joomla visitor
AuditorŪa
Es hora de la Tregua de Dios
Voces Diario
Banner
Cert√°men XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
356
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 209


La nueva sociología política en las Américas documenta que, durante la oleada de golpes de Estado en el sur del continente en la segunda parte del siglo XX, que permitieron el encumbramiento de regímenes militares de corte fascista, se operó una estrategia neogoebbelsiana de control-aterramiento de la sociedad, mediante el enervamiento de mitos al través de los medios de comunicación, preferentemente audiovisuales.

Ensayos de esa √≠ndole han tratado los casos de Chile, Argentina y Per√ļ bajo las dictaduras de Augusto Pinochet, Rafael Videla y Alberto Fujimori respectivamente.
 
Esas pr√°cticas de manipulaci√≥n y desmovilizaci√≥n colectiva, basadas en el terror medi√°tico, se adoptaron como recurso para prolongar la presencia de gobiernos que carec√≠an de base social y electoral, a√ļn en el caso de Fujimori, quien lleg√≥ al poder por la v√≠a de las urnas. Siempre que aparec√≠a un asomo de resistencia popular en los pa√≠ses del Cono Sur, invariablemente los poderes espurios echaron mano de espantajos para distraer la atenci√≥n popular de los verdaderos factores de las crisis pol√≠ticas, invariablemente de orden econ√≥mico. ‚ÄúManiobras diversionistas‚ÄĚ, se les denomin√≥.

En M√©xico, dichas perversas t√°cticas se adaptaron durante la presidencia fraudulenta de Carlos Salinas de Gortari, v√≠ctima a√ļn de sus propias reaturas: El chupacabras, se le moteja todav√≠a al ex presidente, en alusi√≥n al coco que se populariz√≥ durante su administraci√≥n. La ocurrencia podr√≠a asar a los cuadernos de la picaresca mexicana, si no fuera porque sobre su gesti√≥n pesa hasta la fecha una sospecha mayor: De la epidemia del c√≥lera, que afect√≥ entonces principalmente a poblaciones ind√≠genas de Oaxaca, Guerrero y alguna porci√≥n de Michoac√°n, lleg√≥ a decirse que fue provocada eliberadamente por manos criminales que diseminaron en las cuencas hidr√°ulicas de la regi√≥n el vector asesino, que gener√≥ una psicosis incluso de alcances internacionales.
Si la hipótesis es comprobable o no (los crímenes de Estado nunca son esclarecidos), lo cierto es que alcanzó un alto grado de verosimilitud porque -independientemente de sus mortales saldos inmediatos- desde aquella intimidante alarma floreció la industria del agua embotellada, uno de los ectores más rentables del ramo de los bebestibles, y menos explorados de la política de privatizaciones del salinismo, no obstante su monstruoso impacto en la economía popular.
 
Hoy estamos de nuevo frente a un fenómeno de psicosis general, ahora derivado del sospechoso manejo propagandístico de la epidemia de influenza porcina (conocida científicamente como H1N1), que ha desquiciado en México las actividades productivas, educativas, recreativas y hasta religiosas; ha cerrado en el extranjero el mercado de cárnicos nacionales y ha desencadenado alertas a potenciales viajeros a nuestro país en diversas regiones del planeta,etcétera.
 
Obviamente, haciendo abstracci√≥n de su origen, ese problema de salud p√ļblica es real -a√ļn dosificado, el elevado n√ļmero de muertos y hospitalizados est√° plenamente documentado-, aunque haya sido tard√≠amente abordado por el gobierno de la Republica. Existen testimonios m√©dicos y familiares de varias entidades federales que, desde mucho antes de la aceptaci√≥n oficial de su presencia de la epidemia, hablan de v√≠ctimas por diagn√≥sticos equivocados u ocultos, y de tratamientos fallidos por la falta de medicamentos id√≥neos o la inoportunidad de su aplicaci√≥n.
 
Para adversidad de las autoridades gubernamentales -que act√ļan en un ambiente de mentiras institucionalizadaslas voces cr√≠ticas echan le√Īa a la hoguera de la incredulidad respecto de la diligencia y eficacia de sus reacciones despu√©s de que pas√≥ la etapa preventiva y se complica el m√©todo curativo de la peste. Y no es para menos: es que la calamidad se presenta cuando el gobierno falla en la guerra del y contra el crimen organizado; no le encuentra la cuadratura al c√≠rculo de la crisis econ√≥mica y est√°n encima las elecciones intermedias federales y algunos cambios de gobernadores y legislaturas estatales, en un escenario en el que el PAN rema contra la corriente en las encuestas sobre preferencia del voto. No hay por donde esas autorizadas puedan remozar su imagen.
 
Para atizar la falta de credibilidad del gobierno, al secretario de Hacienda, Agust√≠n Carstens (el que hace un a√Īo present√≥ el cataclismo econ√≥mico mundial como un catarrito),de visita en Washington se le ocurre abrir la boca para declarar que la epidemia no provocar√° un da√Īo permanente a la econom√≠a mexicana, y que los mercados ‚Äúno deben preocuparse‚ÄĚ por el funcionamiento del sistema econ√≥mico mexicano. √Čl, como otros funcionarios del gabinete de Calder√≥n Hinojosa, no son capaces de aceptar la oportunidad de permanecer con la boca cerrada. Al margen de filias y fobias pol√≠ticas y partidistas, frente a un enemigo com√ļn
cuya magnitud es dif√≠cil de ponderar en un clima de confusi√≥n y ofuscaci√≥n, es pertinente recomendar lo que en buen cristiano se denomina ‚Äúla tregua de Dios‚ÄĚ, mientras que las autoridades de Salud, con serenidad y honestidad, atinan a restablecer la tranquilidad entre los mexicanos, condenados a pasar de una indefensi√≥n a otra.


More articles by this author

ITINERARIO 2018: La democracia contratada y contratista ITINERARIO 2018: La democracia contratada y contratista
  ITINERARIO 2018 La democracia contratada y contratista Abraham Garc√≠a Ibarra APAGADAS EN PALACIO...
ITINERARIO 2018: De sucesión presidencial y de dinosaurios mutantes ITINERARIO 2018: De sucesión presidencial y de dinosaurios mutantes
ITINERARIO 2018 De sucesión presidencial y de dinosaurios mutantes Abraham García Ibarra TECLEAMOS...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 307 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner