joomla visitor
AuditorŪa
Candidaturas independientes, las lecciones del 2018
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 367

4

Candidaturas independientes, las lecciones del 2018

 

Feliciano Hern√°ndez*

 

EL CUENTO DE LAS CANDIDATURAS INDEPENDIENTESlevant√≥ falsas expectativas, en el mejor de los casos. Para algunos idealistas  y aventureros de la pol√≠tica era la salida ante la cerraz√≥n del sistema partidista corrupto que bloquea el sano desempe√Īo de la democracia en M√©xico, pero lo visto en esta contienda electoral exhibe las flaquezas de esa alternativa. No es una descalificaci√≥n facilona, sino la conclusi√≥n preliminar que los hechos  han arrojado en estos meses previos a la inminente hora electoral del 2018.

 

CHICAGO, ILLINOIS.-Desde el observatorio de la objetividad que permiten los hechos recientes, se puede afirmar anticipadamente que la estructura electoral partidista de México, es decir la partidocracia corrupta, quedará indemne al finalizar el proceso electoral de relevo presidencial 2018.

 

Los supuestos candidatos independientes s√≥lo hicieron ruido   ‚ÄĒy en muchos casos ni eso‚ÄĒ, sin aportar innovaciones ni nada que sacudiera el a√Īejo y podrido entramado prevaleciente. ¬ŅQu√© fall√≥?, nos preguntaremos semanas y meses despu√©s.

 

En el caudal de explicaciones, sin duda prevalecer√°n algunas de las m√°s obvias.

 

1.-SE IMPUSOla desconfianza de los ciudadanos ante la nueva opci√≥n, motivada desde el inicio por aspirantes desconocidos y por ciertos precandidatos que ante las dudas de ganar las nominaciones en sus partidos pretendieron sorprender al electorado disfraz√°ndose de independientes. Las dificultades que tuvieron para reunir los votos necesarios fue un adelanto de los previsibles resultados del d√≠a de la elecci√≥n. La gente se dio cuenta de la farsa y se vacun√≥ contra el enga√Īo mediante el conocido recurso del abstencionismo.

 

2.-EL MARCOlegal result√≥ complicado para los participantes y en ciertos aspectos se convirti√≥ en un obst√°culo dif√≠cil de saltar, en particular en las condiciones de registro y en la falta de recursos para dise√Īar esquemas de difusi√≥n que permitieran a los pretendientes dar a conocer sus propuestas ampliamente. ¬ŅCu√°les?

 

3.-LA INEQUIDADen las condiciones de cada candidato fue una verdadera ventaja para los abanderados de los partidos por contar estos con mayores redes de apoyo; todo lo contrario, para los que menos recursos y apoyos pudieron allegarse.

 

4.-LA AUSENCIAde propuestas audaces de los independientes y sus bases de apoyo es un monumento a la incompetencia, a la falta de creatividad y de imaginación; o no entienden la gravedad de los problemas de México en inseguridad y desempleo, en uso creciente de drogas, en mala salud física y mental y en pésima educación, por supuesto en desesperanza y falta de iniciativa para emprender el cambio.

 

Solo frustración

 

EN LOS RESULTADOSque arroje el INE antes y después del proceso se podrá ver con mayor precisión lo que funcionó y lo que puede mejorar, porque es un hecho que la opción de candidaturas independientes llegó para quedarse, aunque en este momento sólo deje frustración.

 

Los ganadores de siempre.    

 

Hasta ahora los datos preliminares ya permiten sacar algunas conclusiones:

 

Los partidos tradicionales prevalecen como opción principal para los aspirantes a ser votados.

 

 El control mafioso de los enormes recursos destinados al proceso electoral ‚ÄĒcampa√Īas pol√≠ticas, al INE y a los partidos‚ÄĒ seguir√° en manos de pocos.

 

 La sociedad en general pierde una opci√≥n de cambio, quiz√°s la m√°s importante por su potencial de trascendencia, aunque en lo inmediato sus logros hayan sido menores.

 

 Las leyes de la materia y las autoridades correspondientes otra vez fueron rebasadas, impunemente. Los partidos y sus candidatos cometieron irregularidades antes y durante los tiempos legales del proceso electoral.

 

 El mayor gasto en el cumplimiento del derecho a votar y ser votado no garantiza mejores resultados ni aporta elementos sustantivos al sano desarrollo del estadio democr√°tico.

 

 La intromisi√≥n de intereses obscuros en apoyo o dem√©rito de ciertos candidatos y partidos, as√≠ como de dinero sucio para las campa√Īas ha sido latente.

 

 La falta de transparencia y de rendici√≥n de cuentas no fue una preocupaci√≥n fundamental de los precandidatos ni de sus bases de apoyo.

 

 La sociedad sigue jugando su p√©simo papel de observadora distante ante unos medios de comunicaci√≥n que se involucraron activamente, como siempre, con tendencias f√°ciles de identificar y anteponiendo los intereses de grupos de poder.

 

Saldos positivos del nuevo esquema

 

Entre los resultados plausibles de este ensayo electoral con candidatos ‚Äúindependientes‚ÄĚ deben apuntarse varios:

 

1.-SIN DUDA que el podrido esquema de partidocracia que ha secuestrado a México tiene hoyos por donde se puede colar la opción de cambio, visto en los casos de los que lograron vencer las inercias y desventajas en este proceso de 2018.

 

2.- EL ENSAYO electoral de este a√Īo permite ver las limitaciones del marco legal y plantear desde ahora un ajuste al mismo en el pr√≥ximo periodo legislativo.

 

3.-LOS PROPIOS aspirantes y la sociedad en general deben sacar importantes lecciones de este ensayo electoral de inmediatas aplicaciones en los subsiguientes procesos electorales.

 

4.-LA SOCIEDAD debe involucrarse definitivamente en la exigencia de que se reduzca el escandaloso costo monetario de todos los procesos electorales. La democracia no tiene por qué resultar cara, por más que los burócratas consejeros del INE reclamen para sí mismos privilegios insostenibles e injustificables.

 

5.- LA SOCIEDAD también tiene que exigir cuentas a los partidos y sus líderes y candidatos, y retirarles todos los apoyos por incumplimiento de promesas, por falta de trasparencia y rendición de cuentas y sobre todo por incongruencia de sus dichos y hechos. Es el caso de todos los partidos que tienen una plataforma electoral, declaración de principios y estatutos apegados a los mejores estándares democráticos, pero en los hechos son ejemplo de perversión, suciedad y antidemocracia.

 

El caso que mejor ilustra la afirmaci√≥n previa es el Partido de la Revoluci√≥n Democr√°tica (PRD), que siendo un partido de origen izquierdista en los √ļltimos a√Īos se ha destacado por apoyar la agenda de su ant√≠poda, el Partido Acci√≥n Nacional (PAN), m√°s por conveniencias de sus l√≠deres y sin importarle la traici√≥n a toda su base electoral, doctrina y declaraci√≥n de principios, hecho que motiv√≥ la gran divisi√≥n con que llega la izquierda a esta decisiva e hist√≥rica batalla electoral.

 

Igualmente est√°n los casos de los partidos nuevos y los de anterior registro que se han empe√Īado en ser r√©moras de los partidos mayores, s√≥lo para lograr su supervivencia en el sistema y seguir obteniendo grandes beneficios del presupuesto que se les asigna.

 

Lastres contra el futuro anticipado

 

Queda claro que la conformación de alianzas anti natura sólo para acceder al poder, vergonzantes, sin coincidencias de plataforma electoral ni declaración de principios, sólo por conveniencias políticas, es una aberración que debe terminar.

 

Otro hecho reiterado y muy da√Īino ha sido la falta de unidad entre candidatos y partidos de la misma tendencia ideol√≥gica, divididos por afanes protag√≥nicos y por cuotas de poder y recursos. Porque a pesar de sus leg√≠timas luchas y banderas, al final lo que los hunde en la derrota son sus ambiciones personales.

 

El da√Īo a la credibilidad de las instituciones est√° hecho y no ser√° f√°cil revertirlo. Las candidaturas independientes pierden en lo general en este 2018, hist√≥rico por la trascendencia de la sucesi√≥n al estar en juego algunas de las reformas estructurales impulsadas por el da√Īino sistema neoliberal.

 

El abstencionismo sigue siendo el síntoma de un diagnóstico ya conocido, pero desatendido porque los candidatos partidistas responden a sus estructuras corrompidas, y porque los supuestos aspirantes independientes enfrentan la muralla de la desconfianza en todo lo que suene o huela a política. Junto a los abanderados de los partidos lo que todos han exhibido es una penosa y grave carencia de ideas, empeorada por atavismos y falta de voluntad de cambio para construir un México recargado y audaz frente a los grandes retos globales del futuro anticipado.

 

*Periodista mexicano, radicado en Chicago, Il. Estados Unidos. Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 



More articles by this author

Resistencias al cambio
  El triunfo de AMLO y sus promesas de transformar a...
Nuevos críticos del nuevo régimenNuevos críticos del nuevo régimen
  El cambio de r√©gimen pol√≠tico en M√©xico implica tambi√©n, aunque...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 634 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner