joomla visitor
AuditorŪa
VOCES DEL DIRECTOR
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
415
Banner
414
Banner
413
Banner
412
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 298

VOCES DEL DIRECTOR
MOURIS SALLOUM GEORGE

‚ÄúDios bendiga a Am√©rica‚ÄĚ
(Latina)

 

LA VOCACI√ďN CALVINISTA de la sociedad estadunidense se sintetiza en la leyenda de sus billetes: En Dios confiamos. Mano sobre la Biblia, los pol√≠ticos de la Uni√≥n Americana juran su compromiso patri√≥tico y rematan sus mensajes: Dios bendiga a Am√©rica. Siempre el nombre de ¬†Dios como coartada.

Voces

Con el menor porcentaje de aceptaci√≥n popular que hayan logrado los presidentes de los Estados Unidos en los m√°s recientes periodos, Barack Hussein Obama asumi√≥ su segundo mandato en enero. Algunos analistas en medios de comunicaci√≥n de aqu√©l pa√≠s observaron que el discurso de Obama -a diferencia del pronunciado en su primera protesta-, fue ostensiblemente agresivo respecto de las facciones pol√≠ticas que bloquearon sus iniciativas los primeros cuatro a√Īos de su ejercicio del poder presidencial.

En México, las cajas de resonancia electrónicas se gratificaron con las notas de color remitidas desde Washington, destacando sobre todo el show celebratorio. Apenas se dieron cuenta de que, durante la exposición del mensaje presidencial, en primera fila una de las hijas del mandatario bostezaba a mandíbula batiente, como para decir con juvenil aburrimiento: Ese choro ya lo conozco.

S√≥lo algunos comentaristas especializados atinaron a se√Īalar que el discurso del Presidente reelecto fue para consumo dom√©stico, en cuyo caso los temas de la orden del d√≠a fueron los m√°s impugnados por los adversarios pol√≠ticos en el primer periodo: Econom√≠a y enfangadas finanzas gubernamentales, la iniciativa referida particularmente a la Seguridad Social y sistema de Salud, la oferta de la reforma migratoria para agradecer a los latinos su voto, y tentativa de regulaci√≥n del mercado de armas para atemperar la protesta p√ļblica por la violencia homicida. Una evocaci√≥n no pas√≥ desapercibida: La dedicada a la memoria de Abraham Lincoln.

Privilegiando el mercado electoral interno, Obama dedicó apenas algunos enunciados a la política exterior y, por supuesto, casi le pasó de noche la relación de Washington con América Latina, a no ser para tratar de uncir a sus gobiernos al proyecto de la Alianza de Comercio Transpacífico a fin de contener la marejada asiática encabezada por China.

Hay quienes, desde el patio trasero, consideran positivo que Obama mejor ni se acuerde del subcontinente, como si tal disimulo fuera auténtico; pero la contraparte advierte que la omisión da por descontada la continuada visión imperial sobre su área de influencia, sujeta a democracias rigurosamente limitadas; esto es, las convenientemente alineadas.

No hay, pues, más alusiones a la buena vecindad, en cuyo circuito aparece México en primer lugar, atado por la fatalidad geográfica, lo que nos permite recordar que, si el republicano Abraham Lincoln es paradigma guía para el segundo periodo del demócrata Obama, aquél, granjero de Hodgenville (Kentucky), en su carácter de representante condenó, por injusta, la guerra de depojo de los Estados Unidos contra México en 1847. Poco consuelo, por lo demás, si nuestro gobierno sigue sujeto a compulsiones como la Iniciativa Mérida, que tanta sangre y luto ha costado al pueblo mexicano.

Algo hay de rescatable, sin embargo, del acontecimiento que tiene como centro de gravedad el Sal√≥n Oval de la Casa Blanca: Mientras Obama puso sobre rieles su ofensiva tratando de modificar la correlaci√≥n de fuerzas pol√≠ticas interna, el presidente Enrique Pe√Īa Nieto volvi√≥ sus ojos hacia el sur, viajando hacia Santiago de Chile para participar en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribe√Īos. Ese gesto, de entrada simb√≥lico, tardar√° en sedimentarse en su real dimensi√≥n en la estrategia diplom√°tica conforme avance el sexenio.

Vale, para ese efecto, un ejercicio memorioso que para algunos parecerá nostálgico. En los históricos esfuerzos de la diplomacia mexicana soberana en pos de la integración latinoamericana, el presidente Adolfo López Mateos -que continuó una línea que dio prestigio a la Política Internacional de México- participó en 1960 en el impulso a la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), que encontró su soporte en el Tratado de Montevideo. Entre otros méritos, ese sustentó el liderazgo de nuestro país al sur del Río Bravo, hoy perdido.

Si ahora, lo que otros emisarios del pasado que a√ļn cabalgan en el escenario nacional, pretenden celebrar, es el 20 aniversario de la firma del Tratado de Libre Comercio de Am√©rica del Norte, es cuesti√≥n de remitirnos a las consecuencias devastadoras que ese pernicioso lance de Carlos Salinas de Gortari ha hecho pagar a los mexicanos. De lo que se colige que hay de patriotas a ‚Äúpatriotas‚ÄĚ que terminan en ap√°tridas lacayos. La Historia grande pone a cada quien en su lugar: A unos en el pedestal, a otros en el basurero. No hay tercera opci√≥n.



More articles by this author

VOCES DEL DIRECTOR México requiere más y mejor política social, con ordenVOCES DEL DIRECTOR México requiere más y mejor política social, con orden
  VOCES DEL DIRECTOR M√©xico requiere m√°s y mejor pol√≠tica social, con...
Libertad de Expresión ¡Ahora!Libertad de Expresión ¡Ahora!
  En medio del hondo drama que vive la sociedad mexicana,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 728 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

273 Suplemento
Banner
224
Banner
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
407
Banner
406
Banner