joomla visitor
AuditorŪa
VOCES DEL DIRECTOR
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Ediciòn 287

VOCES DEL DIRECTOR
MOURIS SALLOUM GEORGE


Y a ésto
le llaman pol
ítica

Despues de conejo ido pedradas al matorral


PARTIENDO DEL SUPUESTO de que en México se cumplieron los dos objetivos de la transición democrática: Garantizar el pleno respeto al voto, erradicando el fraude electoral, y asegurar una auténtica competencia electoral en la que los ciudadanos, y sólo ellos, decidan quien gobierna y quienes ocupan puestos de representación popular, los académicos Lorenzo Córdova Vianello (hoy consejero electoral del IFE) Y Ciro Murayama Rendón (hoy funcionario del mismo organismo), trabajaron en el ensayo Transparencia y partidos políticos, de cuyo texto se pueden subrayar las siguientes líneas:

  • La profunda transformaci√≥n del sistema pol√≠tico mexicano en la recta final del siglo XX abri√≥ una agenda de nuevos temas para el pa√≠s, propios de la democracia. Entre ellos ocupa un lugar central el de la relaci√≥n siempre conflictiva entre dinero y pol√≠tica; es decir, la manera en que se financian los partidos pol√≠ticos y la forma en que son fiscalizados por la autoridad.
  • El asunto es de la mayor importancia porque la probidad en las conductas financieras de esos actores pol√≠ticos influye directamente sobre su credibilidad y el apoyo de la ciudadan√≠a al sistema democr√°tico y, al contrario, la percepci√≥n de corrupci√≥n en los partidos implica, casi en autom√°tico, desconfianza y descr√©dito en las instituciones y procedimientos democr√°ticos.

Los autores enfocan su estudio hacia dos casos específicos derivados de la sucesión presidencial de 2000, centrando su narrativa en el Pemexgate y Amigos de Fox, casos que establecieron un precedente en el régimen de sanciones, habida cuenta que a los partidos involucrados y encontrados responsables: El PRI, en el primer caso, y  el PAN y el PVEM, asociados en la Alianza por el Cambio, en el segundo, la autoridad electoral les impuso multas en conjunto por mil 500 millones de pesos.

 

voces

El Pemexgate lo puso en agenda el secretario de la Funci√≥n P√ļblica del gabinete de Vicente Fox, Francisco Barrio Terrazas (vamos a fre√≠r pescados de regular tama√Īo), en enero de 2002, pero quien introdujo la denuncia ante el Instituto Federal Electoral, el 23 del mismo mes, fue el representante del PRD, Pablo G√≥mez √Ālvarez.

Amigos de Fox registr√≥ la primera se√Īal el 21 de junio de 2000 (esto es, antes de la elecci√≥n presidencial del 2 de julio), cuando el priista Enrique Jackson us√≥ la C√°mara de Diputados para plantear el tema, ratificado por el PRI ante el IFE dos d√≠as despu√©s.

Aunque en su indagatoria sobre el Pemexgate, el IFE se top√≥ con la resistencia de la Comisi√≥n Nacional Bancaria y de Valores a dar informaci√≥n al respecto, escud√°ndose en los secretos bancario, fiduciario y fiscal, la Procuradur√≠a General de la Rep√ļblica, al trav√©s de la Fiscal√≠a Especializada en Delitos Electorales, actu√≥ en forma excepcionalmente diligente en la averiguaci√≥n que tuvo como protagonistas de primera l√≠nea a los dirigentes petroleros Carlos Romero Deschamps y Ricardo Aldana Prieto, secretario general y secretario tesorero del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep√ļblica Mexicana, respectivamente, en virtud de que fondos para la campa√Īa del candidato presidencial priista Francisco Labastida Ochoa, tuvieron su origen en un convenio obrero-patronal con Pemex, por el que la paraestatal liber√≥ al sindicato 500 millones de pesos. El IFE no encontr√≥ elementos probatorios de c√≥mo se gastaron esos recursos, pero s√≠ de su procedencia.

El IFE multó al PRI con mil millones de pesos. El tricolor apeló ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que sentenció el 18 de marzo de 2003 la confirmación de la sanción.

En el caso de Amigos de Fox, el IFE no encontró la colaboración de la PGR. De su lado, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, nuevamente; la Secretaría de Hacienda y el Instituto de Protección al Ahorro Bancario negaron sistemáticamente información requerida por el órgano electoral. El 9 de agosto de 2001 el IFE se vio precisado a desechar la querella, lo que dio pie a que el PRI apelara ante el Tribunal Electoral el 15 del mismo mes.

Ese paso implic√≥ uno de los casos m√°s tortuosos en el que tuvo que intervenir la Suprema Corte de Justicia de la Naci√≥n para discernir si la autoridad electoral estaba facultada en sus investigaciones para allanarse informaci√≥n de instancias que la consideran reservada en funci√≥n de la secrec√≠a bancaria, fiduciaria o fiscal. Finalmente, entre una monta√Īa de recursos de amparo y su desistimiento por algunos actores, el 10 de octubre de 2003 el IFE pudo multar con 500 millones de pesos a los partidos de la coalici√≥n PAN-PVEM, confirmada m√°s tarde por el Tribunal Electoral ante el que se apel√≥ la sanci√≥n del IFE.

En su estudio, C√≥rdova y Murayama, poniendo el tema una perspectiva correctiva, observan que el tema de las condiciones de la competencia electoral se ha vuelto cada vez m√°s relevante en el desenlace de las elecciones y de la manera en que √©stas son percibidas por la opini√≥n p√ļblica. El gasto excesivo, la participaci√≥n de terceros en las campa√Īas ‚Äďya sea directamente o ejerciendo el gasto en favor o en contra de algunos candidatos o partidos- y el papel de los medios de comunicaci√≥n, son los asuntos que ahora se dan en los diferendos electorales. Hasta aqu√≠ los autores citados.

Han transcurrido doce a√Īos de aquellos esc√°ndalos pol√≠ticos, sancionados tard√≠amente por la autoridad electoral, sin que las posibilidades (imperativo, es la palabra) de que los usufructuarios de las violaciones penalizadas, sobre todo los que alcanzaron poder y fuero, vieran afectados sus privilegios. Por el contrario, los hay que blasonan la transgresi√≥n como si fuera una aportaci√≥n a la democracia. Otros siguen siendo recompensados por sus partidos infractores con dietas legislativas ah√≠, en los palacios parlamentarios, donde la trampa sigue siendo el santo y se√Īa del r√©gimen electoral. Y todav√≠a se alarman de que la seca pradera est√© a punto de incendiarse. Todo sea por la oportunidad de saquear las tesorer√≠as de la Naci√≥n. Y a eso le llaman pol√≠tica.



More articles by this author

Libertad de Expresión ¡Ahora!Libertad de Expresión ¡Ahora!
  En medio del hondo drama que vive la sociedad mexicana,...
En el mismo lugar y con las mismas gentesEn el mismo lugar y con las mismas gentes
¬°Es la impunidad, se√Īores, es la impunidad! Resulta desesperanzador y,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 535 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner