joomla visitor
AuditorŪa
PAPELES AL VIENTO
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
425
Banner
Posada del Periodista
Banner
432
Banner
431
Banner
430
Banner
429
Banner
428
Banner
427
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 298

PAPELES AL VIENTO
ABRAHAM GARC√ćA IBARRA
(Exclusivo para Voces del Periodista)


No hay delito que perseguir…

 

EN √öLTIMA LECTURA, ¬Ņpara qu√© ha servido -de veras-¬† la Ley de Transparencia con la que, a la primera provocaci√≥n, se les llena la boca a nuestros pr√≥ceres hechos bur√≥cratas? La Ley de Transparencia ha servido para transparentar el cinismo del Ejecutivo, el cinismo de los legisladores, el cinismo de los transgresores y el cinismo de los jueces, o sus equivalentes.

‚ÄúPlanchando‚ÄĚ consensos
‚ÄúPlanchando‚ÄĚ consensos

Suman millones las solicitudes de informaci√≥n requerida al sector p√ļblico que han sido arrojadas al cesto de la basura. Se pierde la cuenta de cu√°ntos requerimientos han sido contestados sumariamente: Informaci√≥n inexistente. Y, sin embargo, los casos de corrupci√≥n m√°s vergonzosos inundan el dominio p√ļblico, sin que autoridad alguna proceda contra los corruptos. La corrupci√≥n es ya un deporte nacional. Transparencia Internacional nos da anualmente el reporte del tema.

√Črase una vez Gerardo Medina

En el principio de las cosas, la narrativa la podemos iniciar con este expediente. Desde que la oposición partidista apenas era representada por los diputados de partido, era frecuente que en sesiones de la Cámara de Diputados legisladores del PAN, elección tras elección, denunciaran fraude.

Recordamos al vitri√≥lico diputado Gerardo Medina Valdez, siempre voz cantante del PAN para esos casos, cuando, al responder a una burla de un priista que socarronamente espetaba a los denunciantes azules: Lo que pasa es que los panistas fueron por lana, y salieron trasquilados. Medina Valdez volv√≠a a la tribuna para revirar enardecido: Y lo que pasa, es que los priistas van por lana y salen‚Ķ ¬†con mucha lana. Hastiados, los priistas conclu√≠an: Esta tribuna no es barandilla policiaca. Si tienen pruebas, pres√©ntenlas al Ministerio P√ļblico. Terco, Medina Valdez atacaba de nuevo: Los estamos acusando de rateros, no de est√ļpidos. Claro que ustedes procuran ocultar las huellas. De eso se trata la cuesti√≥n: De money-Monex.

Medio siglo después de reformas políticas a granel; de Ley Federal Electoral, pasando por la LOPPE hasta el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), y de leyes de transparencia y rendición de cuentas, el libreto del espectáculo es el mismo, sólo que ahora las inconformidades pasan por las manos de consejeros del Instituto Federal Electoral y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con los mismos deprimentes resultados: No hay verdadera justicia Electoral.

Sedicentes democratizadores

Volvamos, otra vez., al principio: Cada ocasión en que se convoca a la poda de consejeros o magistrados electorales, los nuevos postulantes forman legiones con sus hojas de vida profesional. Sus comparecencias ante amodorrados sinodales, son una explosión de conocimiento y sabiduría, de experiencias y de entusiasmo por salvar la democracia. Constitución, códigos y leyes aleatorias son memorizadas y repetidas al dedillo. Ahora sí: ¡Ahí viene la democracia! ¡Nunca más la burla del voto popular!

Alfredo Cristalinas
Alfredo Cristalinas

Ya est√°n en sus catitillos de la pureza los tejedores de milagros democr√°ticos, cuyo primer acto es ponerse ipso facto al corriente de sus ansiadas prestaciones econ√≥micas y sociales, prebendas adicionales y placeres vicarios anexos. Su segundo acto es presentar sus flamantes credenciales ante las tesorer√≠as respectivas con sus correspondientes registros del contribuyente y n√ļmeros de cuentas bancarias. Ya tienen nuevas residencias familiares, autom√≥viles √ļltimo modelo para la esposa y los hijos, y las gu√≠as del buen gourmet. Algunos, no todos, buscar√°n las revistas del coraz√≥n para anunciar su nuevo estatus socioecon√≥mico. No m√°s las penurias de la academia.

Entre sus previsiones, está -no faltaba más-, la compra de lujosos juegos de maletas para los viajes a la rosa de los vientos con la envidiable, pero  instranferible misión  de hablar en el extranjero de los perfectos procesos electorales que sólo en el México lindo pueden experimentarse.

La coartada de Pilatos

Cuando, finalmente, se ponen a talachar con sus cohortes de asesores, asistentes y bellas secretarias ejecutivas, a la hora de los dict√°menes y sentencias recuerdan -¬°Carambas!- algo que se les olvid√≥ recordar cuando presentaban sus ex√°menes ante sus sinodales: Que la Constituci√≥n y las leyes que de ella emanan y que juraron aplicar escrupulosamente para implantar el imperio de la democracia, son deficientes, insuficientes; laguneras o agujeradas; que fueron escritas con las patas y firmadas sobre las rodillas por esos imprevisores ga√Īanes del Poder Ejecutivo.

Una vez adoptada la coartada de Pilatos, la confesi√≥n inverecunda: Lo √ļnico que encontramos y podemos sancionar de las denuncias y los recursos de impugnaci√≥n -privilegio exclusivo de los partidos, no de los ciudadanos, que no son m√°s que meros cruzadores de boletas electorales y luego se vuelven sombras¬† et√©reas- son faltas administrativas. Si alguien ve en √©stas, delitos, pues que vuelen, pero ya, con su monserga a las instancias de competencia, ¬°v√°yanse con su m√ļsica a otra parte! A la Fiscal√≠a Especializada para la Atenci√≥n de Delitos Electorales de la PGR le encanta esa sinfon√≠a tel√ļrica.

Y el enfadado y desenfadado consejo final a los empedernidos impugnadores de cada elecci√≥n: D√≠ganles a sus legisladores que no manchen; que hagan la ley verdadera; que se dejen de andar urdiendo la lex simulata. Que revisen el manual del buen legislador. Y se quedan tan campantes los se√Īores consejeros y magistrados.

Lorenzo Córdova
Lorenzo Córdova

No hay delito que perseguir. S√≥lo ‚Äúfaltas administrativas‚ÄĚ que se castigan con una multa. Es el momento en que los transgresores sueltan la carcajada al hacer la ecuaci√≥n costo-beneficio de sus marranadas: As√≠ ocurri√≥ en 2000 con Amigos de Fox y el Pemexgate, de los que tan bonito escribi√≥ el acad√©mico y ahora consejero Lorenzo C√≥rdova. As√≠ ocurri√≥ en 2006, data de la c√©lebre celebraci√≥n democr√°tica calderoniana del haiga sido como haiga sido. As√≠ sigue ocurriendo en 2013.

Agradecemos infinitamente la involuntaria pero magistral contribución a esta entrega del inefable director de la Unidad de Fiscalización del IFE, Alfredo Cristalinas (qué apellido tan alegórico para la transparencia), abnegado y exhaustivo ejecutor de más de 600 diligencias indagatorias del Caso Monex, después de las cuales remitió a los inconformes con el difunto Renato Leduc:… Como dice el refrán/ dar tiempo al tiempo/ que de dolor y amor/ alivia el tiempo. Los tiempos de la fiscalización y sus coartadas no son los tiempos de las sentencias del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y sus coartadas. Palo dado ni Dios lo quita. Y alénguenle al ampayer.



More articles by this author

Urge restaurar el Estado constitucionalUrge restaurar el Estado constitucional
  Urge restaurar el Estado constitucional Abraham Garc√≠a Ibarra SI LE QUITAMOS algunas...
Friedman sigue hospedado en Palacio NacionalFriedman sigue hospedado en Palacio Nacional
  Friedman sigue hospedado en Palacio Nacional Abraham Garc√≠a Ibarra   CONSTA, en los...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 456 invitados conectado(s)
Noticias
224
Banner
273 Suplemento
Banner
Convocatoria 2022
Banner
426
Banner
424
Banner
423
Banner
422
Banner
421
Banner