joomla visitor
Auditoría
¡Es la investidura!
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
425
Banner
Posada del Periodista
Banner
432
Banner
431
Banner
430
Banner
429
Banner
428
Banner
427
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 344

CRES 1

 

CRES 2

 

NADIE SE SINTIÓ ALUDIDO POR LOS MENSAJES DE FRANCISCO. Lo que importaba era salir en la foto para capitalizar políticamente la estancia del Papa. Incluso, líderes del PRI dicen que el mensaje papal coincide totalmente con el ideario de Peña. El Estado laico perdió terreno.

 

CRES 3PERO BIEN sabemos que la calurosa recepción a Francisco se debe más a su investidura que a sus ideas o incluso su personalidad. ¿Le importa ahora a alguien lo que diga o piense Benedicto XVI? Y bien podríamos preguntar dónde está hoy el próximo pontífice, que será nombrado cuando Francisco renuncie o fallezca.

Es ahora un oscuro cardenal en alguna parte del mundo, cuyas ideas y escritos probablemente no importan a nadie (si acaso a un reducido grupo). Pero cuando le toque ser investido Papa, será recibido en muchos países como lo fue Francisco en México, y sus ideas entonces sí serán propagadas orbe et orbi. Su personalidad no será relevante; podrá ser serio, hosco, simpático o cariñoso. No importa, será el Papa.

 

Proceso de elección


¿De dónde viene la investidura? Formalmente, del proceso de Cónclave, de corte oligárquico, donde los cardenales se ponen de acuerdo y pactan votos en uno u otro sentido.

CRES 4Antiguamente el proceso involucraba la burda compra de votos, así como promesas de cargos y canonjías a quienes cedieran su favor por uno u otro aspirante. Pero metafísica y doctrinalmente, se asume que es el Espíritu Santo quien indica a los miembros del Cónclave cuál es el mejor aspirante, y de ahí que los atributos de Jesús sean transferidos al elegido.

De hecho, hay una anécdota que muy bien refleja esa creencia en los albores de la Iglesia. En 236 había que elegir nuevo Obispo de Roma, y según narra el obispo Eusebio de Cesárea: “Hallándose todos los hermanos reunidos para elegir al que había que recibir en sucesión el episcopado y siendo numerosísimos los varones ilustres y célebres que estaban en la mente de muchos, a nadie se le ocurrió Fabiano, allí presente. Sin embargo, de pronto… una paloma en lo alto se posó sobre su cabeza, imitando manifiestamente el descendimiento del Espíritu Santo en figura de paloma sobre el Salvador.

CRES 5“Ante ese hecho, todo el pueblo, como movido por un único espíritu divino, se puso a gritar con todo entusiasmo y unánimemente que éste era digno, y sin más tardar lo tomaron y lo colocaron sobre el trono del episcopado”. Fabiano, el nuevo Papa, era un campesino que se hallaba ahí por casualidad, pues no vivía en Roma.

Durante el periodo llamado, no por casualidad, “pornocracia” (el gobierno de las prostitutas), la amante del Papa Sergio III, Marozia, logró influir para que el hijo de ambos lo sucediera en el trono de San Pedro. Seguramente también Marozia fue iluminada por el Espíritu Santo en tan sabia elección. Desde luego, para apresurar el nombramiento de su hijo, Marozia mandó envenenar a su amante, el Papa. El joven pontífice, de 21 años, adoptó el nombre de Juan X (931-935).

 

Asunto hereditario


Pero su hermanastro, Alberico, conjuró en su contra y lo derrocó.

Tras nombrar otros pontífices, Alberico logró colocar a su hijo Octaviano, de 17 años de edad, como Papa. Éste aprovechó su investidura para organizar juergas y orgías. Su palacio era conocido como "el Burdel" – reunía prostitutas y efebos (a uno de 10 años lo nombró obispo)— y, por estas razones el joven pontífice fue llamado el “Papa Fornicario”. Apostaba las riquezas del papado, invocando a Satán.

 

Crueles venganzas


CRES 6Algunos príncipes intentaron deponerlo, pero no pudieron, y el Papa se vengó de manera cruel, cortando orejas, narices y lenguas, sacándoles los ojos o degollándolos.

Murió a manos de un esposo engañado que lo encontró con su mujer. Fue arrojado por la ventana de la alcoba y murió. El esposo engañado, por lo visto no tenía mayor respeto por la investidura pontifical.

En los anales eclesiásticos el joven Papa causante de tales desaguisados, sigue siendo llamado “Su Santidad”. ¡Es la investidura lo que cuenta! Al parecer, el Espíritu Santo andaba un poco perdido al hacer sus designaciones papales.


PROFESOR DEL CIDE
FB: José Antonio Crespo Mendoza



More articles by this author

Reglas no escritas y corrupciónReglas no escritas y corrupción
EL RÉGIMEN PRIISTA FINCIONÓ con varias reglas no escritas, que...
El ultimátum de los tránsfugas.El ultimátum de los tránsfugas.
    ES CIERTO, como se ha argumentado, que alguien que advierte...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 688 invitados conectado(s)
Noticias
224
Banner
273 Suplemento
Banner
Convocatoria 2022
Banner
426
Banner
424
Banner
423
Banner
422
Banner
421
Banner