joomla visitor
AuditorŪa
El miedo a la Revocación de Mandato
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
425
Banner
Posada del Periodista
Banner
432
Banner
431
Banner
430
Banner
429
Banner
428
Banner
427
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 311


El miedo a la 

Revocación de Mandato

                    

 

¬†‚ÄúEl poder entontece‚ÄĚ.¬†
Nietzsche

Quizá ninguno de los gobernantes de la época reciente hubiera concluido su periodo constitucional o al menos las primeras camadas y, de seguro, el país tuviera ahora mejores políticos o menos peores, si la sociedad dispusiera de la figura de revocación de mandato para cortarles sus pasos depredadores.



Luis Echeverría.


Quién dudaría que también, a juzgar por los hechos, muchos políticos nombrados por elección habrían pisado las cárceles en calidad de huéspedes distinguidos, si hubiera leyes que de veras castigarán con rigor dislates, corrupción, ineptitudes y otros abusos de la alta burocracia, sobre todo cuando han hundido al país en la pobreza, la desesperación y la incertidumbre.

Pero nada tontas ni suicidas, esas camarillas hacen y retuercen las leyes a modo para juzgarse a s√≠ mismas con benevolencia de diplom√°tico si alguna vez, por venganzas entre grupos, han de sentarse en el banquillo de los acusados. Cuando mucho sacar√°n un ligero rasp√≥n que amonesta o, a lo sumo, inhabilita al p√≠caro por algunos a√Īos para volver, despu√©s del perd√≥n, al agasajo de las n√≥minas gordas, tipo magistrado de la Corte o secretario del Gabinete, o acercarse a los puestos donde fluyen los dineros mal habidos.



López Portillo.


Como un plus a esas calamidades at√°vicas agr√©guele usted la ineptitud y la corrupci√≥n que simbolizan como penoso √≠cono la pol√≠tica a la mexicana, equiparable con la fama de la polic√≠a en cuanto a ma√Īas y conductas al margen de la legalidad, como bien testimonian los estudios y las encuestas elaboradas por mexicanos y organismos internacionales.

Aquí sí nadie salva la reputación: ninguno de los tres poderes goza del mínimo prestigio y, cuando a la gente encuestada le preguntan por sus virtudes y defectos entre sus miembros,  todos coinciden en vincularlos a la corrupción. 

Junto a la revocación de mandato podría legislarse la reelección de gobernantes y diputados por un período más, con el propósito de volver profesionales a los políticos mexicanos, aunque con dicha figura es difícil que la gente volviera hoy a votar por algunos de los huéspedes de palacios de gobierno, ayuntamientos y del Congreso de la Unión, porque sus actuaciones sirven más a sus intereses personales y de sus grupos o mafias que a los de la sociedad.



Carlos Salinas.


Alguien con suma curiosidad, alarmado por la corrupci√≥n entre la poco prestigiada clase pol√≠tica mexicana, pregunt√≥ ‚Äú¬Ņqu√© pasar√≠a si M√©xico incorporara como en pa√≠ses mitol√≥gicos las penas de amputar una o ambas manos a los pol√≠ticos y bur√≥cratas corruptos?‚ÄĚ Y volvi√≥ a interrogar concluyente: ‚Äú¬ŅSer√≠a el pa√≠s con pol√≠ticos y bur√≥cratas mancos y tuncos, con sus salvedades?‚ÄĚ

Por el gobierno han pasado infinidad de personajes deshonestos ocultos bajo un disfraz de democr√°ticos y puros, de moralistas y reformadores y de iluminados y salvadores de la humanidad, que han sabido enga√Īar por un tiempo a la ignorancia o buena fe del mexicano para enriquecerse con el uso indebido del poder y, como cada sexenio, retroceder m√°s a√ļn en los aspectos econ√≥mico, pol√≠tico y social a extremos inconcebibles e insoportables como en la actualidad.

¬†Nadie ha podido poner a alguno de los gobernantes, siquiera por un momento, detr√°s de las barandillas, salvo cuando durante el foxismo llamaron a un envejecido Luis Echeverr√≠a a cuentas por los desaparecidos pol√≠ticos y, contra la esperanza de mucha gente defensora de los derechos humanos y familiares de las v√≠ctimas que cre√≠an que ven√≠an los tiempos de la justicia, dejaron al ex presidente absuelto de todo y lo devolvieron a sus aposentos de San Jer√≥nimo casi con un usted perdone, compa√Īero.



Ernesto Zedillo


A√Īos despu√©s Ernesto Zedillo malbarat√≥ los ferrocarriles y otras empresas de gobierno y nadie supo a d√≥nde fueron a parar esos dineros y a qui√©nes y a cu√°ntos beneficiaron y, como se sabe, el mediocre ex mandatario ha enfrentado la acusaci√≥n de ser el responsable intelectual de la matanza de ind√≠genas de¬† Acteal el 22 de diciembre de 1997 junto con su por entonces secretario de Gobernaci√≥n, Emilio Chuayfett, actual secretario de Educaci√≥n P√ļblica.

Ni a Carlos Salinas han tocado con el p√©talo de una rosa, aun cuando tambi√©n privatiz√≥ Tel√©fonos de M√©xico, los bancos y numerosas paraestatales m√°s y poco se conoce qu√© utilidad dej√≥ al pa√≠s, ni d√≥nde cre√≥ bienestar para la sociedad, menos por aquello de que, como lo denunciaron el ex presidente Miguel de la Madrid y el hoy presidente de la Bolsa Mexicana de Valores, Luis T√©llez, ‚Äúse rob√≥ la mitad de la cuenta secreta de la Presidencia‚ÄĚ, aquella fortuna que su hermanito inc√≥modo sac√≥ del pa√≠s con transferencias bancarias a favor de sus seud√≥nimos.



Emilio Chuayffet.


Su inocultable influencia hoy entre los altos mandos del nuevo PRI, a pesar de que goza del repudio popular, le permiti√≥ colocar a una docena de incondicionales en puestos clave en el gobierno de Pe√Īa Nieto: A su cu√Īado Jos√© Antonio Gonz√°lez Anaya en la direcci√≥n general del IMSS, a su vocero Jos√© Carre√Īo Carl√≥n, en la direcci√≥n del Fondo de Cultura Econ√≥mica; a los coordinadores de las bancadas pri√≠stas en el Senado, Emilio Gamboa Patr√≥n, en la C√°mara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, y en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Mar√≠a de los √Āngeles Moreno; al director de la Comisi√≥n Federal de Electricidad, Francisco Rojas Guti√©rrez, y hasta su sobrina Claudia Ruiz Massieu Salinas como secretaria de Turismo.

Su hermano Ra√ļl, a quien s√≥lo falta que nombren ministro de justicia, fue arropado y exonerado por una Corte que en otros tiempos opuestos presidio nada menos que Don Benito Ju√°rez. ¬ŅCreen que el Benem√©rito de las Am√©rica hubiera condecorado, con toga y ribete y toda la pompa, a un delincuente de la talla de Arturo El Negro Durazo o hubiera dejado en libertad al narcotraficante Rafael Caro Quintero?

Tampoco juzgaron a D√≠az Ordaz por la matanza de Tlatelolco; inclusive le dieron de premio en el r√©gimen lopezportillista de la embajada en Espa√Īa a la ca√≠da del dictador Franco, aun con las protestas de importantes sectores ofendidos.



Vicente Fox.


Entre la frivolidad de L√≥pez Portillo y Miguel de Lamadrid, que hicieron papilla la econom√≠a y endeudaron de manera criminal a M√©xico acaso por la eternidad, emerge el neoliberalismo y comienza desde 1982, con la complicidad de los gobernantes, a devastar al pa√≠s en lo econ√≥mico, pol√≠tico y social hasta postrarlo en la ruina actual por donde el gobierno del nuevo PRI camina sin vacilaci√≥n decidido a entregar el petr√≥leo a las transnacionales, si los rediles legislativos y la sociedad lo permiten o contin√ļan unos de c√≥mplices y la otra durmiendo.

¬ŅQu√© ley o juez ha llamado a Vicente Fox para que responda por sus corruptelas y las de sus hijastros, o en general de su gobierno corrupto y de los fraudes electorales como el de 2006 y de las trapacer√≠as permitidas a Elba Esther Gordillo y otros delincuentes camuflados como pol√≠ticos? ¬ŅO tambi√©n al gris y dips√≥mano Felipe Calder√≥n por desangrar al pa√≠s con m√°s de cien mil muertos y miles y miles de desaparecidos durante sus seis a√Īos de jugar a la guerra y por enraizar la corrupci√≥n en todos los niveles de gobierno y cerrar los ojos ante versiones de que uno que otro secretario de su gabinete compraron qui√©n sabe con qu√© ahorritos mansiones en Suiza?



Lo negro del negro.


¬ŅAlguien con autoridad ha pedido explicaci√≥n formal al se√Īor Pe√Īa Nieto sobre por qu√©, en menos de un a√Īo, su err√°tica pol√≠tica desplom√≥ la econom√≠a a 1.2 dos por ciento en los primeros nueve meses de 2013 (falta la puntilla: la √ļltima ca√≠da trimestral acaso a menos de uno por ciento) si proyectaba un¬† PIB de 3.5 por ciento; por qu√© dispar√≥ el desempleo, alent√≥ la fuga de capitales, levant√≥ con protestas a distintos sectores inconformes con sus reformas estructurales, toler√≥ m√°s corrupci√≥n generalizada en las esferas de los gobiernos federal, estatal y municipal -por todo tr√°mite las burocracias del nuevo PRI muerden o extorsionan a los contribuyentes¬† y seg√ļn es el sapo es la pedrada y, para ejemplos, siguen de punteros el estado de M√©xico y el perredista Distrito Federal- donde el diezmo por asignar obras y contratos a constructoras y otros prestadores de servicios subi√≥ a 15 por ciento voluntario a fuerza -- como las entidades m√°s corruptas).



El Partenón del negro Durazo.


Imp√°vidos los neopri√≠stas que dec√≠an ‚Äúsaber c√≥mo hacerla‚ÄĚ miraron sin mover un dedo c√≥mo subieron los √≠ndices de secuestros y extorsiones del crimen organizado contra empresarios y establecimientos comerciales y c√≥mo los asesinatos rebasaron los trece mil en sus primeros nueve meses de gobierno? ¬ŅYa olvidaron los mexicanos la arrogancia con que los se√Īores del nuevo PRI integrado desde la cabeza por un gabinete con una edad promedio que ronda los jovenc√≠simos 65 a√Īos, dec√≠an que ellos s√≠ sab√≠an c√≥mo hacerlo y que los dem√°s pol√≠ticos opositores, meros aficionados, eran sus aprendices?

La figura de revocaci√≥n o ratificaci√≥n de mandato a partir de, por ejemplo, el primer a√Īo o, para darles un poco m√°s de margen, a la mitad del per√≠odo del gobernante, combatir√≠a la infaltable improvisaci√≥n, el autoritarismo, la negligencia, la corrupci√≥n y la falta de profesionalismo de los pol√≠ticos mexicanos de todos los partidos.

Quién sabe cómo andaría el país y su desacreditada clase política si tuviéramos un sistema político profesional y democrático con rendición de cuentas a la sociedad, en vez de avalarse entre ellos sus desvíos y rapacerías por las cuales cada generación pare nuevos ricos con los dineros del pueblo después de hundir un poco más a México en la pobreza y la ignorancia y, como novedad, en la violencia y la inseguridad.



Algunas humildes propiedades.


Nietzsche ten√≠a sus dudas sobre la democracia y cre√≠a m√°s en la aristocracia. Y su maestro Schopenhauer dec√≠a que la democracia parec√≠a un tianguis donde cada quien podr√≠a escoger desde lo mejor a lo peor. ¬ŅC√≥mo le ha ido al mexicano cuando va de tianguis?

Así que hoy es oportuno bordar sobre la revocación de mandato, aunque a la mediocridad de los políticos mexicanos le tiemblen las corvas por temor, así como la reelección en la esperada reforma política, si el país quiere cambiar.

                                           Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



More articles by this author

DESLINDESDESLINDES
ARMANDO SEPULVEDA IBARRA La Ilusi√≥n Espera a√ļn los Milagros ¬† ¬† Conforme avanza el...
√Črase una vez‚Ķ:El cuento de La Democracia Estable√Črase una vez‚Ķ:El cuento de La Democracia Estable
√Črase una vez‚Ķ:¬†El cuento de La Democracia Estable CON EL DUDOSO AUXILIO...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 533 invitados conectado(s)
Noticias
224
Banner
273 Suplemento
Banner
Convocatoria 2022
Banner
426
Banner
424
Banner
423
Banner
422
Banner
421
Banner