joomla visitor
Auditoría
APUNTE
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
399
Banner
398
Banner
397
Banner
396
Banner
395
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Ediciòn 285

APUNTE

JORGE GUILLERMO CANO

Los días después


INCLUSO HACIENDO ABSTRACCIÓN del muy probable conflicto post electoral (que en sí configura un escenario que desdice los avances democráticos en este país que ves) el México después de la elección de este primero de julio no tiene mucho qué esperar cualquiera sea el desenlace.


Cano

 

No lo tiene por la sencilla razón de que ninguno de los pretensos planteó alternativas de fondo, realmente diferenciadas, al modelo socio económico en curso.

A contrapelo de una festinada “estabilidad económica”, vestida de cifras alegres desde la oficialidad, la miseria ha venido aumentando, así como la informalidad y la falta de puestos de trabajo con salario digno. El mínimo es una vergüenza.

Las asimetrías entre los que tienen (porque se lo apropian por obra y gracia de un sistema que ninguno de los pretensos ha cuestionado en el fondo) hasta el exceso insultante y los que nada, o casi nada, reciben, se ensanchan sin remedio a la vista.

Partidocracia cómplice

La partidocracia en modo alguno es ajena a esa situación y su papel ha sido de cómplice y socio del gran negocio nacional que es la política que padecemos.

La inseguridad galopante, con el remedo inteligente de la armada, la Siedo y la DEA (último botón: el caso chapito junior) no tiene solución de continuidad y las propuestas de los pretensos carecieron de contundencia en ese renglón (al igual que en casi todo los demás).

En el ámbito educativo ya la vista se perdió de lo toral y todo queda en el enredo de las pugnas sindicales, de signo partidario, los afanes de la dueña del SNTE, la negociación oficial y la plena simulación.

El deterioro social, imparable, es campo fértil de la descomposición que lo mismo afecta la integración civil que el sentido estético; el nivel cultural está por los suelos y la estupidización televisiva (que no ha recibido la atención consecuente de los críticos emergentes) no parece conocer límite.

De la veleidad a la tontería

Los gobernantes, detentadores y usufructuarios del poder que no servidores públicos, van de la veleidad a la tontería pero, eso sí, sus negocios y clientelas siguen beneficiándose sin medida.

El nivel de la llamada “clase política” está por los suelos y la política que se hace no resiste el menor análisis; la democracia ronda la farsa.

El tamaño de la tarea, si acaso concediendo a la buena fe y el escaso optimismo el beneficio de la duda, parece quedar muy grandes a los pretensos.

Y pase lo que pase todo está por verse. Las campañas no fueron sino reiteraciones de la retórica vacía, en todos los casos.

Como sea, cuando esta columna aparezca habrá terminado otra fase de la cruzada sin cruzados, sin descartar los obligados aspavientos. ¿Alguna garantía de que las cosas mejoren? -Ninguna. Todo, reiteremos, está por verse, de quien sea.

Sin opciones, la realidad

En la víspera, luego de los “cierres” de campaña (que cerradas estuvieron al entendimiento y a la reflexión madura, seria y responsable) el carísimo aparato electoral no había dado claras muestras de su capacidad para enfrentar, con referentes al canto, las descalificaciones previas, por lo que se puede adelantar la secuela.

Y en los cierres tales, más de lo mismo; la retahíla de promesas que se perderán en la bruma humosa del proceso consumado.

En suma, para este escribiente queda claro que el pueblo mexicano aún no cuenta con las opciones para un cambio verdadero, que se tienen que abrir otras vías y surgir otras organizaciones, en la búsqueda siempre necesaria de alternativas reales, no figuradas, a los grandes problemas nacionales.

El sexenio que viene, acaso, sólo servirá para ratificar la imposibilidad del cambio real mientras el sistema siga vigente (y con quien sea).

La armada de la DEA

Latrocinios, violación de garantías, colusión de una agencia extranjera (la DEA, con la Armada de México y la SIEDO). Eso y más en el montaje pre electoral de la detención del hijo del Chapo Guzmán. Y todo, como sucede a diario en este país, en la plena y ofensiva impunidad.

No tan de paso, otro elemento relevante para cuestionar la sobre valoración de la eficacia y la eficiencia policiaca de Estados Unidos, donde hay torpes, incapaces y negligentes al igual que en la despreciada periferia imperial.

Grave de suyo el nuevo ridículo mexicano, de la mano de los súper policías de la metrópoli, y peor el evidente uso electorero del aparato de justicia, recurrente ya, pero ahora con el desinteresado apoyo del primer mundo.

Una de remiendos

Mientras la escalada discriminatoria avanza, con altibajos, en Estados Unidos, la Suprema Corte de ese país declaró inconstitucionales los puntos más espinosos de la ley anti inmigrante de Arizona, la SB 1070, lo que prefigura el destino de otras semejantes.

Sin embargo, los magistrados dejaron campo libre para que la policía estatal pueda detener e interrogar, “momentáneamente”, a probables inmigrantes ilegales si hay una “duda razonable” de los agentes.

La policía seguirá teniendo autoridad “limitada” para efectuar redadas, pero no habrá detención “formal” hasta que se verifique con agentes federales de inmigración el estatus de los sospechosos.

Como bien advierten organizaciones defensoras de inmigrantes la resolución de la Corte se queda corta y, en la práctica, será muy difícil impedir que se sigan violando los derechos universales de los indocumentados.

El cherife Arpaio

De hecho, Joe Arpaio, el cherife “más rudo del oeste”, ídolo de neofascistas y ultraconservadores, continúa con sus desmanes en Maricopa, Arizona.

Arpaio ha sido acusado por el gobierno federal de Estados Unidos de aplicar el “perfil racial” en detenciones de tránsito e inmigración y de discriminar a hispanohablantes en las cárceles de su jurisdicción.

Medios influyentes han denunciado que el cherife, cuyos logros no se ven por parte alguna en lo que toca a lo fundamental de su función policiaca (su fama se debe a sus prácticas discriminatorias) ha promovido una “cultura de discriminación” contra latinos, especialmente mexicanos.

El gobierno (de Estados Unidos) se tardó en presentar su demanda y la demora es un precedente negativo, pues resulta evidente que en comunidades con menos atención mediática se agudiza la violación de los derechos y los abusos contra inmigrantes.

La resolución de la Corte, con todo y que significa un avance relativo, puede quedar en lo formal, rebasada por los hechos, advierten las organizaciones de defensa de los indocumentados.

Por lo que toca al gobierno mexicano, todo queda en congratulaciones y bien, gracias.

Tamborazos

-Lo único bueno de las campañas que sufrimos, ese concurso de veleidades, simplezas y acarreos humillantes, es que se tenían que acabar.

-Referentes, seguramente no intencionales, de la “tremenda eficacia” policial de la metrópoli son los programas televisivos de abierta propaganda que los canales de paga nos recetan.

-Sin solución a la vista (todos se hacen de la vista gorda) continúa la violación a la Constitución por parte del gobierno en los llamados “retenes”, mismos que propician la criminalidad en lugar de combatirla efectivamente.

-Abusos, humillaciones a la ciudadanía, transgresión sistemática de los derechos humanos, es la constante. A ver hasta cuándo. ( Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ).



More articles by this author

APUNTE Tiempos de GomorraAPUNTE Tiempos de Gomorra
  APUNTE Tiempos de Gomorra Jorge Guillermo Cano Ni caso en reseñar las múltiples...
APUNTE Viene lo más difícilAPUNTE Viene lo más difícil
    APUNTE Viene lo más difícil Jorge Guillermo Cano   Se confirmaron las tendencias Es un...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 296 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
394
Banner
393
Banner
392
Banner
391
Banner
389
Banner
388
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner