joomla visitor
AuditorŪa
Independencia, cuántos crímenes se cometen en tu nombre
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
380
Banner
379
Banner
378
Banner
377
Banner
376
Banner
375
Banner
374
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Ediciòn 290

Independencia,
cuántos crímenes se cometen
en tu nombre

Independencia

DE EXTERMINIO GENOCIDA contra los pueblos originarios fue la Conquista de M√©xico. De discriminaci√≥n y esclavitud fue el periodo del Virreinato en la Nueva Espa√Īa. Mientras, en Francia, Voltaire bautizaba el siglo XVIII como aurora de la raz√≥n, Wolff, el fil√≥sofo alem√°n, acu√Īaba el t√©rmino Aufkl√§rung para que Europa lo tradujera como Ilustraci√≥n. Y, cuando en el viejo continente se hablaba ya del Siglo de las Luces, para la Am√©rica Espa√Īola era a√ļn tiempo de oscurantismo y barbarie.

Independencia

Nacionalismo y conflicto ideol√≥gico -escribe Charles A. Hale en El liberalismo mexicano en la √©poca de Mora (1821-1853)- han sido las principales determinantes de la historiograf√≠a pol√≠tica mexicana. M√°s adelante, afirma que la era liberal de 1810-1867 se puede ahora interpretar como una preparaci√≥n al constitucionalismo social de 1917; ‚Äúa la adhesi√≥n a las libertades pol√≠ticas y aun a los sistemas de transformaci√≥n econ√≥mica de las dos √ļltimas d√©cadas‚ÄĚ. Se refiere el autor al periodo entre los a√Īos 50-60 del siglo XX, presidido por Adolfo Ruiz Cortines, Adolfo L√≥pez Mateos y Gustavo D√≠az Ordaz.

Maximiliano
Maximilino

¬ŅQu√© conflicto ideol√≥gico est√° en la mente de Hale? La pugna inaugurada en septiembre de 1810 con el Grito de Independencia del cura Miguel Hidalgo y Costilla, que bifurca al M√©xico que se sue√Īa independiente hacia dos polos:

1)   El que ha visto el proceso político como un esfuerzo por destruir las tradiciones hispánicas, por sustituir ideas y valores extranjeros y, al hacer esto, condenar al país a la anarquía perpetua, la dictadura y la corrupción moral, y

2)   La vertiente humanista que interpreta el proceso como una constante lucha liberal y democrática en contra de las fuerzas de la opresión política y del clero; la injusticia social y de la explotación económica. Hasta aquí Hale.

Central3

A la luz de una Patria polarizada entre los extremos de la mucha miseria y los pocos detentadores de la riqueza nacional, resulta obvio que -después de siglo y medio de iniciada la Insurgencia- aquella crisis histórica está lejos de resolverse. Por el contrario, se profundizan las estructuras de la desigualdad.

¬ŅCu√°ndo se produjo la ruptura del centenario compromiso revolucionario de 1810-1917 contra la injusticia social y la explotaci√≥n econ√≥mica? Cuando se extingui√≥ la generaci√≥n de caudillos militares y los l√≠deres civilistas fueron desplazados del poder por una tecnoburocracia insensible y rapaz, que unci√≥ a M√©xico a los designios de¬† la revoluci√≥n conservadora proclamada hace tres d√©cadas por la dupla anglosajona Margaret Thatcher-Ronald Reagan.

Duele recordar que, en el primer lustro de los ochenta -ya con los tecnócratas suplantando el poder político-, el embajador de Reagan en nuestro país, John Gavin, llegó para decir que una reconciliación entre los Estados Unidos y México sólo sería posible si los mexicanos olvidaban sus rencores históricos -como si el ruin y sanguinario despojo de Texas y la mitad del territorio nacional, fuera episodio de poca monta. Como si el incesante acoso y las repetidas intervenciones gringas fueran obra de un buen vecino.

 

Lo que pedía Gavin era que renunciáramos a nuestra memoria histórica. Y los tecnócratas -primera generación de estadunidenses gobernando México- se arrodillaron ante la consigna imperial.

Segar la memoria hist√≥rica de los mexicanos, significa proscribir del plan educativo b√°sico -puesto en manos de¬† mafiosos magisteriales- materias como historia y civismo. Y, si de atender la exigencia imperial se trata, despojar la Filosof√≠a de la √Čtica en los planteles de ense√Īanza superior. Ahora, a la nueva generaci√≥n le cuesta hasta leer y comprender el idioma espa√Īol.

Indigna sospechar que la tecnoburocracia se alegra de las muertes de ilustres pensadores, divulgadores y defensores de la cultura nacional, como don Pepe Iturriaga y m√°s recientemente el sabio Ernesto de la Pe√Īa, mientras asume una actitud pedestre bajo las calcetas de los futbolistas, glorificados por los que privilegian la far√°ndula prostibularia para los jodidos.

Central1

El 13 de septiembre pasado, se dispuso los espacios del otrora Heroico Colegio Militar para montar un espect√°culo fascista, no para el homenaje a los Ni√Īos H√©roes, por supuesto; sino para rendir culto a la personalidad de un michoacano que, con prendas de Licenciado en Derecho, ignora sin embargo que en su patria chica, expresamente en Apatzing√°n (dominio ahora de sicarios), el 22 de octubre de 1814 se promulg√≥ El Decreto Constitucional para la Libertad de la Am√©rica Mexicana, en cuyas p√°ginas se condensaron los morelianos Sentimientos de la Naci√≥n, que un¬† a√Īo antes, el 14 de septiembre, en el Congreso de An√°huac (Chilpancingo, hoy Guerrero), fueron gu√≠a de inspiraci√≥n patri√≥tica.

Central6

Aquellos Sentimientos que pretendían cambiar la forma de gobierno para eliminar el sistema monárquico y establecer el gobierno liberal. Los que pretendían desterrar la esclavitud y la distinción de castas e intentar la igualdad moderando la opulencia y la miseria. ¡Que noble ilusión!

Hoy, en tiempos de trasiego del poder pol√≠tico que la Carta fundamental define como republicano, la arenga es: No m√°s ideolog√≠a. Pragmatismo a secas. Tan edificante ‚Äúproyecto‚ÄĚ, es validado por un √≥rgano electoral aut√≥nomo, pariente del custodio de la Constituci√≥n: La independiente Suprema Corte de Justicia de la Naci√≥n.

A bien tuvo Juan José Tablada versificar:

¬°Oh, la m√°gica palabra

que la Democracia labra,

y en la lucha electoral

baila una danza macabra

y quiere juicio… final!

Independencia, cuántos crímenes se cometen en tu nombre (Abraham García Ibarra)

 



More articles by this author

Urge restaurar el Estado constitucionalUrge restaurar el Estado constitucional
  Urge restaurar el Estado constitucional Abraham Garc√≠a Ibarra SI LE QUITAMOS algunas...
Friedman sigue hospedado en Palacio NacionalFriedman sigue hospedado en Palacio Nacional
  Friedman sigue hospedado en Palacio Nacional Abraham Garc√≠a Ibarra   CONSTA, en los...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 150 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner