joomla visitor
AuditorŪa
ITINERARIO 2018 Es llegada la hora de una democracia participativa
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 373

 3732

ITINERARIO 2018

 

Es llegada la hora de una democracia participativa

 

Abraham García Ibarra

AL LLEGAR AL FINALde la jornada -de la actual jornada-, despu√©s de haber pasado por doce campa√Īas presidenciales, diez cubiertas period√≠sticamente, a distancia o en situ, y con contactos de tercer tipo con dos mandatarios, la fascinaci√≥n por el poder nos deja a a√Īos luz de entender la sicolog√≠a del hombre de Estado mexicano.

En al menos tres presidentes de M√©xico, cuyo desempe√Īo seguimos previamente en su funci√≥n de secretarios encargados de despacho, desde nuestra trinchera editorial hemos observado un radical desdoblamiento de su personalidad.

La fatalidad prevista por los cl√°sicos se cumple inexorablemente: Si el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente.

De ese riesgo tomamos memoria en la historia europea antigua: En cada retorno victorioso, los generales romanos, en su marcha triunfal, se dejaban acompa√Īar por un siervo que les repet√≠a incesantemente: Memento mori: ‚ÄúRecuerda que eres humano‚ÄĚ.

Era la advertencia contra la soberbia del hombre que, al volverse omnipotente, se olvida que tiene un compromiso con la ley y las costumbres.

Todav√≠a se recuerda en M√©xico al general oaxaque√Īo Porfirio D√≠az como el H√©roe del 2 de abril. Su naturaleza de patriota se fue decantando conforme desfilaron los a√Īos de su dictadura, en la que ejerci√≥ poderes absolutos.

La voz que nunca escuchó el tirano

A sus 76 a√Īos vitales, D√≠az parec√≠a gozar a√ļn de plenitud mental: En 1906 tuvo un destello de raciocinio: Confi√≥ en el periodista y escritor Rafael de Zayas Enr√≠quez pulsar el √°nimo social de los mexicanos en el entorno de la zona textilera de R√≠o Blanco, la minera de Cananea y la agr√≠cola de Acayucan.

El emisario entregó en manos del dictador un memorial del que rescatamos sólo algunas líneas: “¡No hay que equivocarse! El movimiento actual no es aislado ni está circunscrito a la clase obrera.

‚ÄúPor el contrario, est√° muy generalizado y en √©l toman participaci√≥n, ya directa ya indirecta, individuos de todas las clases sociales: De las ricas, en una proporci√≥n m√≠nima; de la burgues√≠a en proporci√≥n mayor; de las bajas en cantidad creciente, arrastradas por las otras dos. Las primeras, por ambici√≥n; las segundas, por necesidad y para satisfacer anhelos, y las √ļltimas acosadas por la miseria‚ÄĚ.

Debo decir, escribi√≥ De Zayas, que hay cansancio ocasionado por la inamovilidad de muchos funcionarios y empleados; irritaci√≥n originada por abusos de muchos de ellos; impaciencia de parte de los que se creen con derecho a ocupar altos puestos p√ļblicos y cifran todas sus esperanzas en un cambio, siquiera parcial‚Ķ

¬°Ojo! El diagn√≥stico del escrutador se√Īala: Hay odio hacia cierto c√≠rculo pol√≠tico, que ha sido considerado, con raz√≥n o sin ella, como adue√Īado del pa√≠s y director exclusivo de los negocios p√ļblicos, que tienen acaparados los negocios ping√ľes, y aparece en toda ocasi√≥n como la espada del Breno, inclinando el platillo de la balanza en que cae; queja contra las autoridades porque poco o nada se preocupan del pueblo, sino que cada cual piensa en enriquecer a sus favoritos; y hasta en las mejoras materiales de utilidad m√°s evidente, no quieren ver los contrarios sino negocios particulares en provecho propio.

Casualmente, el segundo apellido de Díaz, fue Mori. Don Porfirio, si leyó completo el documento, parece no haberlo tomado a pecho: En 1911 fue embarcado en el Ypiranga a un viaje a París del que nunca retornó: Allá le alcanzó la hora postrera: Memento mori. Qué graves consecuencias tiene sentirse Dios.

El transparente fresco pintado por Rafael de Zayas Enr√≠quez en 1906, tiene, 112 a√Īos despu√©s, la m√°s abominable reproducci√≥n en 2018 en que, como lo advert√≠a el corresponsal porfiriano, est√° viva la exigencia de un cambio, ‚Äúaunque sea parcial‚ÄĚ.

Por no estudiar historia ni aprender de los errores, seg√ļn preven√≠a don Jos√© Ortega y Gasset, el hombre est√° condenado a repetirlos y pagar los costos. De la sentencia no est√°n exentos, por supuesto y preferentemente, los pol√≠ticos, r√ļsticos o ilustrados. Suele ocurrir, con harta frecuencia.

Evitar falsas expectativas o moderar las reales

Dos palabras clave priman el texto citado: Cifrar esperanzas‚Ķ Las campa√Īas presidenciales de 2018 en M√©xico giraron en torno al partido que marc√≥ el tiempo y el comp√°s: Morena, La esperanza de M√©xico.

La sensatez política obliga a no generar falsas expectativas o a colocar las reales en su justo medio.

Dos alternancias en el poder presidencial se han dado en M√©xico en doce a√Īos. Al concluir los sexenios, los mexicanos parecen estar en la situaci√≥n col√©rica de los polacos, donde el cambio de hace tres d√©cadas produjo desencanto: Est√°bamos mejor, cuando est√°bamos peor. Retru√©cano m√°s elocuente no puede haber.

Dicho a manera de ilustración, en 2018 no hay parangón entre el estado que guardan las cosas políticas, sociales y económicas en Polonia, y por las que pasan los mexicanos: 70 millones de compatriotas fluctuantes entre la pobreza y la miseria.

Vale el optimismo en estos días, pero hay que saber administrarlo: Ni tanto que queme al santo, ni poco que no lo alumbre.

Cuando la generación del cambio tomó por asalto el poder

Lázaro Cárdenas creó el nuevo modelo de Estado mexicano con lo que se denominó la Segunda Independencia de México: La económica. A la par, impulsó la reforma social.

Entre luces y sombras, ‚Äúel sistema‚ÄĚ tuvo vigencia hasta la d√©cada de los ochenta en que La generaci√≥n del cambio tom√≥ por asalto el poder pol√≠tico.

Suplantado el Estado de bienestar por el Estado neoliberal, se dio por aclimatada en M√©xico ‚Äúla transici√≥n democr√°tica‚ÄĚ. El oscuro objeto del deseo, sin embargo, fue siempre el poder detentado por el PRI.

Por fin se produjo la primera alternancia presidencial en 2000. Los ex√©getas de la transici√≥n perdieron el piso, anunciando triunfalistas la instituci√≥n de la metapol√≠tica. Esto es, el territorio id√≥neo donde la lucha de los contrarios se dar√≠a bajo el imperativo civilizatorio. Vana aspiraci√≥n, seg√ļn lo hemos visto en el sexenio que entr√≥ ya a su fase crepuscular.

La pugna entre paralíticos y epilépticos

Aquí es donde se manifiesta en toda su brutal expresión la condición humana. Lo diremos con unas líneas retomadas del sociólogo Roberto Michels en su obra Partidos políticos, a saber:

“Las corrientes democráticas de la historia se parecen a olas sucesivas: Siempre rompen en la misma costa. Siempre se renuevan. Este espectáculo alienta y deprime a la vez.

“Cuando las democracias han alcanzado cierto grado de desarrollo, experimentan una transformación gradual, y adoptan el espíritu aristocrático y en muchos casos las formas aristocráticas, contra las cuales habían luchado antes con tanta fiereza.

‚ÄúSurgen entonces nuevos acusadores para denunciar a los traidores; despu√©s de una era de gloriosos combates y de un poder sin gloria, acaban por fusionarse con la vieja clase dominante. Despu√©s de lo cual, otra vez y en su turno, son atacados por oponentes recientes que invocan el nombre de la democracia. Es probable que este juego cruel contin√ļe eternamente‚ÄĚ. Hasta aqu√≠ Michels. Tenerlo presente.

El péndulo se quedó congelado en la derecha en 1982

Desde la fundación en 1929 del Partido Nacional Revolucionario (PNR) y sus posteriores denominaciones como Partido de la Revolución y Partido Revolucionario Institucional, hasta 1994 se alzó con el triunfo en doce elecciones presidenciales.

En la revisi√≥n de cada nuevo mandato, algunos polit√≥logos construyeron la teor√≠a del p√©ndulo. Seg√ļn los resultados de la gesti√≥n presidencial y su orientaci√≥n clasista, aun siendo de un mismo partido, se identificaba la tipolog√≠a: Un gobierno de izquierda seguido por uno de derecha, y a la inversa.

En 1982 el p√©ndulo se congel√≥ en la derecha, despu√©s del mandato de Jos√© L√≥pez Portillo. Ah√≠ contin√ļa, hasta el 1 de julio, oxidado.

Como L√°zaro, el PRI fue resucitado con todo y lepra

El PRI estuvo fuera del poder presidencial durante doce a√Īos. En 2012, los votantes le dieron una segunda oportunidad al que, hasta 1988, hab√≠a sido ‚Äúpartido casi √ļnico‚ÄĚ. No hubo viraje en lo sustancial.

Cuando el PRI fue instalado de nuevo en Los Pinos, desde los primeros meses nos atrevimos a hacer un diagn√≥stico: Lleg√≥ bajo el ‚Äús√≠ndrome de L√°zaro‚ÄĚ. Fue resucitado, con un peque√Īo descuido: No se le cur√≥ la lepra.

Si para 2012 se reconocía que el tejido social estaba roto, en 2018 se puede afirmar que ese tejido está regado, en macabros jirones de mortaja, en todo el territorio nacional.

Permítasenos la licencia: Se requiere un experimentado modisto para tejer costuras nuevas, pero, sobre todo, un Hércules con la tarea prioritaria de limpiar Los establos de Augías.

Nadie quiere un predestinado por la Providencia

Están procesándose los resultados electorales del 1 de julio. Mientras el expediente llega a la instancia jurisdiccional, a quien favorezcan los votos de los siete magistrados federales (o cuatro, que con eso bastaría), hay que recordarle a la usanza romana: Recuerda que eres humano. No un predestinado por la Providencia.

Antes de cerrar el sistema, por nuestra parte sólo podemos demandar, como ciudadanos, una iniciativa: Una Reforma del Gobierno que alcance para dar el gran salto de la maltrecha y enlodada democracia representativa a una verdadera y operante democracia participativa. Es cuánto.

"Respicio post te. Hominem te recuerdo" ("Cuidarte [hasta el momento despu√©s de tu muerte] y recuerda que eres [solo] un hombre"). 

 



More articles by this author

EL LECHO DE PROCUSTO Ya llegó, ya está aquí, CDMX, ¡El crimen organizado!EL LECHO DE PROCUSTO Ya llegó, ya está aquí, CDMX, ¡El crimen organizado!
    EL LECHO DE PROCUSTO   Ya lleg√≥, ya est√° aqu√≠, CDMX,   ¬°El...
ITINERARIO 2018 La pesadilla no ha quedado atr√°sITINERARIO 2018 La pesadilla no ha quedado atr√°s
      ITINERARIO 2018 La pesadilla no ha quedado atr√°s Abraham Garc√≠a Ibarra   EN EL...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 462 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner