joomla visitor
AuditorŪa
DEFINICIONES
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
405
Banner
404
Banner
403
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Ediciòn 285

DEFINICIONES

MANUEL MAGA√ĎA CONTRERAS

 

El ba√Īo de sangre y muerte de periodistas
da
√Īan nuestras libertades fundamentales

 

LA MUERTE DEL PERIODISTA, sobre todo si es producto del asesinato, no constituye un drama que se circunscribe a lo familiar, porque su repercusi√≥n da√Īa a la democracia, si se toma en cuenta que¬† el periodismo es servicio a la sociedad a trav√©s de la informaci√≥n, el an√°lisis y la conclusi√≥n.


Magana3

CADA PERIODISTA que cae en el cumplimiento de su labor informativa, es una tribuna silenciada y por tanto, es una pérdida  que se extiende a todos los estratos sociales, porque una voz acallada  le resta oxígeno a las libertades propias de todo país, sea democrático o no.

México, en estos momentos, de acuerdo con la calificación de organismos internacionales como la ONU y domésticos como la Comisión Nacional de Derechos Humanos; con base en el criterio de organismos gremiales, como la Federación de Periodistas Latinoamericanos, está considerado como uno de los países más peligrosos para ejercer el oficio periodístico.

Y no cabe ninguna otra calificaci√≥n, porque del a√Īo 2000 a la fecha, seg√ļn informes de la Comisi√≥n Nacional de Derechos Humanos,¬† han ca√≠do bajo las balas asesinas¬† an√≥nimas e impunes hasta ahora, 82 compa√Īeros periodistas cuya p√©rdida ha enlutado el mundo de la informaci√≥n hecha oficio period√≠stico, as√≠ como el resto de los sectores activos en nuestro pa√≠s.

¬ŅQui√©n o qui√©nes est√°n matando a los periodistas impunemente? Esta es la pregunta para la cual no se tiene respuesta de las autoridades encargadas de la seguridad p√ļblica en M√©xico. El problema es de grandes dimensiones porque con base en las cifras de la revista Contral√≠nea, el n√ļmero de periodistas asesinados asciende a 93, del a√Īo 2000 a la fecha. El n√ļmero de desaparecidos, seg√ļn estas fuente, es de 16 colegas periodistas, en cuyos hogares viven los tormentos de la angustia por no saber el paradero¬† de las v√≠ctimas.

Impunidad alienta crímenes

Del a√Īo 2000 a la fecha, los cr√≠menes contra periodistas en el ejercicio de sus funciones informativas¬† se han visto rodeados de la impunidad. El hecho de que no reciban castigo los autores de la privaci√≥n de la vida a personas indefensas, tal parece que es factor de la multiplicaci√≥n de los asesinatos, cuyos autores intelectuales y materiales permanecen en el anonimato, en medio de promesas¬† que no cumplen los encargados de velar por la preservaci√≥n de la vida de los mexicanos dentro de nuestro territorio.

 

Magana2

En el estado de Veracruz, los cr√≠menes se han sucedido unos a otros durante las √ļltimas semanas y, tal como es costumbre en esta clase de asesinatos, los culpables no han sido localizado y desde luego, no se encuentran tras las rejas.

El presidente Felipe Calder√≥n acaba de firmar¬† una Ley de Protecci√≥n¬† a Periodistas, pero esta disposici√≥n, este decreto o como se le llame en la jerga oficial,¬† seg√ļn lo reconoce el propio jefe del Ejecutivo federal, s√≥lo podr√° ser realidad, cuando se realicen¬† algunas adecuaciones en las leyes secundarias¬† para que el decreto pueda tener plena vigencia‚ÄĚ.

Urge contar realmente con protecci√≥n para el ejercicio period√≠stico, porque los cr√≠menes ‚Äúest√°n a la orden del d√≠a. ‚ÄúVeracruz -comenta La Jornada del domingo 17 de junio-, se ha vuelto uno de los estados donde los comunicadores¬† tienen m√°s motivos¬† para temer por sus vidas, ya que en los √ļltimos 18 meses han sido asesinados nueve reporteros¬† o fot√≥grafos: Noel¬† L√≥pez Olgu√≠n, Miguel √Āngel L√≥pez, Velasco, Mizael L√≥pez Solana,¬† Yolanda Ordaz de la Cruz, Regina Mart√≠nez,¬† Gabriel Huge, Esteban Rodr√≠guez , Guillermo Luna¬† y V√≠ctor Manuel¬† B√°ez Chino.

Con el transcurrir de los a√Īos -12 hasta ahora que es el per√≠odo que corresponde al incremento de los asesinatos de periodistas durante los √ļltimos tiempos- un ambiente de inseguridad e impotencia parece apoderarse del gremio period√≠stico, sobre todo en los estados donde con mayor intensidad se sufre el asesinato de los colegas de la informaci√≥n. Un clima de desesperanza prevalece en muchas redacciones, especialmente en las √°reas de a provincia donde act√ļan preferentemente los asesinos de los¬† colegas.

Libertad de expresión para todos

El periodismo en M√©xico vive uno de sus momentos m√°s dif√≠ciles. El grav√≠simo problema de los constantes asesinatos de periodistas¬† en el ejercicio de su tarea informativa no es lo √ļnico que ensombrece la Libertad de Expresi√≥n, sobre todo de la palabra impresa. Existen diversos factores que se oponen a quienes¬† pese a poseer¬† la vocaci√≥n de informar con veracidad a la sociedad, ven cerradas sus puertas para cumplir con esta tarea, tan indispensable¬† en toda sociedad que aspire a las libertades b√°sicas.

 

Magana1

En M√©xico, del a√Īo 2000 a la fecha,¬† los monopolios y oligopolios tienen en sus manos¬† lo que se llama ‚Äúla gran prensa‚ÄĚ, a cambio de que a la denominada ‚Äúprensa chica‚ÄĚ haya sido hundida en los s√≥tanos de la marginaci√≥n.

El próximo presidente de México deberá realizar un verdadero estudio para que, hechos los cambios que se necesitan para dar garantías a la vida de los reporteros en su misión informativa, en verdad se brinden garantías  a quienes ejercemos la tarea de informar, analizar y concluir sobre la realidad existente en nuestro país.

De hecho, la llamada ‚Äúprensa chica‚ÄĚ ha desaparecido en M√©xico¬† como lo demuestra el hecho de que haya dejado de publicarse la revista Siempre, uno de los medios de mayor credibilidad y tradici√≥n desde mediados del siglo pasado.

La Libertad de Expresi√≥n debe ser una realidad tanto para ‚Äúla prensa grande‚ÄĚ, como para la ‚Äúchica‚ÄĚ. De lo contrario estamos bordando sobre el vac√≠o en relaci√≥n a los proyectos para hacer realidad en nuestro pa√≠s un estilo de vida democr√°tico. En el √°mbito de los periodistas asesinados en el cumplimiento de sus tareas informativas est√°n los periodistas de mayor vocaci√≥n¬† informativa.

Por este motivo y el fundamental de que nadie tiene derecho a quitarle la vida al semejante. La próxima administración debe esforzarse en garantizar tanto la vida del reportero, como  la posibilidad de que el periodista que ha recorrido el oficio de la información, en su condición de reportero, tenga la posibilidad de  llegar a tener su propia publicación. El periodista lo es por vocación y esto hay que respetarlo tanto en su vida, como en su derecho a progresar en su especialidad.



More articles by this author

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 391 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
401
Banner
402
Banner
400
Banner
399
Banner
398
Banner
397
Banner
396
Banner