joomla visitor
Auditoría
Queda usted excusado
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 348

MED 1

MED 2

 

DOS O TRES DE MIS AMISTADES consideran la antigüedad como algo muy romántico, sueñan en una bucólica vida en la edad media o en las cortes de Inglaterra o Francia del siglo XVII.

CUANDO me lo dicen, les contesto que deberían pensárselo un poco, porque aparte de la carencia de muchísimos de los productos que hoy damos por sentados, servicios médicos y medicamentos adecuados, en esos tiempos y lugares la higiene como la conocemos no existía. Pero vamos por partes.

Todos iguales

MED 3Eliminar excretas nos iguala con todos los demás seres vivos, quizás no existe una sola gota de agua en este mundo que —en algún momento— no haya pasado por un riñón, ni un pedazo de materia orgánica que no haya transitado por algún intestino, siempre me pregunto por qué a los bañistas playeros y los que se lavan las heridas con agua de mar, no se les ocurre preguntarse donde hacen pipi y popó las ballenas, pescaditos y toda la extensa fauna marina.

Entrando en materia, sabemos que el origen del cuarto de baño y los las áreas específicas para eliminar desechos es muy antiguo, con estrictas reglas higiénicas entre los chinos hace unos 5000 años, en Egipto con elegantes letrinas para uso de los faraones y la nobleza al menos 2000 años antes de Cristo. Los romanos se reunían en los baños públicos, donde en un área especial con agua corriente, defecaban y orinaban en grupo entre animada charla —con el único defecto de limpiarse con una esponja húmeda en la punta de un palo que era compartida—, la historia del sanitario hubiera sido otra de no llegar la edad oscura, porque en Europa toda medida higiénica razonable desapareció durante el medioevo (circa 700 a 1500 DC), la gente hacía sus necesidades en donde quería o podía, las calles de las ciudades eran lodazales, vertederos al aire libre donde la inmundicia corría a la vista entre enorme pestilencia, empeorada por la defecación del ganado que deambulaba sin rienda y de los animales de tiro. En este tiempo, cualquiera que sintiera el “llamado de la naturaleza” se apartaba a una esquina oscura para hacer lo propio; a pesar del drenaje y los baños este problema no se eliminó de las grandes urbes hasta mediados/finales del siglo XIX. Hay que aclarar que en Asia y América pre-hispánica este no era el caso, aunque esta última si lo padeció tras la conquista. Así las cosas la influencia del invento europeo que solucionó el problema, hoy abarca todo el mundo occidentalizado.

El cambio

Las mejoras comenzaron cuando en 1597 el inglés John Harrington inventó el primer inodoro de cierre de agua (water close) al cual llamó “Ajax”. Fue instalado en el palacio de la Reina Isabel I, la cual nunca quiso usarlo pues le desagradaba el ruido que se producía.

MED 4En 1775 John Cummins ideó el contenedor de agua para el inodoro, el cual fue perfeccionado en 1778 por Samuel Popsse con un cierre de esfera. Por motivos de salud y para evitar el mal olor, el gobierno inglés ordenó en 1848 que en todas las casas que se construyeran debía de instalarse el servicio de excusado. Para 1890 fue obligatorio que todo hogar tuviera un “Water Close” para la familia, y en las calles se instalaron baños públicos o en su defecto casetas para orinar.

Al mismo tiempo se comenzó la instalación en las calles del alcantarillado por donde correrían los desperdicios humanos derivándolos a una gran fosa séptica lejos de la ciudad. Todas estas mejoras urbanas poco a poco se fueron generalizando y siendo emuladas en algunas colonias inglesas, se popularizaron también en Francia, el resto de Europa y claro, en sus colonias.

MED 5El “wáter” conquistó el mundo entero, con excepción de algunos lugares en Asia (donde no era necesario… o prudente) y cabe decir que las reglas para el toilet son bastante peculiares en algunos de estos países incluido Japón, sin embargo la taza de baño lucha por conquistar estas latitudes también y para hacerlo, quienes tienen intereses en esta industria han promovido la invención de inodoros tecnológicos nipones a todo lujo, con dispositivos que ajustan la temperatura del asiento al cuerpo, eliminan olores durante el acto, analizan los deshechos en busca de enfermedades, limpian al usuario con chorros de agua tibia y aplican perfume.

Claro que si usted tiene algunos miles de dólares extra para comprar una de estas maravillas japonesas, en vez de contribuir para mejorar los lugares del mundo donde la defecación al aire libre aún es la norma, en un entorno de enfermedad y pestilencia, será usted… excusado.



More articles by this author

Pájaro madrugador…Pájaro madrugador…
  HACE ALGUNAS DÉCADAS, tropecé en un libro con las fotos...
Mala PataMala Pata
LOS HUMANOS DECIMOS que somos el pináculo de la evolución,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 382 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
407
Banner
406
Banner
405
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner