joomla visitor
AuditorŪa
ITINERARIO 2018: De sucesión presidencial y de dinosaurios mutantes
Voces Diario
Banner
Noticias
Cert√°men XLVII
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
Edición 362

PORTADA9

ITINERARIO 2018

De sucesión presidencial y de dinosaurios mutantes

Abraham García Ibarra

TECLEAMOS ESTAS L√ćNEAS extremadamente consternados. La raz√≥n es la siguiente: En 1954 hicimos nuestro debut reporteril en El Sol del Pac√≠fico, de la Cadena de Peri√≥dicos Garc√≠a Valseca, en Mazatl√°n, Sinaloa.

Nuestro proveedor de noticias nacionales e internacionales era la redacci√≥n central de la propia Cadena en la Ciudad de M√©xico. Los ‚Äúcables‚ÄĚ los bajaba un eficaz radiotelegrafista que los reproduc√≠a en una estruendosa m√°quina de escribir mec√°nica. El mazatleco Francisco Casas gan√≥ un concurso nacional de radiotelegraf√≠a.

En la revisi√≥n de la monta√Īa de cuartillas, perdida, se consign√≥ la noticia de que hab√≠a hecho su aparici√≥n en Jap√≥n la quimera Godzilla, apenas nueve a√Īos despu√©s de la explosi√≥n de las bombas at√≥micas en Hiroshima y Nagasaki.

‚ÄúNo volar‚ÄĚ, era la primera consigna en el manual de aprendizaje Periodismo trascendente, del inmorible maestro Salvador Borrego. Ah√≠ se quedar√≠a el asunto, si no fuera porque aquella pel√≠cula japonesa ha tenido, hasta 2014, 28 ediciones.

9IT2

A mitad de la segunda quincena de agosto, entre la XXII Asamblea Nacional del PRI y la entrega por Enrique Pe√Īa Nieto de su quinto informe de Gobierno, desde la Ciudad de M√©xico se alcanz√≥ a ver parcialmente el eclipse solar.

Bajo medias tinieblas, a escasos 200 metros de Palacio Nacional y del Palacio del Ayuntamiento -menos distancia de la Catedral Metropolitana- hizo su aparición ante nuestros azorados ojos el temible y temido Godzilla. Verlo por primera vez, para nosotros fue noticia y estupefacción.

¬ŅC√≥mo describirlo? Nos atenemos a la descripci√≥n de los cronistas de cine: Un dinosaurio mutante.

Entonces, Monterroso no hizo fantasías: Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba ahí.

¬ŅDe qu√© colores lo pintamos? ¬ŅTricolor? ¬ŅAmarillo? ¬ŅAzul? La paleta puede dar para eso y m√°s. Quiz√° magenta; acaso entre trigue√Īo y moreno. Se lo dejamos de tarea a los muralistas o, de perdida, a los grafiteros.

Es que esas cosas de la sucesión presidencial de 2018 lo dejan a uno daltónico. De todas formas, Godzillanos carga el espíritu de presagios.

El Pito de José Rubén Romero

Si vamos a lo del 18, ensayemos una lectura libre del Testamento de Pito Pérez, a fin que los notarios son duchos en eso de arreglar sucesiones testamentarias. Y el Pito de José Rubén Romero, dijo así:

Lego a la democracia mexicana todo el caudal de mi amargura. A los consejeros y magistrados electorales, sedientos de oro, la mierda de mi vida. Para los votantes, por cobardes, mi desprecio/ porque no se alzan y lo toman todo en un arranque de suprema justicia. Es versión libre, repetimos.

Z√ļ√Īiga y Miranda, el candidato perpetuo

Nicol√°s Z√ļ√Īiga y Mirandalas perdi√≥ de todas, todas. Contra Porfirio D√≠az, cinco. Una contra Venustiano Carranza. Termin√≥ sus aspiraciones bajo el siguiente epitafio: Aqu√≠ yace el candidato perpetuo. Finalmente, no le fue tan mal. Al dictador lo derrocaron y a Carranza lo asesinaron.

