joomla visitor
AuditorŪa
CUARTA TRANSFORMACI√ďN Sobre los guardianes de la democracia
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
388
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 381

 38106

CUARTA TRANSFORMACI√ďN

Sobre los guardianes de la democracia

Abraham García Ibarra

UNA AVENTURILLA por el laberinto de lo ignoto: La funci√≥n jurisdiccional -no exenta de pasiones e intencionalidad pol√≠tica-, puede ser desviada por la presi√≥n p√ļblica, de tal manera que la toma de decisiones puede incumplir con el principio de imparcialidad.

Por supuesto, la ‚Äúpresi√≥n p√ļblica‚ÄĚ puede ser una mera coartada para enmascarar, en funciones de Estado, la coacci√≥n que ejercen entre s√≠ los Poderes de la Uni√≥n, en su mismo interior, o, sobre ellos, los poderes f√°cticos. El resultado es el mismo: El fraude a la ley.

No existe expediente de juicio político

De inmediato, cambio de p√°gina: En M√©xico, los funcionarios de los √≥rganos aut√≥nomos del Estado, nombrados, seg√ļn el caso, por las C√°maras legislativas federales, son sujetos obligados, como otros servidores p√ļblicos, de las mismas responsabilidades que codifica la Constituci√≥n.

Desde esa √≥ptica, consejeros, comisionados, gobernadores o cualquier otra denominaci√≥n burocr√°tica, de dichos √≥rganos aut√≥nomos, pueden ser llamados a juicio pol√≠tico por actos u omisiones en que incurran en el desempe√Īo de sus funciones.

En términos generales, los servidores del Estado -dice el texto-, deben actuar sometidos a normas de control, eficiencia, eficacia y honestidad. Transparencia y rendición de cuentasno son, precisamente, normas accesorias.

Independencia, imparcialidad, objetividad…

Para algunos de esos servidores aut√≥nomos, responsables de funciones de Estado, los principios rectores son certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad. Estos dos √ļltimos principios se retroalimentan. O se vulneran juntos.

Por el sistema de cuates y cuotas

Por el fáctico sistema de cuates y cuotas, mediante el cual los partidos políticos representados en las cámaras del Congreso se reparten nombramientos, el primer principio que queda hipotecado, es el de independencia. Sobran casos, sobradamente documentados.

No pretendemos abarcar todo el universo burocr√°tico p√ļblico. Reservamos, para efecto de este tema, el espacio donde operan los guardianes de la democracia. No de cualquier otro derecho.

No por accidente, elegimos un expediente: En 2007 estalló la crisis de credibilidad que hizo trizas al Instituto Federal Electoral (IFE). Su consejero presidente y cinco de sus pares fueron defenestrados sin que el escándalo tuviera posteriores consecuencias jurídicas.

La coartada fue elemental: Se discutía a la sazón la Ley de Reforma del Estado y una de las víctimas propiciatorias fue el IFE.

A partir de entonces y aun en el reciente órgano sustituto, el Instituto Nacional Electoral, empezó a reportarse un déficit de confianzaen este órgano autónomo del Estado. El sector más descreído, es la juventud, cuya ausencia en las urnas electorales es cada vez más notoria.

Si bien en 2018 la participación electoral repuntó, la estadística histórica subraya los índices de abstencionismo crecientes, así se busquen datos comparativos con sistemas políticos más avanzados. Mal de muchos...

Tres denominaciones y una misma persona

Tomamos ese ejemplo representativo porque, cuando, en 1990, fue mandada al basurero de la historia la vieja Comisión Federal Electoral (CFE), se cultivaron expectativas ilusorias al desplazarse del nuevo Instituto la representación del Poder Ejecutivo. Con ese cambio, se instituyó la figura de magistrado electoral.

Un falso debate bizantino se quedó a nivel primaria cuando, en 1994, la denominación fue sustituida por la de consejero ciudadano. Luego vendría el consejero electoral con sus 53 facultades.

En esas tres etapas se mantuvieron subyacentes algunos condicionamientos de selecci√≥n: Primero, su intachable extracci√≥n acad√©mica e idoneidad. Luego, el candidato a consejero deb√≠a ser ajeno a actividades de partidos pol√≠ticos: ‚ÄúCiudadanos‚ÄĚ, pues, -los otros mexicanos no lo eran ni lo son-, qu√≠micamente puros.

Falacia pura: Al tiempo, hasta un consejero presidente, antes de su nombramiento, fue identificado como militante de al menos dos partidos políticos.

Con el fierro de los gobernadores

Eventualmente, ese consejero presidente ser√≠a suplido por otro, con el fierro de la Conferencia Nacional de Gobernadores, hasta hace poco m√°s de tres a√Īos, dominada por el PRI.

En la nómina de consejeros del IFE fue inscrito un asesor en asuntos políticos y sociológicos de una fundación bancaria privada, después de la expropiación de 1982.

¬ŅQu√≠micamente puros? No tanto

En varios casos, una vez tamizados y matizados por el IFE, un consejero fue integrado al gabinete presidencial; dos aparecieron como precandidatos a la presidencia de la Rep√ļblica en un partido que particip√≥ en su designaci√≥n.

Otros dos aspiraron a las gubernaturas de sus estados por otro partido que también votó por su encargo de consejero. Las legislaturas han sido refugio preferido de consejeros al terminar su periodo en funciones.

De los que fungieron como directores del primer instituto, dos pasaron a las gubernaturas; uno de ellos pasó de su estado a Gobernación y fue aspirante a la Presidencia de México.

El que hace la ley, hace la trampa

Entre los guardianes de la democracia, registramos a algunos que no circulan más allá de donde termina el pavimento; no sirvieron ni siquiera como funcionarios de casilla en alguna elección.

El que hace la ley, hace la trampa: Por norma, los magistrados, consejeros o ciudadanos electorales, dado el alto ingreso recibido de la Tesorería de la Federación, debieran ocuparse de tiempo completo a sus tareas electorales.

Se les concedió, sin embargo, la gracia de atender otras actividades profesionales, rigurosamente remuneradas en metálico por sus empleadores. Doblete cachanete. A decir verdad, ejecutivos de otros órganos autónomos del Estado cojean de la misma pata.

Honestidad, imparcialidad, objetividad, rendición de cuentas… a otro perro con ese hueso. Por eso estamos como estamos. Es cuanto.



More articles by this author

CUARTA TRANSFORMACI√ďN Los cinco jinetes del ApocalipsisCUARTA TRANSFORMACI√ďN Los cinco jinetes del Apocalipsis
  CUARTA TRANSFORMACI√ďN Los cinco jinetes del Apocalipsis Abraham Garc√≠a Ibarra SI la...
CUARTA TRANSFORMACI√ďN En Pol√≠tica no hay hombres providencialesCUARTA TRANSFORMACI√ďN En Pol√≠tica no hay hombres providenciales
  CUARTA TRANSFORMACI√ďN En Pol√≠tica no hay hombres providenciales Abraham Garc√≠a Ibarra PORsupuesto, hablamos...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 166 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
383
Banner
382
Banner
381
Banner
380
Banner
379
Banner
378
Banner
377
Banner
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner