joomla visitor
AuditorŪa
Elbazo. ¬Ņse atrevera?
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Ediciòn 291

Elbazo.

¬Ņse atrevera?
RAMI SCHWARTZ

 

HACE UNOS 25 A√ĎOS una nueva palabra se agreg√≥ al diccionario pol√≠tico mexicano: Quinazo. Una ma√Īana nos despertamos todos con la noticia que el Ej√©rcito mexicano hab√≠a llegado a la casa del m√°s poderoso l√≠der sindical en M√©xico, mandam√°s de los petroleros, hombre de inmensa fortuna, con una cola igual de larga y una lista de haberes impresionante.

ELBAZO
Elba Esther

El Presidente en funciones, Carlos Salinas, estaba urgido de legitimidad. El PRI le hab√≠a robado la elecci√≥n a Cuauht√©moc C√°rdenas de una manera burda y grosera y el l√≠der petrolero, Joaqu√≠n Hern√°ndez Galicia, conocido como La Quina, hab√≠a osado apoyar a Cuauht√©moc durante la campa√Īa.‚Ä®‚Ä®Como a las 2 de la madrugada, un comando del Ej√©rcito mexicano lleg√≥ a su residencia en Ciudad Madero, irrumpi√≥ en ella, le plant√≥ armas de grueso calibre y lo llev√≥ preso. Lo condenaron a una pila de a√Īos de prisi√≥n que nunca cumpli√≥, pero fue as√≠ como Carlos Salinas se apoder√≥ del sindicato de petroleros, el m√°s poderoso y rico en aquellos tiempos y en su lugar coloc√≥ a uno m√°s corrupto que por cierto sigue ah√≠, robando a manos llenas y ostentando su riqueza: El infame Carlos Romero Deschamps.‚Ä®‚Ä®Unos meses despu√©s, al ver las barbas del vecino cortar, otro l√≠der vitalicio puso las suyas a remojar. Carlos Jonguitud Barrios, poderoso l√≠der del sindicato de maestros, igualmente corrupto, millonario y antidemocr√°tico simplemente se hizo a un lado para dejar a Salinas colocar en su lugar a otra peor que √©l, una incondicional llamada Elba Esther Gordillo quien, al igual que Romero Deschamps, roba a manos llenas y ostenta su riqueza, presumiendo joyas, ropa, viajando por todo el mundo, con lujosos departamentos y residencias en los lugares m√°s exclusivos.

Claro, la diferencia entre La Quina y Jongitud con Romero Descahmps y Elba Esther Gordillo es que los segundos nunca se la han jugado en contra del establishment, en contra de los presidentes de México. Han tenido la habilidad de no regatearle sus apoyos a Zedillo, Fox y Calderón; han sido fieles soldados del PRI, rojo y azul, y han cobrado con creces su fidelidad. Gozan de poder y riqueza incalculables, cuentan con representantes en el congreso, en el senado (ellos mismos han sido diputados y senadores, líderes de sus bancadas y de comisiones), tienen gobernadores incondicionales y hasta controlan secretarías de estado.

Elba Esther Gordillo, por ejemplo, tiene hasta su propio partido pol√≠tico, obtiene cientos de millones de d√≥lares cada sexenio por tener esa franquicia, su yerno fue subsecretario de Educaci√≥n P√ļblica, cobraba 20 por ciento de cada contrato que firmaba dicha secretar√≠a. De la misma forma que Elba Esther Gordillo control√≥ a Ernesto Zedillo cuando este fue secretario de Educaci√≥n P√ļblica, su yerno control√≥ y mangone√≥ a Josefina Vazquez Mota, Alonso Lujambio y a Jos√© √Āngel C√≥rdova Villalobos quienes se han cuadrado ante su poder. Lo mismo, con sus matices, sucede en el gremio petrolero.

Y mientras estos líderes hacen lo que les place sin contrapesos, tanto la industria petrolera como la educación en México van en reversa. Cuando Romero Descamps comenzó a despachar como líder del sindicato, México era una potencia petrolera; hoy exportamos la mitad del petróleo que en aquél entonces, las reservas probadas se agotan, Cantarell, el mayor campo petrolero, ya está casi seco y nos enfilamos a pasos agigantados a no ser ni siquiera autosuficientes en materia de energía.

Y el caso de la educaci√≥n es pat√©tico. El magisterio se ha convertido en una agencia promotora del voto mientras los niveles educativos de los ni√Īos mexicanos se desploman d√≠a a d√≠a, ocupamos el √ļltimo lugar entre los pa√≠ses de la OCDE, los maestros se niegan a ser evaluados, las plazas se venden al mejor postor o se heredan, y es as√≠ como el poder y la riqueza de estos capataces se finca en un menor y peor desarrollo de nuestros ni√Īos, en el desplome de nuestra industria petrolera.

Ambos tienen una cola tan larga que va de M√©rida a Ensenada. Con ganas, Pe√Īa Nieto podr√≠a hacerles a ambos lo que en su momento Salinas hizo con La Quina y Jonguitud. En el caso de Elba Esther, se le acusa incluso de deber vidas humanas y en el caso de Romero Deschamps, hay que ver a su hija, presumiendo las riquezas mal habidas de su padre en las p√°ginas de Facebook, insultando la inteligencia de millones de mexicanos que no tienen ni para cubrir sus necesidades b√°sicas mientras ella adorna su bulldog con collares de brillantes.

Ya es hora de agregar nuevos términos al diccionario político mexicano, ya es hora de un elbazo y de un romerazo; ya es hora de cumplir y hacer cumplir las leyes de los Estados Unidos Mexicanos; ya es hora de tener un presidente al que la nación no le demande no haberlo hecho.

Salinas, Zedillo, Fox y Calder√≥n ser√°n repudiados siempre. Sus nombres estar√°n por siempre escritos con letras de excremento en los anales de la ignominia. Pe√Īa Nieto no puede, no debe tener el mismo destino. Mandar al Ej√©rcito a arrestar a estos dos y fincarles responsabilidades por tantos a√Īos de infamias es un buen principio porque adem√°s. Esto har√≠a que el resto de los l√≠deres, igual de corruptos, ponga sus barbas a remojar como en su momento lo hizo Jonguitud.

Y para esto no se requiere ninguna reforma laboral. Es más, aquellos capítulos que se niegan a ser aprobados por las dirigencias sindicales por atentar en contra de sus privilegios serán fácilmente aprobadas por sus sustitutos.

La popularidad de Pe√Īa Nieto pasa por el descr√©dito de Elba Esther Gordillo y Carlos Romero Deschamps. Y no se trata de una opini√≥n personal sino quiz√° del reclamo m√°s recurrente y justo que tengan millones y millones de mexicanos. Pe√Īa Nieto lo sabe, la pregunta es si va a tener el valor de hacerlo, si nos va a dar por nuestro lado a millones o va a seguir privilegiando a unos cuantos a un costo enorme para el pa√≠s.



More articles by this author

H√©roe popular, villano p√ļblicoH√©roe popular, villano p√ļblico
 H√©roe popular, villano p√ļblico RAMI SCHWARTZ   UN AMIGO M√ćO DICE que en el mundo moderno hay...
Un zopilote no hace carro√ĪaUn zopilote no hace carro√Īa
Un zopilote no hace carro√ĪaRAMI SCHWARTZ   DICE EL DICHO que una golondrina...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 757 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner