joomla visitor
AuditorŪa
Se fue Alem√°n
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
425
Banner
Posada del Periodista
Banner
432
Banner
431
Banner
430
Banner
429
Banner
428
Banner
427
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 311


Se fue Alem√°n


FERNANDO D√ćEZ DE URDANIVIA



Compa√Īero¬† de trabajo, jefe, pero sobre todo amigo, Antonio S√°enz de Miera ten√≠a la vocaci√≥n de impulsar al gremio de los periodistas. Lo recuerdo en su oficina de la calle Ayuntamiento, pero sobre todo echando una mano desde la Presidencia¬† para el sostenimiento de la Uni√≥n Mexicana de Cronistas de Teatro y M√ļsica, que me toc√≥ dirigir durante ocho a√Īos.


Eran tiempos de trajinar por el primer cuadro, y m√°s todav√≠a desde que, si la memoria no me falla, el presidente L√≥pez Mateos puso en manos del Club de Periodistas de M√©xico la casa se√Īorial que hoy es su sede, en la calle Filomeno Mata 8.

Algunos pusieron allí mismo su oficina; otros frecuentamos actividades diversas en el acogedor patio, con el que fui apoyado para varias presentaciones personales. Pero sobre todo concurríamos para echarnos un trago y platicar las simplezas del día, que considerábamos siempre importantes. Nunca faltaba Alemán. Serio, atento, callado. Como una especie de convidado de piedra, siempre usaba las orejas mucho más que la boca.

Si en las correr√≠as urbanas se acercaba uno a Tacuba o a Cinco de Mayo, de pronto, por detr√°s, llegaba un manotazo cari√Īoso que era aviso de una entra√Īable presencia: Alem√°n. Siempre apresurado; siempre con buen tambache de Voces del Periodista, que repart√≠a por todos los puestos de peri√≥dicos.

En caso de ser uno quien lo descubría en la banqueta, caminando con aires de navío que surca el mar, si había la nada fácil capacidad de darle alcance, trataba de corresponder el afecto de la palmada con la misma energía de la recibida quién sabe cuántas semanas o meses antes. Alemán se asomaba por encima del hombro. El palmeador estaba sobándose una mano que le había dolido mucho más, que al palmeado el omóplato.

Hay seres que, mortales como somos, cuando nos llega el momento, simplemente dejamos el mundo. Los hay que, perteneciendo a un gremio escogido y que han ido sembrando cari√Īos en los corazones, cuando se van, se convierten en leyenda. Alem√°n sembr√≥, toda su vida, muchos afectos.



More articles by this author

Nos acerca un océanoNos acerca un océano
Nos acerca un oc√©ano De Cuernavaca a la Rep√ļblica Checa   Fernando D√≠ez...
La sinfónica guanajuatense, institución nacionalLa sinfónica guanajuatense, institución nacional
La sinf√≥nica guanajuatense, instituci√≥n nacionalFERNANDO D√ćEZ DE URDANIVIA ¬† ASISTIR A LA...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 413 invitados conectado(s)
Noticias
224
Banner
273 Suplemento
Banner
Convocatoria 2022
Banner
426
Banner
424
Banner
423
Banner
422
Banner
421
Banner