joomla visitor
AuditorŪa
Los Salinas
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
405
Banner
404
Banner
403
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 326

Betancourt

 

Los Salinas

 


Sin duda, el clan Salinas ostenta un poder omn√≠modo en M√©xico. En nuestra patria existen tres poderes, el del presidente, el de los jueces y de los legisladores; sin embargo, a los dos √ļltimos se les puede considerar simples estaciones de paso, para aprobar leyes y dictar sentencias que previamente han sido resueltas por los poderes reales; esto es, por el Ejecutivo, los altos empresarios, as√≠ como por Carlos Salinas y su mafia.

 

Tengamos presente, Carlos Salinas usurp√≥ la Presidencia en el a√Īo 1988, a base de excesos, venalidades, traiciones, mendacidades e infinidad de inmoralidades; desde entonces ha logrado amasar un poder sin parang√≥n; lo anterior incluso lo pude constar durante el gobierno del ‚Äúpeje‚ÄĚ, cuando fui testigo de c√≥mo en los juzgados del D.F., se recibi√≥ la consigna procaz, de resolver siempre a favor de la familia de quien ahora es esposa de Carlos Salinas, en un caso burdo, donde se deshered√≥ a un pariente, sin ninguna limitante. Por un instante sent√≠ que el ‚Äúpeje‚ÄĚ pondr√≠a orden en ese asunto y en todo el √°mbito legal, empero los Salinas confirmaron nuevamente su ingente poder.


Como bien dec√≠a una periodista destacada, ‚ÄúApellidarse Salinas, implica ser poderoso, totalmente amoral y altamente temido‚ÄĚ; en efecto, los Salinas han demostrado‚Äô su abyecci√≥n con sinn√ļmero de oprobiosos actos, y al parecer, su innoble poder se acrecienta cada d√≠a m√°s.

 


Ra√ļl Salinas y el poder financiero

 

Actual presencia


En la actualidad, los Salinas son parte obligada en los grandes festejos sociales; con un cinismo increíble acuden a bodas, presentaciones de libros, y todos aquellos eventos que son de gente cresa, e importante nota para toda clase de revistas, incluidas las del corazón.


Ra√ļl Salinas, es incuestionablemente el sujeto con m√°s imputaciones que en lo personal haya conocido, pero al mismo tiempo, quien mayor poder ha exteriorizado; no olvidemos, se le habr√°n de liberar 48 cuentas congeladas en el sistema financiero suizo, ello sin contar la veintena de compa√Ī√≠as fantasmas, cada una con cuentas de decenas de millones de d√≥lares en Islas Caim√°n; las trasferencias multimillonarias, que hizo tambi√©n de bancos mexicanos a Estados Unidos y Europa, revelan cientos de millones de d√≥lares.

A Ra√ļl se le permiti√≥ crear fondos de inversi√≥n, por medio de los cuales recib√≠a y enviaba pagos secretos, pese a que se le descubrieron pasaportes falsos, los cuales utilizaba precisamente para abrir cuentas y utilizar dinero, a la par de si se tratara de una instituci√≥n financiera.


Cuando en México se habla de un cambio y sus políticos remarcan palabras como honestidad y patriotismo, basta con observar la triste realidad. Resulta inaceptable que encumbrados dignatarios hablen de nacionalismo, cuando bien sabemos, Carlos Salinas entregó vilmente nuestra soberanía a los norteamericanos. Concluyentemente, en México jamás se podrá hablar de honradez, mucho menos de respetabilidad, en tanto los Salinas anden caminando por las calles de nuestra Republica, ya que merecen castigos ejemplares, la cárcel en el mejor de los casos; en definitiva, la impunidad de que gozan, contradice cualquier mensaje político.


Es necesario enmendar


Se reclama un cambio, pero no sustentado en vocablos, sino en hechos. La obligaci√≥n de un gobierno probo, no √ļnicamente es decomisar a los Salinas todos sus bienes mal habidos, sino procesarlos por la infinidad de il√≠citos que han cometido. Es obvio, no s√≥lo los Salinas representan lo putrefacto en suelo azteca, hay otros entes que constituyen lo m√°s oprobioso de nuestro pa√≠s, individuos ominosos de la talla de un Romero Deschamps; empero por algo se debe empezar, para mostrar al mundo que en verdad en M√©xico se quiere cambiar.

 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



More articles by this author

Las Lomas ‚Äúen la lona‚ÄĚLas Lomas ‚Äúen la lona‚ÄĚ
  Hace 75 a√Īos, y quiz√° m√°s, las Lomas de Chapultepec...
ADUANASADUANAS
Es claro, el sistema aduanal mexicano no sólo tiene fallas,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 926 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
401
Banner
402
Banner
400
Banner
399
Banner
398
Banner
397
Banner
396
Banner