joomla visitor
AuditorŪa
EX√ĀMEN M√ČXICO
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
377
Banner
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 298

EX√ĀMEN M√ČXICO
√ĀLVARO ARAG√ďN AYALA


Aborta el complot

contra los generales

 

MAL√ČVOLA LA CONSPIRACI√ďN: Cuando todo parec√≠a perfecto, ‚Äúplanchado‚ÄĚ, despe√Ī√≥ la m√°s perversa operaci√≥n del pasado sexenio, maquinada en Los Pinos: El complot contra los ‚Äúgenerales inc√≥modos‚ÄĚ, ca√≠da que apresur√≥ una carta, especie de epitafio sexenal,¬† autografiada en las catacumbas del penal del Antiplano, la cual, de concederle valor de plena prueba, hundir√≠a en la c√°rcel al capo tutti capi Felipe Calder√≥n Hinojosa.


Marisela Morales
Marisela Morales

La esquela mafiosa revela la existencia de la organizaci√≥n criminal calderonista, la podredumbre en la Procuradur√≠a General de la Rep√ļblica y otras instancias de las √°reas de ‚Äúseguridad‚ÄĚ p√ļblica, cuya credibilidad anda por los suelos, peor o m√°s p√©sima que la figura afrancesada de la Suprema Corte de Justicia de la Naci√≥n, atrapada por la decisi√≥n ‚Äúdiplom√°tica‚ÄĚ de liberar a la secuestradora Florence Cassez, en lugar de reponer el proceso, que hubiera sido lo m√°s apegado a Derecho, salvo qu√© se hubiera comprobado que v√≠ctimas, autoridades y c√≥mplices se conjuraron para intentar dejarla en prisi√≥n.

Una ep√≠stola, pues, para la historia penal-criminal del pa√≠s. Carta que por su contenido revel√≥ el grado de vulnerabilidad en que cay√≥ el Estado mexicano. Misiva difundida a tres d√≠as de que Calder√≥n entreg√≥ la banda presidencial, rubricada por el narcotraficante Edgar La Barbie Valdez Villarreal, usado como ‚Äúariete legal‚ÄĚ por la PGR-SEIDO, en una trama en la que sobresalen los rostros de Genaro Garc√≠a Luna, ex titular de la desaparecida Secretar√≠a de Seguridad P√ļblica Federal, y de Marisela Morales Ib√°nez, ex procuradora General de la Rep√ļblica, para destruir al general de DEM Mayor √Āngeles Dauahare, y al general de Brigadier DEM Roberto Dawe Gonz√°lez, y a otros militares que irritaban al poder presidencial.

Felipe Calder√≥n fue azotado con el pliego carcelario, con la misma vara que flagel√≥ a los ‚Äúgenerales inc√≥modos‚ÄĚ -Leer Calder√≥n ¬Ņnarcopresidente? Voces¬† del Periodista 297-, colocando a la PGR y al sistema penal mexicano en un dilema jur√≠dico-penal: Si la acusaci√≥n contra los militares se sustent√≥ en ‚Äúdeclaraciones‚ÄĚ de ‚Äútestigos protegidos‚ÄĚ, ocultos o an√≥nimos, y en ‚Äúacusaciones‚ÄĚ del narco Edgar La Barbie Valdez Villarreal; si se le concede valor de plena prueba, ¬Ņpor qu√© no otorgarle el mismo valor a la carta acusatoria contra Felipe Calder√≥n, Genaro Garc√≠a Luna y otros ex funcionarios p√ļblicos? Sostener una sentencia acusaciones¬†de criminales, obligar√≠a a la PGR a abrir otra averiguaci√≥n previa contra Felipe Calder√≥n, Genaro Garc√≠a Luna y otros ex funcionarios se√Īalados a lo largo del sexenio de operar como un ente criminal.

El nuevo gobierno federal decidi√≥, entonces, proteger al ex presidente de la Rep√ļblica, y dejar colgado de la cuerda m√°s delgada a Genaro Garc√≠a Luna, a Marisela Morales y a su camarilla mafiosa.

El texto √≠ntegro de la carta entregada el martes 27 de noviembre del 2012 al Grupo Reforma (diarios El Norte, Reforma, Mural) es para horrorizar al pa√≠s: ‚ÄúQuiero manifestar, en primer lugar, que no me acog√≠ al programa de testigos protegidos. As√≠ mismo niego categ√≥ricamente los se√Īalamientos y manifestaciones que refieren los elementos aprehensores respecto a la forma de c√≥mo fue mi detenci√≥n; y que la verdad de los hechos es la siguiente:

‚ÄúMi detenci√≥n fue el resultado de una persecuci√≥n pol√≠tica por parte del C. Felipe Calder√≥n Hinojosa, quien instaur√≥ un acosamiento en contra de mi persona, por la raz√≥n de que el suscrito se neg√≥ a formar parte del acuerdo que el se√Īor Calder√≥n Hinojosa deseaba tener con todos los grupos de la delincuencia organizada, para lo cual √©l personalmente realiz√≥ varias juntas para tener pl√°ticas con grupos de delincuencia organizada.

General Tom√°s √Āngeles Dauahare
General Tom√°s √Āngeles Dauahare

‚ÄúPosteriormente se realizaron diversas juntas a trav√©s del general Mario Arturo Acosta Chaparro, quien se reuni√≥ por √≥rdenes del Presidente y Juan Camilo Mouri√Īo, con dos de los jefes de la familia michoacana. Posteriormente, el general se entrevist√≥ en Matamoros con Heriberto Lazcano y Miguel √Āngel Trevi√Īo el Z-40. Tiempo despu√©s, Acosta Chaparro y Mouri√Īo se entrevistaron con Arturo Beltr√°n Leyva, El Barbas, y tambi√©n se entrevist√≥ con El Chapo Guzm√°n, l√≠der del c√°rtel de Sinaloa.

‚ÄúCalder√≥n quer√≠a el acuerdo con todos los c√°rteles: c√°rtel de Los Zetas, c√°rtel del Golfo, conmigo, c√°rtel de Ju√°rez, con Vicente, Mayo y Chapo (C√°rtel de Sinaloa), situaci√≥n por la cual, al no haber respuesta de mi parte y no querer tener nexos con ninguna de las organizaciones criminales, se instaur√≥ en mi contra una persecuci√≥n aguda, al grado de haberme cateado varios domicilios sin una orden legal para ello y de los cuales me robaron dinero, alhajas, autom√≥viles, as√≠ como diversas pertenencias. Genaro Garc√≠a Luna, titular de la Secretar√≠a de Seguridad P√ļblica federal (SSP), quien cuando menos desde el a√Īo 2002, primero en la AFI y luego en la PFP, me consta que ha recibido dinero de m√≠, del narcotr√°fico y la delincuencia organizada, al igual que un grupo selecto integrado por Armando Espinosa de Benito, quien trabajaba con la DEA y me pasaba informaci√≥n; Luis C√°rdenas Palomino, Edgar Eusebio Mill√°n G√≥mez, Francisco Javier Garza Palacios (PF Colombia), Igor Labastida Calder√≥n, Facundo Rosas Rosas, Ram√≥n Eduardo Peque√Īo Garc√≠a y Gerardo Garay Cadena, quienes tambi√©n forman parte y reciben dinero de la delincuencia organizada y de m√≠.

‚ÄúEntre otros ellos tuvieron la encomienda de ‚Äúdetenerme en alg√ļn operativo‚ÄĚ, cuando en realidad ten√≠an la instrucci√≥n de matarme, tan es as√≠ que al momento de mi detenci√≥n la cual se realiz√≥ la en el domicilio que sali√≥ en los medios de comunicaci√≥n, y lugar en el que me encontraba solo. Dicen que ese d√≠a no se reportaron balazos pero la verdad s√≠ hubo. Un polic√≠a federal que fue el mismo que me traslad√≥ a este lugar, en el que actualmente me encuentro, me instaba a que corriera para poderme disparar, y as√≠ poder decir que al repeler el ataque me habr√≠an matado al igual que hicieron con Ar√≥n Arturo Gines Becerril, a quien mataron en las inmediaciones del Centro Comercial Perisur, a quien los impactos de bala le fueron proporcionados todos por la espalda el mismo d√≠a de mi detenci√≥n.¬†Todo fue tapado por la PF, es de hacer menci√≥n que pese a los antecedentes de Genaro Garc√≠a Luna, los cuales se encuentran en diversas causas penales y de los que el gobierno americano ya tiene conocimiento, incluso formaron parte de los temas tocados en la Iniciativa M√©rida, y a los cuales yo ya he tenido acceso el m√°s reciente el testimonio del testigo colaborador Mateo (Sergio Villarreal); el presidente Felipe Calder√≥n lo sostiene en su cargo sin que se ejerza acci√≥n penal en su contra.

‚ÄúComo dato alterno habr√° de hacerse notar que en cuantas detenciones realiza la Polic√≠a Federal, no se decomisa nada, todo se pierde (dinero, relojes, veh√≠culos, droga, etc). Sin embargo es menester se√Īalar que tanto el Ej√©rcito Mexicano como la Secretar√≠a de Marina son m√°s honestos, detienen a quien es, y lo ponen a disposici√≥n con lo que detienen. Yo pude haber hecho lo que haya hecho pero ellos, los funcionarios p√ļblicos que menciono, tambi√©n son parte de la estructura criminal de este pa√≠s. EDGAR VALDEZ VILLARREAL‚ÄĚ.

Los generales incómodos

Felipe Calderón Hinojosa desquició: Antipatriótico, sujeto a los intereses de la Casa Blanca y al Pentágono, permitió al Tío Sam que abriera en el país centros de espionaje con sofisticadas redes de rastreo y acopio de información político-militar-empresarial, desencadenando la inconformidad de altos mandos en activo y de militares retirados de la Sedena (Leer Herencia maldita del panismo. Plaga de espías estadunidenses. Voces del Periodista 294).

El diagnóstico de analistas en materia de seguridad nacional arrojó como resultado que la provocada guerra contra el narcotráfico, con la línea de la legitimización de su gobierno, fue la coartada para abrir la puerta a todas las agencias de inteligencia estadunidenses, sometiendo a un proceso de desgaste y humillación estructuras claves de la Secretaría de la Defensa Nacional.

El propio Calder√≥n, sus secretarios de Gobernaci√≥n, el que fuera director del Centro de Investigaci√≥n y Seguridad Nacional (Cisen), Jaime Domingo L√≥pez Buitr√≥n, y el ahora ex titular de la SSPF, Genaro Garc√≠a, fueron los encargados de aportar datos para demonizar y ¬†vigilar a los ‚Äúgenerales inc√≥modos‚ÄĚ, no afines con su pol√≠tica genocida, desclasificando incluso claves de la estructura del Cisen y de inteligencia militar (cables de WikiLeaks 09MEXICO1971,¬†09MEXICO2134, 09MEXICO3195 y 08MEICO1063, 07MEXICO983. Leer Genaro Garc√≠a Luna, el intocable. Voces del Periodista 297).

La Barbie Valdez
La Barbie Valdez

As√≠, sobre varios militares cr√≠ticos a su gobierno, Felipe Calder√≥n desat√≥ una tenaz cacer√≠a. En mayo del 2012 fueron detenidos el general √Āngeles¬†Dauahare¬†, cercano al PRI y a Enrique Pe√Īa Nieto. De acuerdo a los testimonios de ‚Äúnarco testigos‚ÄĚ Jennifer y Mateo (nombres clave del narcoabogado Roberto L√≥pez N√°jera, sopl√≥n de la DEA y ¬†Sergio Villarreal Barrag√°n, El Grande, testigos de cargo de la PGR), Edgar La Barbie Valdez fue parte de una trama de corrupci√≥n en la que habr√≠an de estar involucrados los generales Tom√°s √Āngeles Dauahare, Roberto Dawe Gonz√°lez, Ricardo Vargas Escorcia, Rub√©n P√©rez Ram√≠rez, el coronel Silvio Isidro de Jes√ļs Hern√°ndez Soto y el mayor Iv√°n Reyna Mu√Īoz.

Las detenciones ocurrieron mes y medio antes de las elecciones presidenciales, precisamente cuando en la Defensa Nacional empezaban los golpes y jaloneos para definir al sucesor del entonces secretario Guillermo Galv√°n Galv√°n.

Edgar La Barbie Valdez era el principal acusador, de acuerdo a las ‚Äútestimoniales‚ÄĚ de la PGR, en la que la ahora ex procuradora Marisela Morales se desviv√≠a por filtrar los avances del llamado narcoproceso, con saldos negativos para los militares.

Sin embargo, La Barbie afirmó después que agentes y funcionarios de la PGR-SIEDO lo amenazaron para obligarlo a declarar contra los oficiales de alto rango, tambaleando así lo que se conoce como la más perversa conspiración del sexenio calderonista.

En la diligencia del 26 de septiembre del 2012 en el Juzgado Tercero de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales en el Estado de M√©xico, en Almoloya de Ju√°rez, el narcotraficante ampli√≥ su declaraci√≥n y afirm√≥ ante el juez Ra√ļl Valerio Ram√≠rez que el pasado 21 de mayo -d√≠as despu√©s de la detenci√≥n de los oficiales del Ej√©rcito-, funcionarios de la Subprocuradur√≠a de Investigaci√≥n Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO, ahora SEIDO) lo visitaron en el penal del Altiplano.

Sostuvo que lo amenazaron para que declarara contra los militares y que le mostraron fotograf√≠as para que los identificara.¬†Quer√≠an que yo declarara en contra de ellos para ayudar a la SIEDO. Yo les pregunt√© en qu√© quer√≠an que les ayudara si yo no los conoc√≠a. Ellos me indicaron que lo √ļnico que yo ten√≠a que decir era que yo los conoc√≠a, tra√≠an como unas veinte hojas como de oficio y ah√≠ observ√© el nombre de Roberto L√≥pez N√°jera, con clave Jennifer‚ÄĚ, afirm√≥ Valdez Villarreal.

‚ÄúLa primera vez que vinieron les indiqu√© que ten√≠a que hablar con mi licenciado que estaba en Estados Unidos de Am√©rica para ver si me conven√≠a o no‚ÄĚ, revel√≥.

Tres días antes de que Felipe Calderón Hinojosa entregara la banda `presidencial, Edgar La Barbie Valdez envió la carta acusando de narco a Felipe Calderón y a miembros de su gabinete.

La ‚Äúnueva‚ÄĚ PGR desnuda el complot

Con la rosa de los vientos apuntando a la conspiraci√≥n calderonista contra los militares repartidores de cr√≠ticas y con la carta de Edgar La Barbie acorralada, en una ‚Äúresoluci√≥n‚ÄĚ sin precedente hist√≥rico, el 15 de enero la Procuradur√≠a General de la Rep√ļblica reconoci√≥ ante el juez federal que no tiene ninguna prueba que confirme las declaraciones de los testigos protegidos que incriminaron al General Tom√°s √Āngeles Dauahare. La revelaci√≥n de la PGR tambi√©n fue informada a otros cinco militares que fueron acusados en el mismo caso.

‚ÄúPor lo que hace al procesado Tom√°s √Āngeles Dauahare, los deposados (las declaraciones) de los testigos protegidos colaboradores no se encuentran corroborados con medio convictivo alguno, salvo el hecho de que el encausado fue servidor p√ļblico de la Secretar√≠a de la Defensa Nacional, sin que al d√≠a de la fecha se cuente con probanza alguna para confirmar los dichos de ‚ÄėJennifer‚Äô y ‚ÄėMateo‚Äô‚ÄĚ, dice el oficio DGCPPAMDO/707/2013 de la PGR.

Este documento fue entregado al juez tercero de distrito en Procesos Penales Federales de Toluca, Ra√ļl Valerio Ram√≠rez, quien de inmediato lo hizo del conocimiento del General √Āngeles y de los otros militares acusados.

E l Grande Villarreal
El Grande Villarreal

A mediados de febrero la Procuradur√≠a General de la Rep√ļblica (PGR) deber√° presentar las conclusiones de este caso, en que solicite al juez una penalidad espec√≠fica por los delitos que se imputan al divisionario.

¬ŅY la carta de La Barbie? La PGR opt√≥ por callar. Por mantenerla lejos de los reflectores ¬ŅPor qu√© las autoridades no le conceden tambi√©n valor de prueba a la ep√≠stola, tal y como se le otorgaron a la declaraci√≥n de testigos protegidos, an√≥nimos, ocultos, y a la declaraci√≥n, forzada, dada bajo amenazas, seg√ļn La Barbie?

El procurador admitió que la PGR no pudo alcanzar la certeza jurídica, que no logró poseer la firme convicción de estar en posesión de la verdad (Convictivo: Cafferata Nores), más allá de toda duda razonable, para exigir el encarcelamiento de los militares: el complot de Calderón se derrumbó.

La PGR está obligada ahora actuar contra los conspiradores…El epitafio de Calderón lo autobiografió La Barbie. Genaro García Luna sigue sin ser tocado y la ex procuradora Marisela Morales es presa del estrés. En uno de sus artículos, la Ley de Hilados y Tejidos especifica que la cuerda se rompe por lo más delgado



More articles by this author

LOS TRABAJOS POR VENIR Los cementerios del petróleo que fue de todos los mexicanos
  LOS TRABAJOS POR VENIR Los cementerios del petr√≥leo que fue de...
M√©xico, ¬Ņv√≠ctima de la fatalidad geogr√°fica?M√©xico, ¬Ņv√≠ctima de la fatalidad geogr√°fica?
  LOS TRABAJOS POR VENIR M√©xico, ¬Ņv√≠ctima de la fatalidad geogr√°fica? √Ālvaro Arag√≥n...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 165 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
356
Banner