Bajo plomo fueron eliminados tambi√©n los sonorenses √Ālvaro Obreg√≥n y Luis Donaldo Colosio. Ya lo comentamos en anteriores entregas de este Itinerario.

El porfiado anti porfirista Z√ļ√Īiga y Miranda, no supo nunca si lo que expres√≥ don Porfirio fue de buena fe, cuando declar√≥ que el pueblo mexicano ya estaba preparado para la democracia.

En estos días, el ilustre zacatecano no sabría cómo reaccionar al escuchar los discursos democráticos de los doctores Lorenzo Córdova Vianello y Janine M. Otalora Malassis.

Si un Z√ļ√Īiga y Miranda redivivo supiera franc√©s o portugu√©s-brasile√Īo, idiomas en los que estaban escritos los c√≥digos electorales de Francia y Brasil, renovar√≠a esperanzas en la victoria, como lo hicieron los perseverantes, en grado de terquedad, Francois Mitterrand y Lula da Silva.

¬ŅQui√©n sabe hasta qu√© profundidades del oc√©ano llegan los r√≠os?

En su segunda derrota electoral, una publicaci√≥n parisina cabece√≥ el resultado mof√°ndose de Mitterrand: El destino no lo quiere. El insumiso replic√≥: ¬ŅY qui√©n sabe a qu√© profundidades del oc√©ano llega el Sena?

Aquí, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano mastica con deleiteel francés. Tiene acento de diplomático. Pero le faltó alfabeto en castilla para traducir los alegatos en los colegios electorales de 1988 de los diputados priistas Guillermo Jiménez Morales y Miguel Montes García, y el ábaco para contar los votos que le dieron el triunfo a Carlos Salinas de Gortari, ya descontadas las boletas electorales quemadas a orillas de ríos y arroyos del estado Guerrero. En el estado de México no alcanzaron a robárselas.

A C√°rdenas Sol√≥rzano le falt√≥ tambi√©n agudeza. √Čl se vino de Michoac√°n, que gobernaba, a contender por la presidencia de M√©xico. De Michoac√°n fue diputado a aquella aciaga LIV legislatura el respetable, por probo, constitucionalista don Antonio Mart√≠nez B√°ez.

Don Antonio aseguró entre las curules del Palacio Legislativo de San Lázaro, que la operación urdida en el eje Los Pinos-Avenida Congreso de la Unión, puesto el palacio bajo sitio, fue un Golpe de Estado Técnico.

Con un poco de paciencia, Cuauhtémoc se habría informado por qué recovecos de la Constitución transitó ese golpe. Quizá la tremenda Corte hubiera iniciado una investigación sobre la violación de los derechos políticos de los mexicanos. Todavía se valía.

¬ŅLe asust√≥ el √≠mpetu de Monsieur Clouthier?

9IT3

Es eventualmente posible, que el candidato presidencial por el Frente Democr√°tico Nacional (FDN) haya sido aturdido por el fren√©tico √≠mpetu del candidato presidencial del PAN, monsieur Manuel de Jes√ļs Clouthier y del Rinc√≥n, quien desde principios de 1988 ya tra√≠a en el bolsillo el manual para lanzarse a la cruzada de desobediencia civil contra el fraude electoral.

Es probable, tambi√©n, que el hijo del general L√°zaro C√°rdenas del R√≠o tuviera en mente la experiencia paterna cuando, en su sucesi√≥n en 1940, el general Juan Andrew Almaz√°n se alz√≥ contra el triunfo presidencial de Manuel √Āvila Camacho. Se alz√≥ en saliva, porque el naciente Partido Acci√≥n Nacional (PAN) no logr√≥ convencerlo de que se levantara en armas.

De la Madrid no cayó en la tentación de accionar al Ejército

En aquella temporada de confusa tensión, acaso a Cárdenas Solórzano le haya pasado desapercibido un hecho de suyo significativo. En el besamano de rigor después de cada informe presidencial, en el quinto Miguel de la Madrid compareció en el desayuno de la Unidad Revolucionaria del PRI.

En ese evento, el general orador, Renato Vega Amador llegó con un discurso escrito, en unos de cuyos párrafos le ofrecía al presidente que, para apagar las chinampinas frentistas, las Fuerzas Armadas mexicanas nomás esperaban el primer llamado del Comandante Supremo. El civilista abogado por la UNAM ordenó que se suprimieran esas líneas del mensaje del general sinaloense.

El a√Īo del voto del miedo

Como sea, ya constituido el Partido de la Revoluci√≥n Democr√°tica (PRD), en 1994 C√°rdenas Sol√≥rzano volvi√≥ a la carga. Fue el a√Īo del voto del miedo. Esa elecci√≥n presidencial se caracteriz√≥ por un hecho excepcional: Salinas de Gortari logr√≥ tener cuatro candidatos a su sucesi√≥n.

En noviembre de 1993, perfil√≥ a Colosio, confirmado por el PRI en la primera semana de diciembre. En la visita de cierre decembrino de periodo legislativo a Los Pinos, se escuch√≥ un susurro: ‚Äú¬ŅY usted, Diego, por qu√© no?‚ÄĚ.

El PAN operó la candidatura presidencial del diputado Diego Fernández de Cevallos. El Partido del Trabajo le brindó al presidente la tercera de la tarde: Cecilia Soto.

El asesinato de Colosio le dio a Salinas de Gortari al candidato suplente: Ernesto Zedillo Ponce de Le√≥n. √Čste fue, adem√°s, suplente por partida doble. El secretario de Hacienda, Pedro Aspe Armella, fue impugnado por no haber renunciado a su encargo seis meses antes de la fecha electoral.

Fernández de Cevallos, actor en la Alianza estratégica

Fern√°ndez de Cevallos, actor en el pacto de la Alianza estrat√©gica PAN-Salinista de diciembre de 1988, supo hacerla‚Ķ a medias. En debate entre candidatos presidenciales, barri√≥ de calle con Zedillo y C√°rdenas. S√ļbitamente, sali√≥ de foco medi√°tico. Despu√©s, Vicente Fox dir√≠a: ¬°Se raj√≥!

En 1999, Cárdenas Solórzano renunció a la jefatura de Gobierno del Distrito Federal para entrar de nuevo a la lid presidencial en 2000, dicho con todo rigor, ya francamente disminuido.

Para entonces, el salinismo transexenal ya contaba con un aliado oficioso en el Instituto Federal Electoral (IFE), el académico y ex combatiente izquierdista José Woldenberg.

Woldenberg era un militante confeso de la corriente de intelectuales mexicanos que postulaba la transición democrática. A este fin, no servía el tres veces ex secretario del gabinete presidencial y ex gobernador priista de Sinaloa, Francisco Buenaventura Labastida Ochoa, quien, por cierto, en su mandato no la había pasado nada bien con el presidente entonces en funciones, Salinas de Gortari.

Un buf√≥n placeado por el Grupo San √Āngel

El buf√≥n azul Vicente Fox Quesada, en cambio, hab√≠a sido placeado con sus botas y cintur√≥n vaqueros por el selecto club del Grupo San √Āngel. Contaba, adem√°s, con las simpat√≠as de aquellos que predicaban la democracia sin adjetivos. De ida y Vuelta. ‚ÄúEste hombre va a desolemnizar la presidencia‚ÄĚ, se gratificaron sus publicistas.

Por las campa√Īas presidenciales de 2000, cruzaron muy vistosas y visibles las operaciones Amigos de Fox (‚ÄúNos llegan donaciones desde Irlanda y hasta de Rusia‚ÄĚ, reconoci√≥ paladinamente el gobernador de Guanajuato), y del Pemexgate del PRI.

Los consejeros y magistrados electorales federales, al asumir sus responsabilidades para cumplir una ‚Äúfunci√≥n de Estado‚ÄĚ, seg√ļn codifica la electoral la Constituci√≥n mexicana, se obligan a cumplir los principios rectores: Certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad en materia electoral.

De repente, al revisar los estimulantes saldos de sus cuentas bancarias, esos funcionarios sufren ataques de amnesia a la hora de resolver y sentenciar expedientes en cartera. Así se dice, no a la de los billetes, sino a la de la orden del día. A la mejor hay una subconsciente asociación de ideas.

Juramento crucifijo en mano

9IT4

No hay lazos indisolubles entre un juramento √©tico y la hora de emitir el voto en las sesiones de Consejo General del INE (antes IFE) o en el pleno de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federaci√≥n, seg√ļn sea el caso.

Al medio día del 1 de diciembre de 2000, en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, Vicente Fox Quesada saltó eufórico al templete con crucifijo en mano derecha (obviamente). Así empezó la transición democrática en México. Sería su gobierno, dijo el guanajuatense tiempo después, de los empresarios, por los empresarios y para los empresarios.

Sobre aquellas ilegales y vergonzosas operaciones pol√≠tico-financieras, los acad√©micos Lorenzo C√≥rdova Vianello y Ciro Murayama Rend√≥n escribieron un macizo e iluminante ensayo en el que pretend√≠an advertir sobre el financiamiento a partidos y campa√Īas, paralelo y hasta excesivo sobre el monto de subsidios p√ļblicos otorgados por los contribuyentes, seg√ļn la salom√≥nica sabidur√≠a de los diputados miembros de la Comisi√≥n de Presupuesto y Cuenta P√ļblica de la C√°mara de Diputados.

La amnesia suele ser contagiosa… y rentable. Hoy, hoy, hoy, hoy, Córdova y Murayama son consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE).

Incontinente empedernido, Fox peroraba que el suyo era el primer gobierno democr√°tico de la historia de M√©xico. Cuando los magistrados electorales sentenciaron la elecci√≥n presidencial de 2006, escribieron t√≠midamente que el inquilino de Los Pinos hab√≠a puesto en riesgo la equidad democr√°tica. ‚ÄúRiesgos para la validez democr√°tica de los comicios‚ÄĚ, fue el uso jesu√≠tico. Y se quedaron tan campantes.

Aun antes de terminar su sexenio, el zafio guanajuatense hac√≠a alarde de que ‚Äúera el primer presidente de M√©xico‚ÄĚ que hab√≠a ligado dos victorias en sucesivas campa√Īas presidenciales: La propia, y la de Felipe Calder√≥n Hinojosa. (Hace unos d√≠as, agreg√≥ que le hab√≠a brindado sus sabios servicios al candidato presidencial del PRI en 2012, Enrique Pe√Īa Nieto).

La banda presidencial, por los suelos

A media noche del 30 de noviembre de 2006, √ļltimos minutos del mandato de Fox, como si fuera una tenida negra, se registr√≥ un suceso tragic√≥mico en Los Pinos: En un extra√Īo protocolo, un cadete del Estado Mayor Presidencial puso en manos del mandatario saliente una copia de la banda presidencial para que se la cruzara al pecho al presidente entrante. El pa√Īo tejido en seda se resbal√≥ y del suelo fue recogido y alisado con las manos para cumplir nerviosamente con ese raro ritual.

La ma√Īana siguiente, el panista Felipe del Sagrado Coraz√≥n de Jes√ļs Calder√≥n Hinojosa fue introducido por el Estado Mayor Presidencial al Palacio Legislativo de San L√°zaro por un t√ļnel modelo Chapo,para que rindiera su protesta constitucional al encargo de presidente. Despu√©s, el michoacano dir√≠a que su investidura se dio, aiga sido como aiga sido.

De c√≥mo se pagan los servicios a las campa√Īas

9IT1Hablamos líneas antes de la sentencia definitiva e inatacable de los magistrados electorales en 2006, en la que escribieron, suavecito, que Fox puso en riesgo la validez democrática de aquella elección.

Pero dedicaron tambi√©n, algunas palabras, queditas, para decir que la intromisi√≥n del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en la campa√Īa presidencial, fue improcedente al spotear (254 veces en cuatro canales televisivos), que un cambio del modelo econ√≥mico ser√≠a la gran tragedia para el pa√≠s.

Ca-sual-men-te, esos mensajes empresariales tuvieron semejanzas maravillosas con los del PAN, que aseguraban que las propuestas de la Coalici√≥n Por el Bien de Todos desencadenar√≠an una crisis econ√≥mica. (Ya en Los Pinos, Calder√≥n obsequi√≥ al entonces presidente del CCE, un tal se√Īor Barraza, el negocio de Aerom√©xico).

Eso del ‚Äúsubversivo‚ÄĚ cambio del modelo econ√≥mico, se acompa√Ī√≥ de otro aviso identificando el ‚Äúpeligro para M√©xico‚ÄĚ. Estaba en escena por primera vez Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador.

El colaboracionismo del ministro presidente de la Corte

El presidente de la transición democrática, después de que no logró imponer la candidatura presidencial de su segunda esposa para 2006,no quería votos libres ni elecciones auténticas.

En desayuno privado en Los Pinos con el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Naci√≥n, Mariano Azuela G√ľitr√≥n, empezaron a maquinar el desafuero del jefe de Gobierno del Distrito Federal (usando como causal un litigio iniciado durante la gesti√≥n interina en el DF de Rosario Robles Berlanga, cuya sentencia definitiva se dict√≥ 14 a√Īos despu√©s).

En la campa√Īa de 2006, el PAN tuvo como asesor estrat√©gico al espa√Īol Antonio Sola. De su cacumen sali√≥ que el presidente de Venezuela, Hugo Ch√°vez, estaba enviando brigadas bolivarianas en apoyo a la campa√Īa de la Coalici√≥n por el Bien de Todos.

El PAN nunca present√≥ pruebas contundentes de esas imputaciones. En cambio, las pantallas televisivas mexicanas retrataron al entonces l√≠der indisputable del Partido Popular espa√Īol, el diminuto Jos√© Mar√≠a Aznar, incitando a los mexicanos a votar por Felipe Calder√≥n.

Casi un millón de votos anulados

Por unanimidad, los magistrados electorales federales contaron 14 millones 916 mil 967 votos en favor de Felipe Calder√≥n. Lo nombraron presidente de los Estados Unidos Mexicanos, reconoci√©ndole una ventaja de 233 mil 831 sufragios, despu√©s de haber anulado 900 mil 373 votos. ¬ŅO lo hizo el doctor Luis Carlos Ugalde, entonces consejero presidente del IFE?).

Cuando el candidato presidencial de la Coalici√≥n Por el Bien de Todos se declar√≥ en resistencia contra el fraude electoral y se plant√≥ en la Ciudad de M√©xico, hubo ‚Äúl√≠deres de opini√≥n‚ÄĚ que exigieron al todav√≠a presidente Fox que ordenara la toma de la sede de los poderes federales por el Ej√©rcito.

Uno de esos ‚Äúl√≠deres de opini√≥n‚ÄĚ fue premiado despu√©s con la coordinaci√≥n de los festejos del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revoluci√≥n, cuyo emblema conmemorativo, es la estela de pus en el Paseo de la Reforma, que a√ļn permanece.

Se estrena un ‚Äúnuevo modelo de Comunicaci√≥n Pol√≠tica‚ÄĚ

9IT5De vuelta a los magistrados electorales federales: Entre 2010 y 2011, recibieron del partido en el gobierno, el PAN, una denuncia contra el gobernador priista del estado de M√©xico, Enrique Pe√Īa Nieto, por hacerse promoci√≥n pol√≠tica personalizada fuera del territorio estatal (quinto informe de gobierno), con la mira puesta en la candidatura presidencial tricolor para 2012.

La magistrada ponente, Mar√≠a Elena Alan√≠s Figueroa proces√≥ en su residencia privada el dictamen respectivo, con la presencia invitada de los representantes personales de Pe√Īa Nieto y los abogados del PRI. Por ah√≠, andar√≠a rondando Enrique Ocho Reza, ahora dirigente nacional del tricolor. Era entonces un bien remunerado bur√≥crata del Tribunal Electoral federal.

Los insospechables togados sentenciaron ‚Äúpor unanimidad‚ÄĚ que el justiciable s√≥lo hab√≠a puesto en pr√°ctica un nuevo modelo de comunicaci√≥n pol√≠tica. Exonerado.

Mientan otra soga en casa del ahorcado

Fue, esa, ‚Äúla segunda‚ÄĚ de L√≥pez Obrador, nominado por el PRD; este partido, despu√©s, socio de n√ļmero del f√°ctico Pacto por M√©xico.

Los magistrados federales desestimaron en 2012 acusaciones m√ļltiples sobre la compra de votos por el PRI, usando pl√°sticos de Monex y Soriana. Ahora, se mienta otra soga en la casa del ahorcado: Indiscretos ejecutivos de la brasile√Īa Odebrecht aseguran haber pagado moches a Pemex, presuntamente para financiar en 2012 la campa√Īa presidencial del PRI.

El defenestrado director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin anunci√≥ que denunciara a sus ‚Äúcalumniadores‚ÄĚ por da√Īo moral. El honor personal est√° primero. Pero esta causa no corresponde a los magistrados electorales.

Cuando se habla de la ‚Äúinfraestructura moral de las leyes‚ÄĚ

En el compendio editorial L√≠mites de la democracia en M√©xico/ Elecciones 2006, encontramos esta cita que hace el presentador de la investigaci√≥n acad√©mica, doctor Fernando Casta√Īeda Sabido (Facultad de Ciencias Pol√≠ticas y Sociales de la UNAM. 2010):

Hay algo cr√≥nico en la construcci√≥n de consensos en M√©xico y en la infraestructura moral de las reglas y las leyes, que se expresa regularmente en un juicio post facto que siempre dice: ‚ÄėLa ley es imperfecta y por lo tanto es injusta‚Äô. Este juicio sumario autoriza al que lo enuncia a no respetar la ley. No existe ley perfecta, pero quiz√° en la democracia el problema es a√ļn m√°s complejo‚Ķ

Para nosotros, resulta anticlim√°tico escuchar en M√©xico, sistema de corruptos, eso de la ‚Äúinfraestructura moral de las reglas y las leyes‚Ķ‚ÄĚ ¬ŅSer√° porque no somos dem√≥cratas o dudamos de la integridad de los impartidores de la justicia electoral?

Ya que pasó el susto mediático del eclipse solar, no era El Apocalipsis,mejor optamos por acercarnos aquí cerca a la filmación de Godzilla. A la mejor descubrimos que es menos peligroso que otros dinosaurios mutantesque tienen en sus manos la suerte de la democracia a la mexicana. Es cuánto.

9IT6

9IT7

Don Nicol√°s Z√ļ√Īiga y Miranda

Don Nicol√°s Z√ļ√Īiga y Miranda es quiz√° uno de los personajes m√°s curiosos de la historia de M√©xico, a pesar de que no todos saben qui√©n es. En su momento, fue el hombre m√°s popular de la ciudad de M√©xico.

TODOS LOS D√ćAS se le ve√≠a paseando por la entonces llamada calle de Plateros (hoy Madero), con su sombrero de copa, su larga levita, su bast√≥n y sus finas polainas blancas. Todo el mundo lo saludaba y muchos lo llamaban "se√Īor presidente".

¬ŅQui√©n era este hombre?

Don Nicol√°s naci√≥ en la ciudad de Zacatecas en la segunda mitad del siglo XIX, probablemente en los √ļltimos a√Īos del imperio de Maximiliano, aunque la fecha exacta se desconoce. Lleg√≥ a la ciudad de M√©xico con el firme prop√≥sito de estudiar derecho y convertirse en un afamado abogado, pero sus inquietudes cient√≠ficas lo llevaron a incursionar tambi√©n en otros campos, incluyendo la sismolog√≠a. As√≠, en 1887 invent√≥ un aparato para predecir temblores.

Con √©l predijo que se sentir√≠a uno fuerte en la noche del 24 al 25 de mayo de aquel a√Īo. Envi√≥ sus predicciones a los peri√≥dicos y por supuesto nadie lo tom√≥ en serio. Y que va temblando esa noche. La fama lo alcanz√≥ y todo mundo comenz√≥ a buscarlo para preguntarle por su fabuloso invento. Con los humos subidos, predijo un nuevo temblor que ocurrir√≠a el 10 de agosto de ese mismo a√Īo. Anunci√≥ que ser√≠a tan fuerte que la ciudad entera desaparecer√≠a. Y para colmo, dijo que el Pe√Ī√≥n de los Ba√Īos har√≠a erupci√≥n, cosa dif√≠cil en realidad porque no es un volc√°n.

Pero por su √©xito anterior, mucha gente le crey√≥ y el p√°nico se apoder√≥ de buena parte de los habitantes de la capital. Algunos incluso abandonaron la ciudad mientras otros buscaban refugio y consuelo en las iglesias. Y por supuesto no tembl√≥ ni hubo erupci√≥n. Don Nicol√°s salv√≥ la vida de milagro frente a la furibunda multitud que lo quer√≠a linchar, pero tuvo que dejar de lado sus aficiones tel√ļricas y concentrarse de nuevo en sus estudios jur√≠dicos. M√°s adelante, ya convertido en abogado, decidi√≥ incursionar en la pol√≠tica, comenzando por publicar un peri√≥dico semanal que dur√≥ eso, una semana. Es decir, s√≥lo sali√≥ el primer n√ļmero. Lo volvi√≥ a intentar otras veces, pero siempre con el mismo resultado.

Adem√°s, su filiaci√≥n opositora al r√©gimen de Porfirio D√≠az lo llev√≥ a la c√°rcel en varias ocasiones. En 1893 se le volvi√≥ a encarcelar acus√°ndola falsamente de participar en una conspiraci√≥n militar contra el r√©gimen. Fue a dar en la famosa y terrible c√°rcel de Bel√©n donde permaneci√≥ incomunicado por algunas semanas, lo que termin√≥ de desatar la locura que ya se le ven√≠a manifestando de tiempo atr√°s. Es decir, en Bel√©n muri√≥ el antiguo Z√ļ√Īiga y naci√≥ el personaje que ahora recordamos con simpat√≠a. Una vez libre volvi√≥ a las andadas y decidi√≥ presentarse como candidato a las elecciones presidenciales de 1896, lo que fue muy comentado por los peri√≥dicos de la √©poca. Uno de ellos, El Hijo del Ahuizote, public√≥ el programa pol√≠tico que el mismo candidato les hizo llegar.

"Bases de Programa Político:

RELACIONES.- Aplicar la doctrina Monroy (sic) a Europa y el equilibrio europeo a América. Reunión de un Congreso Intercontinental, Internacional e Interoceánico, para resolver las diferencias entre el Mar Amarillo y el golfo de Petchilí.

HACIENDA.- Sistema proteccionista absoluto y sin limitaciones y retorno a las antiguas encomiendas y encomenderos.

JUSTICIA.- Abreviación ejecutivo coactiva de los procedimientos judiciales administrativamente connotados.

INSTRUCCI√ďN.- Libertad facultativa t√©cnico-esf√©rica de la instrucci√≥n superior al clero regular y secular.

CULTOS.- Religión de Estado la Católica, Apostólica, Romana, con tolerancia de todas las demás sin excepción alguna.

GOBERNACI√ďN.- Estudio detenido, concienzudo y gr√°fico de las relaciones del Poder Central con los estados; de √©stos con los cantones y distritos; de √©stos con los municipios y de √©stos con las veintenas; las veintenas a la vez con las decenas y las decenas con las docenas.

FOMENTO.- Fusión, confusión y difusión de todos los partidos habidos y por haber. Nombramiento de grandes comisiones científicas para todos los asuntos que se relacionen con la climatología, geología y paleontología naturales y minerales.

COMUNICACIONES.- Sistema de comunicaciones misto-circunlógico a recerva (sic) de reformas clásicas. Sistema de faros electro-magnéticos edisónicos.

GUERRA.- Instrucci√≥n militar, adoptando la t√°ctica moderna del yuyuts√ļ con sus procedimientos particulares, el kappo y zappo. Establecimiento de talleres el√©ctricos para la construcci√≥n de fusiles Boers Ram√≠rez. Sistema de drenaje estrat√©gico en las costas. Creaci√≥n de treinta acorazados que se pagar√°n en bonos que llevar√°n el nombre de blindados."

Es increíble que con semejante programa político alguien lo tomara en serio, pero ocurrió, pues mucha gente que estaba harta del porfiriato, ante la ausencia de otras candidaturas, decidió apoyar la suya. Y por supuesto, don Nicolás acabó una vez más en la cárcel de Belén y las elecciones las ganó en solitario don Porfirio. En este nuevo encierro su locura se acentuó. Desde entonces, se presentó como candidato en cuanta elección presidencial hubo.

Don Porfirio comprendi√≥ que estaba totalmente loco y orden√≥ que ya no se le molestara, por lo que su nombre figur√≥ en las elecciones de 1900, 1904 y 1910, cada una con un programa pol√≠tico m√°s estrafalario que el anterior. Incluso se dice que cuando D√≠az se entrevist√≥ con Madero, pl√°tica que √©ste aprovech√≥ para informar al viejo dictador que pensaba lanzarse de candidato a la presidencia, D√≠az le contest√≥: "Me parece bien, don Francisco, as√≠ seremos tres los candidatos, Z√ļ√Īiga y Miranda, usted y yo". De esta forma don Porfirio mostraba el poco aprecio que sent√≠a por Madero.

Durante la Revoluci√≥n, don Nicol√°s sigui√≥ con lo suyo. Fue candidato presidencial en 1911 contra Madero, en 1913 contra Victoriano Huerta, en 1917 contra Carranza, en 1920 contra Obreg√≥n y en 1924 contra Calles. Y no sigui√≥ adelante porque la muerte lo alcanz√≥ en 1925. Pero no todo eran elecciones en su vida. Entre una y otra se dedicaba a la abogac√≠a, defendiendo exclusivamente a gente de pocos recursos contra las injusticias de los ricos, y al parecer sol√≠a ganar muy seguido los pleitos, lo que contribuy√≥ a aumentar su popularidad y el cari√Īo que los habitantes de la ciudad le ten√≠an.

Tambi√©n se dedic√≥ al espiritismo, corriente muy en boga en aquellos a√Īos y de la que particip√≥ inclusive el presidente Madero. Pero en el caso de don Nicol√°s, hasta su espiritismo era con car√°cter filantr√≥pico. Como prueba de ello, cuando estall√≥ la Primera Guerra Mundial, en presencia de algunos "testigos", invoc√≥ a los esp√≠ritus de los gobernantes europeos que estaban en guerra para intentar mediar entre ellos y ponerle fin al conflicto, ayudado por el esp√≠ritu conciliador del fil√≥sofo griego Arist√≥teles, quien tambi√©n acudi√≥ a la sesi√≥n. Pero al parecer el mal car√°cter del esp√≠ritu del k√°iser alem√°n impidi√≥ que se concretara el acuerdo de paz, as√≠ que la guerra continu√≥ en Europa. Pero sus esfuerzos valieron que el mismo se pusiera el nombre de ‚ÄúNicol√°s de Am√©rica‚ÄĚ.

Don Nicol√°s Z√ļ√Īiga y Miranda muri√≥ el 29 de marzo de 1925 en el interior de una vivienda humilde. Poca gente lo supo, porque los que hab√≠an sido sus fieles admiradores en el porfiriato ya hab√≠an muerto tambi√©n, y las nuevas generaciones poco sab√≠an de √©l. Sin embargo, los dos principales peri√≥dicos de aquella √©poca, El Universal y Exc√©lsior, publicaron al d√≠a siguiente sendas cr√≥nicas recordando los principales acontecimientos de la vida de tan singular personaje que ni el propio Carlos Balmori hubiera imaginado. (Recopilaci√≥n H. Chavarr√≠a).



¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 646 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner