joomla visitor
Auditoría
APUNTE
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
425
Banner
Posada del Periodista
Banner
432
Banner
431
Banner
430
Banner
429
Banner
428
Banner
427
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 309

 

La banca usurera

 

SIENDO ILUSTRATIVO, es evidente que el dato recientemente difundido se queda chico: De los casi 25 millones de usuarios de la banca mexicana, que reporta la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2012, el 17 por ciento tuvieron una queja en contra del banco al que acuden. 

El recuento de las reclamaciones incluye a las presentadas en las unidades especializadas (UNE) de los bancos y en la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras (Condusef). 

El total de reclamaciones (las presentadas formalmente) es de 4 millones 238 mil 683, por cerca de 11 mil millones de pesos. 29 bancos fueron acusados de cobros y manejos irregulares durante 2012 y el 90 por ciento de las quejas correspondieron a tarjetas de crédito y débito. 

De los 29 bancos con quejas, seis concentraron el 93% de las reclamaciones: BBVA Bancomer, con un millón 240 mil 930; Banamex, con un millón 683; Santander, con 817 mil 181; Banorte/IXE, con 424 mil 931; HSBC, con 339 mil 55 y Scotiabank con 167 mil 894. 

Y con razón

Las principales causas o motivos de las reclamaciones fueron: Cargo no reconocido por consumos no efectuados (58 por ciento del total); no entrega de la cantidad solicitada (7 por ciento); y cobro no reconocido por manejo de cuenta, retiro no reconocido y cobro por otros conceptos, con el 6 por ciento cada uno.

Casi dos de cada 10 clientes se quejaron formalmente de los bancos y reiteremos: serían muchos más, pero la mayoría no tiene el tiempo ni los recursos para presentar las quejas y denuncias o entablar querellas. Muchos clientes de los bancos ni siquiera saben de la existencia de la Condusef. 




Como sea, la Condusef asegura que en el 78 por ciento de las reclamaciones presentadas, casi tres millones 100 mil, las resoluciones fueron favorables para los clientes de la banca, por un monto total de 5 mil 711 millones de pesos. En 73 por ciento de estos casos se encontró “evidencia a favor del cliente”. 

De las quejas que no han sido documentadas destacan la mala calidad del servicio, la desatención a los clientes y las trampas burocráticas en todo tipo de contratos con los bancos. 

Ganancia leonina: veinte por uno

En mayo pasado, Israel Rodríguez, reportero de La Jornada, citaba informes del Banco de México, de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y de la Condusef, donde se constata que “las tasas de interés que cobran en promedio los bancos en México a los usuarios de préstamos al consumo son hasta 20 veces superiores a las que obtienen los ahorradores que depositan su dinero en esas instituciones”.

En consecuencia, los usuarios “obtienen beneficios menores a la inflación, lo que se traduce en una pérdida en el valor de sus recursos”. Rodríguez presentó el siguiente cálculo: si un ahorrador deposita 10 mil pesos en Banamex, se le pagará un rendimiento anual de 0.93 por ciento y en cinco años tendrá un saldo de 10 mil 475.79 pesos; Bancomer paga una tasa anual de 1.06 por ciento, por lo que al concluir los cinco años tendrá 10 mil 544.05 pesos y en Santander, que paga una tasa de 1.11 por ciento, al final tendrá 10 mil 570.02 pesos.

Sin embargo, si una persona solicita un crédito personal por 10 mil pesos tendrá que pagar, en Banamex, una tasa anual de 43 por ciento y en Santander de 38 por ciento. 

Para el banco, la parte del león

Se tiene, entonces, un contexto donde el costo del crédito es muy alto y el rendimiento del ahorro muy bajo, lejos de estándares internacionales competitivos. De acuerdo con el Banco de México, durante los pasados siete años el costo anual de las tarjetas de crédito se ha ubicado en alrededor del 30 por ciento y los créditos hipotecarios en el 15 por ciento. En contraparte, el rendimiento de los pagarés con rendimiento liquidable en 28 días ha sido cercano a 1.3 por ciento. 

Es lo que explica que, al cierre de 2012, la banca en México (que no mexicana, en estricto) obtuviera ganancias netas por 87 mil 700 millones de pesos. Todo, de acuerdo con los cálculos y estudios que ha presentado la Condusef. 



Ahora bien, es un hecho que tanto las comisiones como las tasas de interés que cobra la banca en México no guardan proporción con las que los mismos grupos financieros que la controlan aplican en Europa y Estados Unidos.Es por eso que, el año pasado, las ganancias de BBVA Bancomer en México representaron casi el 30% de las totales del grupo en todo el mundo. 

La tasa de interés legal

En México, de acuerdo a la legislación civil vigente, la tasa de interés legal es de 9 por ciento anual. Cuando es convencional, ese porcentaje puede variar pero la propia ley determina que cuando el interés pactado resulta desproporcionado, debido a la necesidad o la ignorancia de quien pide dinero prestado, un juez puede reducirlo hasta el monto del legal.

En la actualidad, según reconoce la propia Condusef, las tasas de interés que se aplican al crédito al consumo van del 25 al 60 por ciento.  

En muchos casos, los costos de servicios y comisiones incrementan los adeudos a más de 100 por ciento del crédito recibido. Es común que el costo anual para un cliente bancario llegue al 93 por ciento aun cuando se encuentre al corriente de sus pagos. La figura de la usura (agio) se hace presente sin sombra de duda. 

Los bancos: usureros delincuentes

El año pasado, el Reporte sobre Tarjetas de Crédito, publicado por el Banco de México, reveló que los costos anuales totales -que incluyen tasas de interés, comisiones y gastos asociados- que cobran los bancos a la mayor parte de sus clientes que poseen tarjetas van del 32.1% al 93.8 por ciento. 

Por ejemplo, las tarjetas de Wal-Mart, GlobalCard, Bancoppel e Invex tienen un CAT (costo anual total) de entre 70 y 100 por ciento; American Express, HSBC, Banamex y BBVA-Bancomer van del 40 al 60 por ciento. 

La tasa de interés legal queda en el Limbo y la desproporción en su variación al arbitrio de los banqueros, con la complicidad de la Secretaría de Hacienda. 

El interés excesivo en un préstamo es usura, lisa y llanamente, así como “la ganancia, fruto, utilidad o aumento que se saca de algo, especialmente cuando es excesivo”, según explica el Diccionario de la Real Academia, y usurero es la persona que presta con usura o interés excesivo. Eso hace la banca mexicana y la usura es un delito.

Y a ver hasta cuándo.

 

Tamborazos

-La cuenta pública del Gobierno del Estado de Sinaloa, correspondiente al segundo semestre de 2012,  tiene observaciones graves en la mayoría de los rubros, pero ello fue desestimado para su aprobación.

-La Comisión de Fiscalización del Congreso conoció evidencia que sustenta 26 observaciones a la  Secretaria de Administración y Finanzas y en lo que toca a un crédito que los diputados aprobaron para el gobierno estatal, por 2 mil 600 millones de pesos, hay movimientos notoriamente irregulares, así como en otros rubros.

-Las irregularidades son también múltiples, y graves, en el caso de los Ayuntamientos pero, igual, todo fue aprobado. Para eso están los “representantes populares”.

-En circulación nuestro libro El Mensaje, de relatos y aforismos. A ver a dónde llega ( Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ).



More articles by this author

APUNTE México: el modelo, empresarios y las calificadorasAPUNTE México: el modelo, empresarios y las calificadoras
APUNTE México: el modelo, empresarios y las calificadoras Jorge Guillermo Cano Y están...
APUNTE Tiempos de GomorraAPUNTE Tiempos de Gomorra
  APUNTE Tiempos de Gomorra Jorge Guillermo Cano Ni caso en reseñar las múltiples...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 381 invitados conectado(s)
Noticias
224
Banner
273 Suplemento
Banner
Convocatoria 2022
Banner
426
Banner
424
Banner
423
Banner
422
Banner
421
Banner