. Lo que hace es destruir. Pero eso sí, toda la culpa es del gobierno de Rodríguez Zapatero.

Dice don Mariano que el gobierno socialista despilfarró y se repartió el botín. El salvará a la nación aunque para ello tenga que romperla. Seremos subordinados pero cumplidos. No faltaba más. Obedientes a las órdenes de la Unión Europea, somos ya uno de los escalones más sólidos de la plutocracia.

¡A ver cómo podemos ser mejores esclavos! Si acaso, exprimiendo más el tejido social, eliminando derechos, aumentando deberes y respaldando a las grandes corporaciones financieras.

La comedia derechosa ha sido ensayada minuciosamente y tiene éxito de momento. Su estrategia no se cuestiona. Se manda por decreto real, los ministros preparan a las víctimas, como ya dijimos, y Rajoy llega a darles la extremaunción.

El euro, en manos sucias, es la piedra filosofal de nuestro sistema.

Las fotos de estudiantes y obreros alborotadores aparecen ya en las redes de Internet como si fueran delincuentes reclamados por la justicia. Se pone precio a sus cabezas.

Pero se recompensa al capital especulativo.

El mundo al revés; la avaricia es virtud, el egoísmo, ejemplo de progreso; el fraude y las componendas subterráneas, salvadores de la patria.

Sólo los del antisistema hablan de lavar dinero. Pero para los conservadores es mentira. La prevaricación se enaltece.

Aldous  L. Huxley y su mundo feliz, son una utopía, un invento de los acomplejados que leen libros subversivos. A la hoguera con los textos desequilibrantes.

Los prepotentes r√≠en a carcajadas. Obreros, campesinos y empleados, la clase media, a la talacha dura; los capitales, al extranjero, a engordar. Para ello no hay dietas. Entre sus due√Īos se reparten el rosc√≥n y las tartas. Con el Rolls Royce en el garaje, los emprendedores de alto nivel dan ejemplo de humildad y sacrificio. Arrojan monedas al populacho desde sus balcones.

La jauja es tarjeta de presentación intachable. Los descosidos y envueltos en ropa vieja, carecen de neuronas. Inteligentes son los que saben usarlas. Los trabajadores son los zánganos de las abejas reinas. Las fecundan y mueren. Su miel llega a los estómagos de glotones y sacia la gula de los intocables. El que intente modificar las reglas del juego será apartado a culatazos, enterrado sin nombre ni apellidos. Sus huesos, todavía sirven para sostener las columnas de monumentos erigidos a la ignominia.



More articles by this author

Una guitarra para Kerry y la marca Espa√ĪaUna guitarra para Kerry y la marca Espa√Īa
“…el hombre acaso no sea sólo un animal medio razonable,...
Verg√ľenza europea por el trato a los refugiados.Verg√ľenza europea por el trato a los refugiados.
‚ÄúPinochet respetaba mucho m√°s los derechos humanos que Nicol√°s Maduro‚ÄĚFelipe...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 438 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
398
Banner
400
Banner
399
Banner
397
Banner
396
Banner
395
Banner
394
Banner
393
Banner