joomla visitor
AuditorŪa
VOCES DEL DIRECTOR Otra reunión en la cumbre, para acabar como el parto de los montes
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
415
Banner
414
Banner
413
Banner
412
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 415

 4152

 

VOCES DEL DIRECTOR


Otra reunión en la cumbre, para acabar como el parto de los montes

Mouris Salloum George

TODO estaba preparado para una reunión concluyente con los gobernadores en Palacio Nacional. Se trataba de firmar un Acuerdo Nacional para la Democracia, en el que los principales actores del proceso electoral, de lado del gobierno, se comprometieran bajo supervisión estricta, a no intervenir ilegalmente en los comicios.

De lado del Estado, los principales actores de la procuraci√≥n de la justicia: el Fiscal General de la Rep√ļblica, el fiscal para delitos electorales, la secretaria de Gobernaci√≥n; m√°s los brazos armados institucionales: los secretarios de la Defensa Nacional y de Marina, el consejero jur√≠dico‚Ķ y, por si fuera poco, la gobernadora de Sonora y el secretario de Hacienda.

Era un escenario realmente amenazante. Sobre todo, si se toman en cuenta algunos incidentes previos a esa reunión casi secreta. Por un lado, se había dado a conocer el contrabando de vacunas en Campeche, para trasladarlas a Honduras, la serie de fricciones entre el Ejecutivo y los gobernadores de la Alianza Federalista que no integran el bloque de Conago.

Más la encuesta de la empresa GEA ISA que había reportado datos escalofriantes para el de Palacio: el 53 por ciento de la población le cree poco, y el 31 por ciento no le cree nada. El 28 por ciento de la población dijo que no se vacunaría y el 20 por ciento que no sabe si lo hará, ante las fallas del programa.

Jaloneos pol√≠ticos en a√Īo electoral

La credibilidad presidencial en su m√°s importante ca√≠da. A la entrada del recinto, los filtros militares de seguridad forzaban a todos los asistentes de los estados a dejar sus celulares y cualquier documento extra. Los gobernadores aceptaron a rega√Īadientes. Otros, le dieron sus enseres a los ayudantes que llevaban.

Sesenta candidatos de Morena, sujetos a vigilancia del INE estaban en la tablita. Muchos, acusados de iniciar campa√Īas en un ambiente de poca transparencia sobre el uso de recursos. Muchos, a punto de ser descalificados antes siquiera de intentar la aventura.

Y en el centro de todo, las amenazas de Morena a Lorenzo Córdova, presidente consejero del INE de iniciarle un juicio político, otro, por haberse atrevido a poner las reglas constitucionales para evitar la sobrerrepresentación en las candidaturas plurinominales, cuestión que pesó demasiado para agenciar al partido oficial las curules necesarias para todas sus ocurrencias legislativas.

Por eso, lo más destacado: en la reunión, que supuestamente versaba sobre temas electorales, fue que estaba ausente el árbitro de cualquier contienda: no estaba un solo representante del Instituto Nacional Electoral, sólo los grandes jerarcas de la procuración, el castigo y las armas nacionales, prestas para cualquier aclaración.

Así, con todo, la reunión empezó. Se mostraron los dientes de la Fiscalía de Gertz Manero, para darle su merecido a todos aquellos gobernadores que metieran la mano en el pastel. Eso ya estaba reservado para uno solo.

Los gobernadores se quedaron con las ganas de cualquier reclamo, ya fuera por vacunas, por seguridad o por otra cosa. Los que iban a plantar la cara se quedaron con los discursos bajo el brazo, como fue el caso del gobernador de Tamaulipas.

Porque no fue firmado el documento del Acuerdo Nacional para la Democracia. La reunión se convirtió en una clase de historia a cargo del titular del Poder Ejecutivo. Y la reunión no llegó a ninguna conclusión. El parto de los montes.

Como casi todo. Al fin y al cabo, ya estamos acostumbrados. Las reuniones se convierten en fervorines. Las amenazas nunca llegan a puerto. El aparato se utiliza para la escenografía. Ni más ni menos.



More articles by this author

VOCES DEL DIRECTOR La prueba de fuego VOCES DEL DIRECTOR La prueba de fuego
  VOCES DEL DIRECTOR La prueba de fuego Mouris Salloum George...
VOCES DEL DIRECTOR/ El coletazo económico que vieneVOCES DEL DIRECTOR/ El coletazo económico que viene
  VOCES DEL DIRECTOR El coletazo econ√≥mico que viene Mouris Salloum George POR lo...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 482 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

273 Suplemento
Banner
224
Banner
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
407
Banner
406
Banner