joomla visitor
AuditorŪa
Sonda contra la libertad de expresi√≥n en Espa√Īa
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 333

Regino

 

“Mis hijos iban con una mano delante y otra atrás.
No tenemos ni un c√©ntimo‚ÄĚ.
Marta Ferrusola, esposa de Jordi Pujol,
ex president de la Generalitat

 

MADRID.- Al principio me sorprendi√≥ porque tengo entendido que esto s√≥lo ocurre en pa√≠ses ‚Äúbananeros‚ÄĚ. En Espa√Īa, no. Ahora, lo tomo como si ocurriera en el pueblito de Tsren, cerca del √Ārtico donde suceden las cosas m√°s ins√≥litas o, al menos distintas, a las que estamos acostumbrados.

 

pobreza-en-la-calle-frio 560x280

 

Insisto, lo veo y oigo en Televisi√≥n Espa√Īola (la p√ļblica que pagamos todos) y me quedo fr√≠o. Quise cerciorarme de que escuchaba bien y aguc√© el o√≠do e hice casita con la mano alrededor de la oreja para cerciorarme.

Tomo asiento y me concentro al máximo. Es verdad. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, explicaba, con firmeza y sin el menor recato, que habría que penalizar a los periodistas que descubren las fechorías de políticos y empresarios.

¬ŅSabe c√≥mo?

Pues así lo explica don Rafael: “hay que proteger el secreto de sumario, evitar filtraciones y el que las haga o las reciba podría ir a la cárcel. Tenemos, por tanto, que guardar silencio y no atrevernos a publicar nada que no provenga de la élite gubernamental.

Como en los tiempos de Franco

Catalá lo expresó en una reunión semi informal frente a decenas de reporteros que cubrían una información sobre la justicia tan deteriorada en nuestra nación.

 

Escotes censura de puritanos



Si no observ√°ramos esas condiciones, agrega el susodicho, deberemos ser multados o encarcelados por transgredir las leyes judiciales que deben ser intocables e inaccesibles.

Para ser m√°s claro, el funcionario es partidario de que la prensa se meta en sus asuntos y no en los ajenos. Dicho en buen romance: si no hay bolet√≠n Oficial del Estado en donde se se√Īala lo ocurrido y datos al respecto, las fechor√≠as de los delincuentes no tienen por qu√© ser conocidas por los espa√Īoles.

Cr√©aselo, yo estoy convencido de ello, me recuerda a viejos tiempos que viv√≠ y sufr√≠, que sent√≠ y me dolieron. A√Īos en los que si no levantabas la mano o cantabas un fachoso cara al sol, te llevaban detenido. A m√≠ me ocurri√≥.

Casi cuarenta a√Īos despu√©s de tales tropel√≠as volvemos a lo de siempre, o, al menos, lo intentan los nost√°lgicos. Cualquier funcionario p√ļblico que conociese alg√ļn latrocinio o fraude de grandes dimensiones, tendr√≠a que tragarse la informaci√≥n o responder a la justicia.

Pero el tiempo se acaba, faltan menos de ocho meses para intentar que vuelva la democracia perdida en los √ļltimos tiempos.
Y a lo mejor no vuelve.

El inmovilismo quiere seguir quieto

Sin embargo, presionan m√°s: ahora resulta que los nuevos partidos pol√≠ticos, Ciudadanos y Podemos, representan una amenaza para el establecimiento (lo establecido, lo que hay que defender y conservar aunque se pudra). 

 

escotes-censura-1

 

Y debe hacerse a toda costa. El inmovilismo quiere seguir quieto, atado a las costumbres de los gobiernos que han propiciado el mayor n√ļmero de pobreza en Europa en los √ļltimos seis a√Īos.

Matizó don Rafael, que no es el momento de elaborar una ley al respecto pero que lo planteaba como una posibilidad de futuro. Nos tragamos las gachas porque no hay de otra.

De ocurrir ‚Äďlo que nunca ocurrir√°‚Äď este pa√≠s ser√≠a jauja. Todos, sin excepci√≥n, los delincuentes de cuello alto y mente sucia vivir√≠an a sus anchas amparados por el famoso secreto del sumario.

¬ŅSabe usted que la trama G√ľrtel, Pokemon, las tarjetas black, la contabilidad b del PP, el blanqueo de dinero, la fuga de capitales, los ama√Īos con terrenos municipales y los pagos millonarios a banqueros corruptos los hemos conocido gracias a la valent√≠a y la honradez de periodistas y pol√≠ticos que denuncian los hechos?
La libertad de expresión, conquista internacional, respetada por las naciones democráticas y temida por las totalitarias es uno de los adelantos más importantes de la civilización occidental. Tocarla aunque sea con el hálito de don Rafael sería un insulto para la sociedad.

Reacciones

Fue tal la repercusión que tuvieron las palabras de Catalá que los voceros y políticos del Partido Popular salieron a la palestra, dándose golpes de pecho, compungidos y a toda prisa, para refutar tales afirmaciones.

 

Censura en tiempos de Franco

 

En esos momentos y sin esa impudicia a√ļn no se logra hacer justicia medianamente ni meter en prisi√≥n a los miles de prevaricadores que pululan por nuestro territorio.

Los c√≥nclaves entre funcionarios p√ļblicos y empresarios venales permiten todav√≠a que una gran parte de las felon√≠as quede sin castigo. Se confabulan entre ellos, presionan a los jueces, o los convencen. Y, en todo caso, y si no hay m√°s remedio, los cambian de juzgado.

El ministro lanz√≥ una bomba subterr√°nea para conocer c√≥mo reaccionan los diferentes sectores productivos espa√Īoles. Fue s√≥lo un‚Ķa ver qu√© pasa‚Ķ y pas√≥. De qu√© forma pas√≥. En algo benefician sus palabras porque han puesto sobre aviso a los que realmente desean que la libre circulaci√≥n de informaciones se mantenga inalterable y que, no importa c√≥mo, filtraciones incluidas, los criminales paguen por su delito.

Su intenci√≥n fue realizar una encuesta solapada semejante a las oficiales y privadas que se realizan a montones en este a√Īo en que la pol√≠tica y los comicios electorales est√°n de moda.

Realiz√≥ un maravilloso hor√≥scopo y coloc√≥ en el lugar adecuado para √©l a los distintos integrantes de los medios y de la c√ļpula empresarial.
Nada dijeron al respecto el presidente del Gobierno, el presidente de los Patrones, ni ning√ļn organismo de la √©lite empresarial.
Dar la callada por respuesta podría ubicarlos como simpatizantes o al menos no contrarios a la superchería oficial.

Si la extrema derecha del Partido Popular se mueve ya para fijar posiciones y adoptar medidas que en el futuro coarten la libertad de prensa, acaban de ser descubiertos y no podr√°n hacerlo.

Boleto sin regreso 

Pobreza en Espa√ĪaNo lo har√°n porque los candidatos m√°s rancios a las alcald√≠as y presidencias auton√≥micas est√°n siendo rebasados por los pol√≠ticos de nuevo pu√Īo que han visto c√≥mo Espa√Īa puede caer nuevamente en el oscurantismo.

Los l√≠deres de Ciudadanos y Podemos, la Izquierda Unida de Alberto Garz√≥n y alg√ļn que otro independiente, como suele ocurrir, est√°n dispuestos a dar la pelea para rescatar a Espa√Īa de la jaur√≠a de incompetentes y retr√≥grados.

Si ocurriese otra cosa tendríamos que ir comprando un boleto de avión sin regreso, a las Antípodas.



More articles by this author

Una guitarra para Kerry y la marca Espa√ĪaUna guitarra para Kerry y la marca Espa√Īa
“…el hombre acaso no sea sólo un animal medio razonable,...
Verg√ľenza europea por el trato a los refugiados.Verg√ľenza europea por el trato a los refugiados.
‚ÄúPinochet respetaba mucho m√°s los derechos humanos que Nicol√°s Maduro‚ÄĚFelipe...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 529 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner