joomla visitor
AuditorŪa
Una obra de risa…
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
399
Banner
398
Banner
397
Banner
396
Banner
395
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Ediciòn 285

Una obra de risa…
REGINO D
√ćAZ REDONDO


“La crisis no empezó en Europa;
Lehman & Brothers no era un banco europeo‚ÄĚ.
Laurent Faubius,
Ministro de Asuntos Exteriores de Francia

 

MADRID.- Sonría pero no se carcajee, aunque la obra teatral propicie el bostezo, los actores sean pésimos y el argumento infumable. Eso sí, mantenga el tipo, no la recomiende y pídala al Santo Grial que pronto salga de cartelera.

Obama
Obama.

 

La coreografía es europea, los protagonistas, seres de otro mundo, de países periféricos indolentes, manejables y malcriados. El elenco lo compraron por peso -a tanto la tonelada- es numeroso y escogido después de pasar las pruebas de fidelidad.

Que nadie se salga del gui√≥n: quien maneja el gui√Īol, mueve a los t√≠teres, los mete y saca del escenario; estos hacen chistes de mal gusto o reiterativos. Aguantan los catorrazos que les propinan, ruedan por el suelo, si es preciso, y se yerguen triunfantes poco antes de caer el tel√≥n.

Esa fue la orden de arriba, del norte, donde se construye la tramoya entre bambalinas. La coreograf√≠a, nada de otro mundo. La m√ļsica es wagneriana. El productor naci√≥ Alemania del Este, estudi√≥ f√≠sica cu√°ntica pero cambi√≥ de profesi√≥n porque ganaba poco dinero y sus c√°lculos aplicados a la econom√≠a han dado estupendos resultados en pol√≠tica.

No obstante, su felicidad es ya cuestionada y puesta en tela de juicio. Los espectadores dudan de su buena fe porque los asientos est√°n viejos, los palcos vac√≠os, el patio de butacas a medio llenar y los pasillos sucios. Los empleados se quejan, no reciben propinas y buscan trabajo allende para mantener a sus familias. La tristeza griega, portuguesa, espa√Īola, italiana, se extiende a Chipre y el p√ļblico holand√©s est√° a punto de contagiarse del descontento de sus vecinos del sur.

Bush el renacido.
Bush el renacido.

No es agradable el ambiente, la rutina cansa. Asistir por obligación, molesta; aplaudir, se hace cada vez más difícil y los desertores aumentan. Prefieren dormir en parques y jardines y comer cualquier cosa a la sumisión y el mal trato.

Ven como se privilegia a empresas extranjeras que son due√Īas del tinglado sin m√°s esfuerzo que cobrar el alto precio de las entradas y la absurda trama elaborada con desechos del Lido y del Moulin Rouge.

Europa, la casa de todos, est√° en manos de un peque√Īo grupo poderoso, fundamentalmente respaldado por capital americano y asi√°tico. Ha formado una multinacional de acero que fija conductas, se√Īala rutas, alimenta a sus guaruras y los recompensa con generosidad por guardarle las espaldas.

Empero, en el horizonte, a√ļn lejos, se acercan nubarrones que no presagian nada bueno. Las que antes eran rayas grises que se esfumaban con un simple soplo, ahora se aproximan, peligrosas y cargadas, para reivindicar el respeto a los sojuzgados y construir nuevas avenidas a cuyos lados nazcan √°rboles frondosos que embellezcan y den sombra para guarecerse del sol que cae a plomo sin piedad.

La situaci√≥n lleg√≥ a su cl√≠max. En la carpa, se exhibe la inestabilidad del continente. √Čste, pierde la raz√≥n y hay que acudir al rescate. Su decadencia y empobrecimiento empiezan a hacer estragos en las sociedades desarrolladas m√°s all√° de los mares.

Donald Rumfield.
Donald Rumfield.

El presidente Obama, agobiado por una derecha implacable e infectada, vuelve la cara hacia aquí. Para su reelección necesita que las finanzas del viejo continente estén sanas y no sigan debilitándose. Sabe también, -consejeros tiene-, que la economía global se sustenta en acuerdos interoceánicos.

Sin seguridad y con bajos niveles de vida en Europa, la economía estadunidense sufre y se refleja en las encuestas. Desciende la popularidad del demócrata y la herida le pasa factura. Tiene que reconquistar la confianza del elector asegurándole su tranquilidad.

En el √ļltimo acto, vemos que el Casino Global, tan √ļtil en los tiempos del torpe George W. Bush, necesita mantenimiento. Sus paredes se ennegrecen con rapidez. Hay que lavarles la cara.

Si por negligencia o sordera el inquilino de la Casa Blanca es reemplazado por un adversario previsible, defensor de la infame ortodoxia de Dick Cheney y Donald Rumsfeld, la situación será insostenible.

El pueblo estadunidense razona pero a veces se equivoca. Esperemos que acierte en noviembre próximo. Con Mitt Romney, los problemas se agravarán y si no, al tiempo.

La alternancia política es conveniente pero no ahora. Obama es oxígeno para los países necesitados de aire fresco; una garantía de libertad y cambios hasta donde se lo permita el Capitolio.

Después de una serie de diálogos y enfrentamientos entre los actores, la obra se desarrolla con polémica y la confrontación ideológica. No aprendemos del pasado y lo peor puede ocurrir. No es una utopía.

Politólogos y economistas coinciden en que la dispersión de puntos de vista, matizados, oscuros o ininteligibles, es necesaria pero no definitiva.

En las conversaciones, los protagonistas no utilizan el prefijo a (ateo, aconfesional, apolítico, amoral… etcétera) porque predomina la confusión y las tendencias no están claras. La a privativa es consecuente con el diccionario pero no debe aplicarse a nuestras virtudes o defectos. La descomunal relatividad que gobierna y dirige a las democracias lleva intrínsico el pragmatismo peyorativo de las personas.

Sí, lo que hoy es agua fresca y limpia, puede convertirse en un vertedero de basura en unos minutos, quizá menos.

Por la misma carretera que se dibuja en el parqué, transitan en dirección contraria unos y otros. Por tanto, chocan y se enfadan. Al final, hasta pueden charlar los honestos con advenedizos. Y, quizás, se despidan con un fuerte apretón de manos, falso pero necesario.

Las posiciones rotundas, claras, sean las que fuesen, son cargas obesas que nos aplastan cuando debería ser al revés.

Seg√ļn el guionista, la Uni√≥n Europea est√° compuesta por una banda de m√ļsicos que desafinan entre s√≠. Un solo cuerpo es bic√©falo (Consejo y Comisi√≥n), con sus divisiones como el Banco Central y el Eurogrupo que se van por la libre porque no hay una autoridad bancaria ni un solo juicio compartido.

Dick Cheney.
Dick Cheney.

La obra lleva mucho tiempo en cartelera. Los int√©rpretes se preguntan ¬Ņc√≥mo se pueden poner de acuerdo organizaciones tan soberbias como el FMI, los Bancos Mundiales, los inversores en Bolsa y los gobiernos de signos distintos?

Existe tal diversidad de men√ļs que distorsionan nuestras preferencias y aumentan la cautela y los temores.

Europa está a las órdenes de políticas verticales, trazadas unilateralmente y sin consenso.

A ver si encontramos a Daniel Barenboim  para que los meta en cintura.

 



More articles by this author

Una guitarra para Kerry y la marca Espa√ĪaUna guitarra para Kerry y la marca Espa√Īa
“…el hombre acaso no sea sólo un animal medio razonable,...
Verg√ľenza europea por el trato a los refugiados.Verg√ľenza europea por el trato a los refugiados.
‚ÄúPinochet respetaba mucho m√°s los derechos humanos que Nicol√°s Maduro‚ÄĚFelipe...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 464 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
394
Banner
393
Banner
392
Banner
391
Banner
389
Banner
388
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner