joomla visitor
AuditorŪa
ITINERARIO 2018 La pesadilla no ha quedado atr√°s
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 373

 3733

    ITINERARIO 2018

La pesadilla

no ha quedado atr√°s

Abraham García Ibarra

 

EN EL CONTEO R√ĀPIDO, procesado el 1 de julio por el INE con base en una muestra de poco m√°s de siete mil casillas (de 156 mil), las proyecciones en la elecci√≥n presidencial estimaron una participaci√≥n ciudadana cercana a los 57 millones de votantes, de los que entre 29 y 30 millones habr√≠an sufragado por el l√≠der y candidato presidencial del Movimiento de Regeneraci√≥n Nacional (Morena), Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador.

El Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) validó aquellas tendencias. Las juntas escrutadoras, entre el 4 y 8 de julio, han definido los resultados matemáticos que pasan en estos días a la instancia jurisdiccional que hará el cómputo final y hará la declaratoria de presidente electo. Queda mucha agua por correr debajo de los puentes.

La misma noche de la jornada dominical, los contendientes por la Presidencia de México, José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Jaime Rodríguez asumieron su derrota y felicitaron al candidato triunfante.

En esas mismas horas, el presidente Enrique Pe√Īa Nieto y los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox y Felipe Calder√≥n dieron por buenos los resultados, los describieron como producto de un libre ejercicio democr√°tico y enviaron parabienes al pol√≠tico tabasque√Īo.

Líderes de opinión mexicanos y agentes del sector privado nacionales y extranjeros, que se caracterizaron como detractores sistemáticos de López Obrador parecieron rendirse ante la fuerza de los hechos, pero marcaron entre corchetes sus reservas, particularmente en torno a sus reiterados compromisos de gobierno y la viabilidad de su cumplimiento.

         L√≥pez Obrador, que ha confirmado objetivos y fines de una cuarta transformaci√≥n hist√≥rica, le puso marca a la casa: La reconciliaci√≥n nacional.

Desde la misma noche electoral, dignatarios extranjeros, sobre todo el inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, adelantaron su reconocimiento al candidato triunfante e hicieron votos por una colaboración constructiva, una vez que asuma su condición de jefe Estado y de Gobierno.

Se abre, pues, la fase culminante del proceso de 2018 en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, cuyos magistrados ostentan la facultad de instancia final, y sus sentencias son definitivas e inatacables.

 

Sin sorpresa, el √°nimo fluct√ļa entre la euforia y el espasmo

Aunque desde diciembre de 2017 las tendencias de la sucesi√≥n presidencial empezaron a perfilarse en las precampa√Īas y se dieron como irreversibles al final de las campa√Īas el 27 de junio, no habiendo sorpresa el 1 de julio, sin embargo, el desenlace se produjo entre el espasmo de los adversarios y la euforia de los seguidores del candidato que anunci√≥ ‚Äúla tercera es la vencida‚ÄĚ.

Con las expectativas en ascenso de López Obrador, dado los expedientes de 2006 y 2012, juiciosos analistas políticos advirtieron que la potencial pugnacidad de los beligerantes tendría que ser desmontada con una votación masiva y una diferencia de al menos 10 por ciento de los resultados entre el ganador y el segundo contendiente. El margen fue superado con creces.

No se puede pasar por alto una puntual observaci√≥n. Los intereses que, desde que se inici√≥ el proceso de sucesi√≥n, hicieron patente su temor al cambio, a la vista de los resultados del 1 de julio prefirieron otorgar todo el m√©rito a ‚Äúlas instituciones electorales‚ÄĚ que arbitran el conflicto electoral.

El punto se se√Īala porque, todav√≠a horas antes de que se iniciara la jornada dominical, por lo menos dos consejeros electorales pretendieron arrancar al Consejo General del INE una acci√≥n sancionadora contra Morena, esgrimiendo el supuesto del desv√≠o de recursos de un fideicomiso creado para el auxilio de los damnificados de los sismos de septiembre de 2017, al financiamiento de las campa√Īas morenistas.

Es de subrayarse la intencionalidad de esos consejeros y los comentaristas que le hicieron eco y exaltan la imparcialidad de las instituciones electorales, porque parecen dejar de lado la multitudinaria voluntad de los mexicanos que en las urnas expresaron su hartazgo por el actual estado de cosas. La energía social fue el actor determinante que impuso la realidad política con el sufragio masivo y plural.

 

La larva que se presenta como un reptil: La polarización

En esa misma direcci√≥n, algunos polit√≥logos remisos, en paneles televisivos de an√°lisis de las elecciones y a la vista de las proporciones de votaci√≥n en favor del partido y candidatos triunfantes (53 por ciento versus 47 por ciento seg√ļn tendencias confirmadas), concluyeron que la sociedad mexicana ha quedado ‚Äúpeligrosamente dividida‚ÄĚ. Se implant√≥, se√Īalaron, la polarizaci√≥n pol√≠tica y social.

Es, esa, una conclusi√≥n maliciosa en voz de quienes se dicen defensores de la democracia. ¬ŅQu√© democracia pasada por las urnas no deja un saldo natural de vencedores y vencidos? Es la civilidad, que asume que el conflicto es, per se, la naturaleza de la democracia, la que rompe cualquier tipo de riesgos.

Es obvio, sin embargo, que ‚Äúla polarizaci√≥n‚ÄĚ ser√° en lo que viene el recurso de descalificaci√≥n que primar√° la expectativa de cambio, haciendo abstracci√≥n de que la existencia de dos M√©xicos est√° presente y lacerante desde que en se inaugur√≥ el Estado neoliberal, contra el que se emiti√≥ el voto de castigo en 2018.

Cuando en 2006 L√≥pez Obrador se moviliz√≥ en resistencia contra el resultado electoral, se le acus√≥ de ‚Äúsembrador de odio‚ÄĚ y de dividir a los mexicanos. Ahora que se le reconoce la victoria, lo vuelven a tipificar como ‚Äúpeligro para M√©xico‚ÄĚ, aun cuando convoca a la reconciliaci√≥n y declara categ√≥rico que no ejercer√° una dictadura.

 

Sistema monolítico y violencia política

Dos elementos, vale destacar en este balance preliminar de la sucesión presidencial.

El primero: El sistema, y más específicamente el establishment, tiene profundas raíces en la realidad política mexicana, regida teóricamente por el modelo presidencialista.

No es suficiente el voluntarismo personal para modificar de la noche a la ma√Īana una situaci√≥n que, de cierto -dejado de lado el mito-, hace del presidente reh√©n de los intereses creados: ‚ÄúO cabresteas o te ahorcas‚ÄĚ.

El segundo ingrediente es a√ļn m√°s grave: La t√°cita supremac√≠a de los poderes f√°cticos sobre los poderes constitucionales que, como lo hemos visto desde septiembre pasado, han desencadenado furiosamente la violencia pol√≠tica, fase superior de la violencia criminal.

No bastan 57 millones de votos contados, ni casi 30 millones en favor de un partido y sus candidatos, para que cuenten sustancialmente y por ensalmo para exorcizar el espectro de la violencia.

 

El reto de convertir los votos en fuerza org√°nica operante

El triunfo de Morena y López Obrador es producto de la convergencia de un amplio abanico de intereses políticos, económicos, sociales, culturales y religiosos, antitéticos, que se convocaron y concertaron ocasionalmente en una circunstancia específica. La elección presidencial.

Si se atiende al clásico que concluyó que la construcción de una nación es el plebiscito de todos los días, el candidato triunfante ha quedado ante el desafío de hacer de la expresión electoral una fuerza orgánica que dé poder ejecutivo real al poder emanado de las urnas.

Esa es la obra que est√° apenas por comenzar: Seamos realistas y no nos quedemos anclados en el sue√Īo de una noche de verano. Es cuanto. 

 



More articles by this author

EL LECHO DE PROCUSTO Ya llegó, ya está aquí, CDMX, ¡El crimen organizado!EL LECHO DE PROCUSTO Ya llegó, ya está aquí, CDMX, ¡El crimen organizado!
    EL LECHO DE PROCUSTO   Ya lleg√≥, ya est√° aqu√≠, CDMX,   ¬°El...
ITINERARIO 2018 Es llegada la hora de una democracia participativaITINERARIO 2018 Es llegada la hora de una democracia participativa
  ITINERARIO 2018   Es llegada la hora de una democracia participativa   Abraham Garc√≠a...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 461 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner