joomla visitor
AuditorŪa
Otra reforma electoral necesaria
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
415
Banner
414
Banner
413
Banner
412
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 417

 4178

ELECCIONES 2021

Otra reforma electoral

 necesaria

Feliciano Hern√°ndez*

 

Cd. de México.- Todo el país ha sido testigo de los ABUSOS de candidatos y partidos políticos, sus mentiras y violaciones al reglamento; la intromisión del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el proceso; y la del crimen organizado, eliminado o imponiendo candidatos; el cuestionable papel del órgano electoral y la INCONFORMIDAD de los militantes y votantes frente a las imposiciones de candidaturas por parte de los dirigentes.

 

ESTE COMPLICADO proceso ‚Äďel m√°s violento en la historia del pa√≠s, seg√ļn algunos analistas-- puso en claro que es necesaria una nueva REFORMA que ponga orden de una vez por todas, para que M√©xico deje atr√°s su democracia bananera.

 

Conforme avanzó el proceso -todavía en curso al cierre de esta edición- se fueron acumulando quejas y denuncias ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales; desde septiembre -cuando inició la contienda- se habían sumado 601 denuncias y quejas, hasta mediados de mayo, la mayor parte por intentos de compra de votos o promesas de inclusión a programas sociales.

 

Los casos m√°s pol√©micos fueron protagonizados por los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) y el presidente Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador (AMLO) por el retiro de candidaturas en los casos de Guerrero y Michoac√°n, que dejaron fuera a F√©lix Salgado Macedonio y Ra√ļl Mor√≥n, respectivamente; y luego en la negativa de los consejeros de aplicar la misma vara en Nuevo Le√≥n, lo que se esperaba como inevitable, pero ante la sorpresa de tirios y troyanos los funcionarios del INE decidieron avalar las irregularidades en ese estado, consideradas por analistas como de mayor gravedad.

 

Dirigentes del PAN y de Movimiento Ciudadano pidieron la intervención de la OEA contra AMLO y este invitó al organismo a ser observador del proceso.

 

Tanto López Obrador como el senador Ricardo Monreal, coordinador de Morena en la cámara alta, manifestaron su disposición de entrarle a la reforma, después del 6 de junio.

 

La lista de puntos a considerar en tal empe√Īo reformista es larga y queda en manos de los expertos puntualizar lo pertinente. En esta aproximaci√≥n period√≠stica al tema, solo se resaltan los puntos de conflicto m√°s notorios que fueron el motivo de la mayor discordia durante los meses que dur√≥ el proceso comicial.

 

Candidatos impresentables: es incomprensible que tanto partidos pol√≠ticos como consejeros del INE y magistrados electorales avalen candidaturas de personajes de fama p√ļblica cuestionable; como si fuera tan dif√≠cil elegir a suspirantes con trayectorias limpias o por lo menos libres de acusaciones en los medios period√≠sticos y redes sociales.

 

En este punto cabe mencionar que circularon en la prensa se√Īalamientos serios de que la candidata sustituta en Guerrero, Evelyn -‚Äúla Torita‚ÄĚ- Salgado, hija del candidato destituido, es la esposa de un presunto narcotraficante. El hecho de ninguna manera afect√≥ la decisi√≥n de autoridades para impedirle asumir la representaci√≥n. Queda en el aire el cuestionamiento para AMLO: si estaba enterado del caso y lo permiti√≥, muy mal; pero si desconoc√≠a el antecedente, peor.

 

Una gubernatura no es cualquier cosa y una reforma electoral debiera establecer una responsabilidad administrativa y penal contra las autoridades partidistas y del Ejecutivo Federal; con la obligación de conocer las trayectorias de todos los aspirantes a diputaciones, senadurías, gubernaturas y presidencias municipales; con facultad de VETO para el presidente, independientemente del partido postulante. Una reforma electoral debe apuntar a limpiar la vida política de México y a garantizar contiendas democráticas como requisito de legitimidad para asumir los cargos.

 

Otro caso escandaloso es el referido al candidato a la gubernatura de San Luis Potosí, Ricardo Gallardo, abanderado del PVEM y PT, a quien se le inició un expediente en la Unidad de Inteligencia Financiera por acusaciones de estar ligado con el narcotráfico, pero eso de ninguna manera impidió a la autoridad otorgarle su registro para la contienda.

 

Viene a cuento recordar que hace unos a√Īos el periodista Carlos Loret difundi√≥ en una de sus columnas en El Universal -a tiempo para que los partidos rectificaran sobre sus abanderados-, que tres candidatos estaban acusados de tener nexos con el narcotr√°fico. De nada sirvi√≥ su denuncia period√≠stica; ni las autoridades judiciales ni los partidos la tomaron en cuenta.

 

Uno de los mencionados por Loret -postulado por el PAN- se convirti√≥ en gobernador de Tamaulipas, y semanas antes del 6 de junio le iniciaron proceso de desafuero para perseguirlo judicialmente, con toda la carga de la deslegitimaci√≥n que eso representa; el otro aludido tambi√©n se convirti√≥ en gobernador de Campeche, pero dej√≥ inconcluso el cargo para convertirse en presidente nacional del PRI. En sus dos a√Īos como gobernador pudo construirse una residencia de 80 millones de pesos, seg√ļn mencion√≥ el peri√≥dico Reforma.

 

Compra e imposición de candidaturas.

 

Un recurso reprobable de los partidos políticos para intentar ganar votos fue acudir a personajes de la farándula y los deportes para ofrecerles candidaturas; una fórmula que ya les ha reportado ganancias a unos y otros. Llamaron la atención las nominaciones al circo electoral de la cantante Paquita la del Barrio; la de la ex Miss Universo, Lupita Jones; y la del actor Alfredo Adame, entre muchas más.

 

Un caso anecd√≥tico fue la declaraci√≥n del actor y candidato de Redes Sociales Progresistas, quien fue grabado sosteniendo que de los 40 millones que recibir√≠a del partido para su campa√Īa se iba a ‚Äúchingar 25 millones‚ÄĚ para su cuenta personal; y se luci√≥ mentando madres a sus cr√≠ticos.

 

No se olvide el caso del futbolista Cuauht√©moc Blanco, de quien se dijo que acept√≥ ocho millones de pesos por asumir la candidatura a la alcald√≠a de Cuernavaca, por el PES; ya se sabe que gan√≥ y que tuvo un desempe√Īo lamentable; pero el fraude al votante no acab√≥ all√≠ y el colmo fue que lo hicieron gobernador a√Īos despu√©s, con p√©simos resultados en el transcurso del cargo.

 

Estos casos, que no son los √ļnicos, ilustran la magnitud del problema sobre la cuestionable trayectoria de los aspirantes a los principales cargos de elecci√≥n popular: GOBERNADORES, DIPUTADOS SENADORES, presidentes municipales, y por supuesto, el de presidente de la rep√ļblica.

 

Ninguna reforma será respetable si deja fuera como requisito el aspecto de la militancia partidista mínima y la capacitación política que debieran recibir en conocimientos sobre el país y la región, distrito o localidad que los aspirantes internos y externos busquen representar.

 

Dinero sucio y financiamiento p√ļblico y privado. En este punto y pese a la rigurosa vigilancia de la Unidad de Inteligencia Financiera, UIF de Hacienda, los candidatos y sus comisiones de financiamiento muchas veces logran burlar a las autoridades o estas se hacen de la vista gorda, como es el caso del INE.

 

En Nuevo Le√≥n mostr√≥ la mayor tolerancia con el candidato Samuel Garc√≠a ‚Äďque salt√≥ del √ļltimo lugar en las encuestas al primero, semanas antes de la fecha esperada. Este abanderado de Movimiento Ciudadano presumi√≥ en p√ļblico el dinero familiar en la campa√Īa y al mismo tiempo tuvo que responder sobre acusaciones de nexos familiares con capos del narcotr√°fico, que expusieron sus adversarios.

 

Transparencia y rendici√≥n de cuentas. A pesar de que la ley y reglamento electorales ya contemplan procedimientos para la transparencia y rendici√≥n de cuentas de partidos y candidatos, estos siguen sin apegarse a la legalidad. El INE, encargado de hacer cumplir la ley, ha sido muy flexible en ciertos casos ‚Äďya se mencion√≥ el de Samuel Garc√≠a en Nuevo Le√≥n- excepto en los de Guerrero y Michoac√°n, donde por faltas menores retir√≥ las candidaturas a los abanderados de Morena.

 

Promesas falsas o muy costosas. Uno de los recursos más tramposos de los aspirantes para atraer simpatizantes es el de las promesas difíciles de cumplir o muy costosas para el erario. A López Obrador le dieron muy buenos resultados tanto para llegar a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Mexico, como para la presidencia.

 

El tabasque√Īo no tiene la patente de ese viejo recurso pero es quien m√°s lo ha explotado; por ejemplo con la pensi√≥n para adultos mayores, que estableci√≥ cuando gobern√≥ la capital federal, y luego prometi√≥ darle continuidad en la presidencia. Todav√≠a m√°s -estirando mucho la cuerda-, el mandatario afirm√≥ previo al 6 de junio que pronto bajar√° la edad para que reciban la pensi√≥n -de los 68 a los 65 a√Īos-, y que los beneficiarios obtendr√°n el doble.

 

Aunque la cantidad otorgada como ayuda es modesta, la aceptan pobres y ricos, y el doble ya la hace más atractiva para todos. La pregunta es de dónde obtendrá el presidente más dinero para repartir. Esto es lo que muchos críticos consideran promesas electoreras.

 

Lo peor es que también los candidatos de la alianza PRI, PAN, PRD, anduvieron prometiendo que respetarán ese programa y que legislarán para bajar la edad a los 60; algo a todas luces deseable en las condiciones socio-económicas de la mayoría de la población, pero irresponsable en la situación financiera del país; por lo tanto muy difícil de cumplir.

 

Por lo cual se puede argumentar que la reforma electoral debe incluir art√≠culos respecto de que todas las propuestas sin justificaci√≥n t√©cnica queden enmarcadas como promesas FALSAS y electoreras -que seguramente no cumplir√°n los promotores- para que los votantes no sean enga√Īados, lo cual puede ser evaluado por un comit√© respectivo del √≥rgano electoral reformado.

 

Una reforma electoral tiene que exigir a los candidatos seriedad y RIGOR TECNICO en sus propuestas, calificando como inviables aquellas que carezcan de la argumentación teórica y técnica. Sin duda que este requisito los hará más responsables, al tiempo que le dará más credibilidad y seriedad al sistema electoral mexicano, así como soporte a la democracia que pretende lograr.

 

Compra de votos. Como ya se dijo l√≠neas antes, en este proceso electoral la mayor√≠a de quejas ante la Fiscal√≠a fue por compra de votos, que no pocos candidatos realizaron directamente ofreciendo dinero o bienes a cambio de asegurar el voto de los incautos. Esto ya est√° prohibido y sancionado por el reglamento vigente, pero en este punto quien ha fallado es el √≥rgano electoral, cuyos integrantes han actuado con parcialidad y conveniencias partidistas o personales, seg√ļn acusaciones de los propios contendientes.

 

El alto costo del proceso comicial

 

Este proceso electoral requirió del presupuesto federal casi 20 mil millones de pesos, y como ya se ha dicho desde este espacio, las elecciones en México figuran entre los eventos del rubro más caros del mundo. En este apartado recuérdese la exigencia ciudadana de que el INE deje de ser un nido de nuevos millonarios, por los altos sueldos y prerrogativas que tienen los consejeros y los altos burócratas del Instituto, así como los comités directivos de los partidos políticos, que reciben su financiamiento a través del órgano electoral.

 

Una deseable reforma electoral tiene que tocar varios aspectos del sistema, para que sin restarle credibilidad, legalidad y transparencia, como ordena la Carta Magna, los comicios resulten menos gravosos para las finanzas nacionales.

 

Es hora de que México presuma dentro y fuera del territorio nacional una democracia seria, con instituciones sólidas, partidos políticos respetables, candidatos transparentes, un órgano electoral intachable con funcionarios imparciales, y un reglamento inapelable que cumpla con lo que mandata la constitución, para que el país tenga gobernabilidad plena y viabilidad en el contexto global.

 

*felicianohg@yahoo.commx

 

 

 

 

Otra reforma electoral
 necesaria
Feliciano Hern√°ndez*
Cd. de México.- Todo el país ha sido testigo de los ABUSOS de candidatos y partidos políticos, sus mentiras y violaciones al reglamento; la intromisión del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el proceso; y la del crimen organizado, eliminado o imponiendo candidatos; el cuestionable papel del órgano electoral y la INCONFORMIDAD de los militantes y votantes frente a las imposiciones de candidaturas por parte de los dirigentes.
ESTE COMPLICADO proceso ‚Äďel m√°s violento en la historia del pa√≠s, seg√ļn algunos analistas-- puso en claro que es necesaria una nueva REFORMA que ponga orden de una vez por todas, para que M√©xico deje atr√°s su democracia bananera.
Conforme avanz√≥ el proceso -todav√≠a en curso al cierre de esta edici√≥n- se fueron acumulando quejas y  denuncias ante la Fiscal√≠a Especializada en Delitos Electorales; desde septiembre -cuando inici√≥ la contienda- se hab√≠an sumado 601 denuncias y quejas, hasta mediados de mayo, la mayor parte por intentos de compra de votos o promesas de inclusi√≥n a programas sociales.
Los casos m√°s pol√©micos fueron protagonizados por los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) y el presidente Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador (AMLO) por el retiro de candidaturas en los casos de Guerrero y Michoac√°n, que dejaron fuera a F√©lix Salgado Macedonio y Ra√ļl Mor√≥n, respectivamente; y luego en la negativa de los consejeros de aplicar la misma vara en Nuevo Le√≥n, lo que se esperaba como inevitable, pero ante la sorpresa de tirios y troyanos los funcionarios del INE decidieron avalar las irregularidades en ese estado, consideradas por analistas como de mayor gravedad.
Dirigentes del PAN y de Movimiento Ciudadano pidieron la intervención de la OEA contra AMLO y este invitó al organismo a ser observador del proceso.
Tanto López Obrador como el senador Ricardo Monreal, coordinador de Morena en la cámara alta, manifestaron su disposición de entrarle a la reforma, después del 6 de junio.
La lista de puntos a considerar en tal empe√Īo reformista es larga y queda en manos de los expertos puntualizar lo pertinente. En esta aproximaci√≥n period√≠stica al tema, solo se resaltan los puntos de conflicto m√°s notorios que fueron el motivo de la mayor discordia durante los meses que dur√≥ el proceso comicial.
Candidatos impresentables: es incomprensible que tanto partidos pol√≠ticos como consejeros del INE y magistrados electorales avalen candidaturas de personajes de fama p√ļblica cuestionable; como si fuera tan dif√≠cil elegir a suspirantes con trayectorias limpias o por lo menos libres de acusaciones en los medios period√≠sticos y redes sociales.
En este punto cabe mencionar que circularon en la prensa se√Īalamientos serios de que la candidata sustituta en Guerrero,  Evelyn -‚Äúla Torita‚ÄĚ- Salgado, hija del candidato destituido, es la esposa de un presunto narcotraficante. El hecho de ninguna manera afect√≥ la decisi√≥n de autoridades para impedirle asumir la representaci√≥n. Queda en el aire el cuestionamiento para AMLO: si estaba enterado del caso y lo permiti√≥, muy mal; pero si desconoc√≠a el antecedente, peor.
Una gubernatura no es cualquier cosa y una reforma electoral debiera establecer una responsabilidad administrativa y penal contra las autoridades partidistas y del Ejecutivo Federal; con la obligaci√≥n de conocer las trayectorias de todos los aspirantes a diputaciones, senadur√≠as, gubernaturas y presidencias municipales;  con facultad de VETO para el presidente, independientemente del partido postulante. Una reforma electoral debe apuntar a limpiar la vida pol√≠tica de M√©xico y a garantizar contiendas democr√°ticas como requisito de legitimidad para asumir los cargos.
Otro caso escandaloso es el referido al candidato a  la gubernatura de San Luis Potos√≠, Ricardo Gallardo, abanderado del PVEM y PT, a quien se le inici√≥ un expediente en la Unidad de Inteligencia Financiera por acusaciones de estar ligado con el narcotr√°fico, pero eso de ninguna manera impidi√≥ a la autoridad otorgarle su registro para la contienda.
Viene a cuento recordar que hace unos a√Īos el periodista Carlos Loret difundi√≥ en una de sus columnas en El Universal -a tiempo para que los partidos rectificaran  sobre sus abanderados-, que tres candidatos estaban acusados de tener nexos con el narcotr√°fico. De nada sirvi√≥ su denuncia period√≠stica; ni las autoridades judiciales ni los partidos la tomaron en cuenta.
Uno de los mencionados por Loret -postulado por el PAN- se convirti√≥ en gobernador de Tamaulipas, y semanas antes del 6 de junio le iniciaron proceso de desafuero para perseguirlo judicialmente, con toda la carga de la deslegitimaci√≥n que eso representa; el otro aludido tambi√©n se convirti√≥ en gobernador de Campeche, pero dej√≥ inconcluso el cargo para convertirse en presidente nacional del PRI.  En sus dos a√Īos como gobernador pudo construirse una residencia de 80 millones de pesos, seg√ļn mencion√≥ el peri√≥dico Reforma.  
Compra e imposición de candidaturas.
Un recurso reprobable de los partidos políticos para intentar ganar votos fue acudir a personajes de la farándula y los deportes para ofrecerles candidaturas; una fórmula que ya les ha reportado ganancias a unos y otros. Llamaron la atención las nominaciones al circo electoral de la cantante Paquita la del Barrio; la de la ex Miss Universo, Lupita Jones; y la del actor Alfredo Adame, entre muchas más.
Un caso anecd√≥tico fue la declaraci√≥n del actor y candidato de Redes Sociales Progresistas, quien fue grabado sosteniendo que de los 40 millones que recibir√≠a del partido para su campa√Īa se iba a ‚Äúchingar 25 millones‚ÄĚ para su cuenta personal; y se luci√≥ mentando madres a sus cr√≠ticos.   
No se olvide el caso del futbolista Cuauht√©moc Blanco, de quien se dijo que acept√≥ ocho millones de pesos por asumir la candidatura a la alcald√≠a de Cuernavaca, por el PES; ya se sabe que gan√≥ y que tuvo un desempe√Īo lamentable; pero el fraude al votante no acab√≥ all√≠ y el colmo fue que lo hicieron gobernador a√Īos despu√©s, con p√©simos resultados en el transcurso del cargo.
Estos casos, que no son los √ļnicos, ilustran la magnitud del problema sobre la cuestionable trayectoria de los aspirantes a los principales cargos de elecci√≥n popular: GOBERNADORES, DIPUTADOS SENADORES, presidentes municipales, y por supuesto, el de presidente de la rep√ļblica.
Ninguna reforma será respetable si deja fuera como requisito el aspecto de la militancia partidista mínima y la capacitación política que debieran recibir en conocimientos sobre el país y la región, distrito o localidad que los aspirantes internos y externos busquen representar.
Dinero sucio y financiamiento p√ļblico y privado. En este punto y pese a la rigurosa vigilancia de la Unidad de Inteligencia Financiera, UIF de Hacienda, los candidatos y sus comisiones de financiamiento muchas veces logran burlar a las autoridades o estas se hacen de la vista gorda, como es el caso del INE.
En Nuevo Le√≥n mostr√≥ la mayor tolerancia con el candidato Samuel Garc√≠a ‚Äďque salt√≥ del √ļltimo lugar en las encuestas al primero, semanas antes de la fecha esperada.  Este abanderado de Movimiento Ciudadano presumi√≥ en p√ļblico el dinero familiar en la campa√Īa y al mismo tiempo tuvo que responder sobre acusaciones de nexos familiares con capos del narcotr√°fico, que expusieron sus adversarios.  
Transparencia y rendici√≥n de cuentas. A pesar de que la ley y reglamento electorales ya contemplan procedimientos para la transparencia y rendici√≥n de cuentas de partidos y candidatos, estos siguen sin apegarse a la legalidad. El INE, encargado de hacer cumplir la ley, ha sido muy flexible en ciertos casos ‚Äďya se mencion√≥ el de Samuel Garc√≠a en Nuevo Le√≥n- excepto en los de Guerrero  y Michoac√°n, donde por faltas menores retir√≥ las candidaturas a los abanderados de Morena.
Promesas falsas o muy costosas. Uno de los recursos más tramposos de los aspirantes para atraer simpatizantes es el de las promesas difíciles de cumplir o muy costosas para el erario. A López Obrador le dieron muy buenos resultados tanto para llegar a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Mexico, como para la presidencia.
El tabasque√Īo no tiene la patente de ese viejo recurso pero es quien m√°s lo ha explotado; por ejemplo con la pensi√≥n para adultos mayores, que estableci√≥ cuando gobern√≥ la capital federal, y luego prometi√≥ darle continuidad en la presidencia. Todav√≠a m√°s -estirando mucho la cuerda-, el mandatario afirm√≥ previo al 6 de junio que pronto bajar√° la edad para que reciban la pensi√≥n  -de los 68 a los 65 a√Īos-, y que los beneficiarios obtendr√°n el doble.
Aunque la cantidad otorgada como ayuda es modesta, la aceptan pobres y ricos, y el doble ya la hace más atractiva para todos. La pregunta es de dónde obtendrá el presidente más dinero para repartir. Esto es lo que muchos críticos consideran promesas electoreras.
Lo peor es que también los candidatos de la alianza PRI, PAN, PRD, anduvieron prometiendo que respetarán ese programa y que legislarán para bajar la edad a los 60; algo a todas luces deseable en las condiciones socio-económicas de la mayoría de la población, pero irresponsable en la situación financiera del país; por lo tanto muy difícil de cumplir.
Por lo cual se puede argumentar que la reforma electoral debe incluir art√≠culos respecto de que todas las propuestas sin justificaci√≥n t√©cnica queden enmarcadas como promesas FALSAS y electoreras -que seguramente no cumplir√°n los promotores- para que los votantes no sean enga√Īados, lo cual puede ser evaluado por un comit√© respectivo del √≥rgano electoral reformado.
Una reforma electoral tiene que exigir a los candidatos seriedad y RIGOR TECNICO en sus propuestas, calificando como inviables aquellas que carezcan de la argumentaci√≥n te√≥rica y  t√©cnica. Sin duda que este requisito los har√° m√°s responsables, al tiempo que le dar√° m√°s credibilidad y seriedad al sistema electoral mexicano, as√≠ como soporte a la democracia que pretende lograr.
Compra de votos.  Como ya  se dijo l√≠neas antes, en este proceso electoral la mayor√≠a de quejas ante la Fiscal√≠a fue por compra de votos, que no pocos candidatos realizaron directamente ofreciendo dinero o bienes a cambio de asegurar el voto de los incautos. Esto ya est√° prohibido y sancionado por el reglamento vigente, pero en este punto quien ha fallado es el √≥rgano electoral, cuyos integrantes han actuado con parcialidad y conveniencias partidistas o personales, seg√ļn acusaciones de los propios contendientes.
El alto costo del proceso comicial
Este proceso electoral requiri√≥ del presupuesto federal casi 20 mil millones de pesos, y como ya se ha dicho desde este espacio, las elecciones en M√©xico figuran entre los  eventos del rubro m√°s caros del mundo. En este apartado recu√©rdese la exigencia ciudadana de que el INE deje de ser un nido de nuevos millonarios, por los altos sueldos y prerrogativas que tienen los consejeros y los altos bur√≥cratas del Instituto, as√≠ como los comit√©s directivos de los partidos pol√≠ticos, que reciben su financiamiento a trav√©s del √≥rgano electoral.
Una deseable reforma electoral tiene que tocar varios aspectos del sistema, para que sin restarle credibilidad, legalidad y transparencia, como ordena la Carta Magna, los comicios resulten menos gravosos para las finanzas nacionales.    
Es hora de que México presuma dentro y fuera del territorio nacional una democracia seria, con instituciones sólidas, partidos políticos respetables, candidatos transparentes, un órgano electoral intachable con funcionarios imparciales, y un reglamento inapelable que cumpla con lo que mandata la constitución, para que el país tenga gobernabilidad plena y viabilidad en el contexto global.
*felicianohg@yahoo.commx



More articles by this author

En México, el covid-19 encontró campo fértil la fallida política de alimentación y salud.En México, el covid-19 encontró campo fértil la fallida política de alimentación y salud.
  En M√©xico, el covid-19 encontr√≥ campo f√©rtil La fallida pol√≠tica de alimentaci√≥n...
México, sin vacunas contra  crisis laboral post Covid-19México, sin vacunas contra crisis laboral post Covid-19
  M√©xico, sin vacunas contra crisis laboral post Covid-19 Por Feliciano Hern√°ndez Urgen...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 278 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

273 Suplemento
Banner
224
Banner
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
407
Banner
406
Banner