joomla visitor
Auditoría
ADUANAS
Voces Diario
Banner
Noticias
Certámen XLVII
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 330

Aduanas


Es claro, el sistema aduanal mexicano no sólo tiene fallas, sino evidente proclividad a la corruptela; desde sus inicios, ha sido un organismo donde se tejen todo tipo de picardías, siempre en perjuicio del ciudadano, a quien se extorsiona de manera vil, poniéndole múltiples obstáculos.

 

AduanaMéxico

 

Cuando López Portillo mal gobernó el país, me dediqué a la importación de vinos, particularmente de Europa y Chile; asimismo de libros y figuras de porcelana; pero de modo sistemático, fui víctima de todo tipo de “atracos aduanales”; me topé con muchos entes en verdad “hambrientos” y “putrefactos” hasta la saciedad, incluidos altos funcionarios, sin dejar de lado a seres mangantes de sindicatos portuarios, los cuales, sin mayor prudencia, abrían contenedores para extraer artículos al por mayor; por supuesto, ello después de haber cubierto la respectiva y obligada “mordida”. Por más que se diga, las cosas no han cambiado un ápice.

Cualquier ciudadano que llegue al aeropuerto capitalino, o a cualquier otro de nuestra República, sufrirá las extralimitaciones y perversidad de los malos agentes aduanales, quienes se quedarán con infinidad de objetos, reportándolos como artículos abandonados.

Semáforos inútiles


semaforoEs un martirio llegar de Sudamérica, porque para los trabajadores aduanales aztecas, todos los que arriban de aquellas tierras son criminales y para quienes los Derechos Humanos simplemente no existen.

Teóricamente, para acabar con la corrupción se inventaron los semáforos fiscales, esto es, cada viajero aprieta un botón y si aparece luz verde puede pasar sin ser objeto de revisión, empero se les checarán sus cosas si el dispositivo marca rojo. No obstante, hoy dichos semáforos no sirven para nada, ya que cuando el empleado aduanal –por lo general, un individuo sátrapa, prepotente, arbitrario e insolente– considera sospechoso algún bulto o maleta, sin el más mínimo respeto al pasajero, “hurga” con sus manos sucias todo el equipaje, incluidas prendas íntimas.


Quejarse no sirve de nada, sólo se perderá el tiempo.


Si había un lugar donde eran más marcadas las marrullerías del personal de aduanas, era en el aeropuerto de Tijuana, donde el descaro en el tema del robo al viajero era inusitado. Sin embargo, recientemente me llevé una grata sorpresa, la aduana del Aeropuerto de Tijuana había desaparecido, y es que en realidad ahí se daba un doble registro, ya que aparte del referido semáforo fiscal, otros elementos de la aduana inspeccionaban a todo mundo, y con frecuencia se pagaba doble tributación. Es sin duda un acierto y algo muy saludable, que hoy aduanas dependa del SAT; empero ahora, lo patético es pasar por la aduana de San Isidro a Tijuana, todo un viacrucis, ya que el famoso semáforo fiscal para nada se respeta.

 

aduana-mexico-

 

Arbitrariedades

En el pasado cercano, tuve una horrenda experiencia. Acudí a la ciudad de San Diego a un evento académico, al que convocó el destacado jurista y juez norteamericano, Rafael Arreola, quien al finalizar el compromiso, amablemente nos acompañó a mi familia y a mí al aeropuerto de Tijuana; pero al pasar por la garita de Otai, aproximadamente a las 12:34 p.m. fuimos “asaltados” por dos sujetos de aduanas, cuyos supuestos nombres eran Rogelio Beltrán y Fernanda López, digo supuestos, porque no traían consigo ninguna identificación que así lo confirmara. Beltrán y López, en forma abusiva bajaron una maleta modesta, obviamente no traía nada, pero con actitud soberbia y colmada de desprecio, Fernanda López espetó, “los chilangos siempre llevan cosas de más”; ante ello evidentemente protesté, y le pedí hablar con su supervisor, pero de manera prepotente dijo “yo soy la supervisora”, agregando “si quiere puedo detener su maleta y lo más seguro es que pierda el vuelo”; ante tal cinismo, tuve que literalmente “comerme mi coraje” y aceptar la arbitrariedad de esos sátrapas. Lo que no hice ni haré, es formular una queja, ya que como señalé en líneas anteriores, perdería el tiempo.

En México tenemos a los peores servidores públicos del planeta, no importa del partido que provengan, casi todos son descuideros, mandrias e inicuos. Para combatir este mal endémico, debe hacerse una asepsia a profundidad, empezando por las altas esferas gubernamentales, algo que parece imposible, más resulta esencial mantener la esperanza.

 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



More articles by this author

Las Lomas “en la lona”Las Lomas “en la lona”
  Hace 75 años, y quizá más, las Lomas de Chapultepec...
Excelente negocio partidos políticos en MéxicoExcelente negocio partidos políticos en México
  Organizar un partido político en México, es un súper negocio,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 603 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
358
Banner
357
Banner
356
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner