joomla visitor
AuditorŪa
La incertidumbre, la tensión y el equilibrista
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
425
Banner
Posada del Periodista
Banner
432
Banner
431
Banner
430
Banner
429
Banner
428
Banner
427
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 314

 



La incertidumbre, 

la tensión y el equilibrista


A semejanza de aquel fatal equilibrista del Zaratustra, de Nietzsche, la realidad del país avanza este naciente 2014 sobre una endeble e incierta cuerda, con una sociedad molesta y dividida por las reformas estructurales y, como regalo de navidad y reyes, con más pobreza, desempleo, violencia y con amplias regiones con autogobiernos y temerarios vacíos de poder.


La crisis pol√≠tica, econ√≥mica y social es inocultable y creciente y, por lo dem√°s, es ajena al discurso oficial demag√≥gico y triunfalista que imagina un porvenir maravilloso, s√≥lo equiparable a la promesa del tenebroso salinato en los a√Īos noventa de instalar a M√©xico en el primer mundo con una desigual apertura comercial que (juraban entonces) inundar√≠a con inversiones de capital externo todo el territorio nacional, y con las privatizaciones del ejido y las empresas p√ļblicas. Fall√≥ la varita m√°gica que ahora, a pesar de las experiencias, ha vuelto a escena.

Las decisiones de la clase política en el poder durante 2013, con la anuencia de las burocracias de la derecha panista y de la servil izquierda oficial amansada con el Pacto por México y sus bondades, crearon un clima de tensión e incertidumbre y lesionaron los intereses de las mayorías con la imposición de leyes contra todos, con una cascada de aumentos y nuevos impuestos y con el retorno del viejo autoritarismo que, a espaldas de los mexicanos y bajo la protección de temerosas murallas de acero, votó en las cámaras de senadores y diputados la entrega del petróleo al capital transnacional y otras iniciativas que castigan a la inmensa mayoría y privilegian sólo a los gobernantes y sus socios.

Aqu√≠ entra la cr√≠tica del estadista franc√©s Charles de Gaulle contra la partidocracia ‚Äúque -afirmaba- distorsiona la voluntad de los ciudadanos‚ÄĚ en su provecho.

La arrogancia de los gobernantes en este pa√≠s con una democracia sin dem√≥cratas, recurre de nuevo a la mentira burda y hasta c√≥mica, con el uso de una avalancha publicitaria onerosa y ofensiva sobre la dicha y felicidad que traer√° a los mexicanos el retorno de las compa√Ī√≠as petroleras multinacionales (expulsadas por el Presidente C√°rdenas en 1938) para llevarse el petr√≥leo de la naci√≥n y las ganancias, como anta√Īo, con el aplauso c√≥mplice del gobierno y sus aliados.

Lejos de servirse de la ret√≥rica al estilo de los fil√≥sofos sofistas, o mejor como advert√≠a Gorgias, uno de sus insignes representantes citado por Plat√≥n, que ‚Äúla palabra es como un veneno con el cual se puede hacer todo: envenenar y embelesar‚ÄĚ, los neoliberales del nuevo PRI se escudan en la falacia para tratar de embaucar a los mexicanos y calmarles los crispados √°nimos mientras las burocracias que mantienen en reh√©n a la fallida transici√≥n a la democracia con la odiosa y antidemocr√°tica partidocracia, distraen y preparan el camino para allan√°rselo a su vez a las transnacionales petroleras con las leyes secundarias de la reforma energ√©tica, por donde pretenden legalizar el saqueo de los recursos del subsuelo mexicano a cambio de migajas y un pu√Īado de empleos.

Las cuestiones delicadas requieren de mucho tacto, aconseja el I Ching, El Libro de las Mutaciones, el texto m√°s antiguo que conserva la humanidad. En circunstancias como las del M√©xico de hoy, donde el se√Īor Pe√Īa Nieto tiene una baja calificaci√≥n entre los mexicanos y existe el riesgo de que el pa√≠s vuelva a manifestarse de distintas maneras contra la culminaci√≥n de aquellas reformas que, como en el despotismo, nunca fueron consultadas entre la sociedad, el milenario libro sapiencial de China convida a los gobernantes en estos casos a ser modestos y ben√©volos, due√Īos de una ‚Äúfortaleza en lo interior y claridad y cultura en lo exterior‚ÄĚ. Exige demasiado donde escasean cualidades elementales y campea la ambici√≥n y las ansias por enriquecerse con lo ajeno.



Las cuentas alegres por adelantado anunciadas por los rid√≠culos jilgueros del nuevo PRI empoderados en las c√°maras legislativas y en secretar√≠as de Estado, siempre con palabrer√≠a y ni una pizca de sustento o argumentaci√≥n, ignoran las nuevas dificultades que todav√≠a deben vencerse, porque la aprobaci√≥n de dichas reformas fue un triunfo legislativo de la clase pol√≠tica en el poder y, al mismo tiempo, una derrota del pueblo sin haber jugado y, sin embargo, falta a√ļn concretarlo para sus aviesos fines.

Han de saber que hasta hoy no han abonado beneficio alguno para los empobrecidos mexicanos tras descuartizar la Constituci√≥n, salvo abrumarlos, para decirlo con Shakespeare, con la vaciedad de palabras, palabras, palabras. Cuando los mexicanos se cansen de ser vistos como discapacitados mentales y despierten a la realidad, terminar√° el enga√Īo y la manipulaci√≥n de un sistema caduco y corrupto que todo simula, a pocos representa (acaso a las mafias de la partidocracia) y dej√≥ hace tiempo de tener credibilidad.

Antes de lanzarse de nuevo con la verborrea para atarantar a la sociedad con la promesa f√°cil, en busca de un suspirado consenso m√°s all√° del servilismo de su corte de abyectos y de los falsos opositores firmantes del agonizante Pacto por M√©xico, el gobierno debi√≥ valorar que no dispone de suficiente poder ni prestigio entre el grueso de los mexicanos afectados con las alzas generalizadas en alimentos e impuestos, con excepci√≥n de la fuerza p√ļblica. Arrasaron parejo con miserables, pobres, clase medieros, ricos y multimillonarios de Forbes¬†con los grav√°menes.

Agravi√≥ en el camino del primer a√Īo a otros sectores como el magisterial y el obrero en general con reformas retr√≥gradas que sepultaron conquistas laborales, para congratularse con la clase patronal m√°s rancia.



La estrella del nuevo gobierno ha venido perdiendo resplandor despu√©s de los golpes demoledores dados a la econom√≠a popular y, en general, al bolsillo de todos los connacionales. A lo largo del primer a√Īo del regreso del nuevo PRI a Los Pinos la situaci√≥n del pa√≠s en verdad empeor√≥: aument√≥ la pobreza y el desempleo, la econom√≠a cay√≥ a menos de uno por ciento, la delincuencia organizada ech√≥ m√°s ra√≠ces e inclusive hubieron de surgir grupos denominados de autodefensa en varios estados para enfrentar al crimen organizado ante el peligroso vac√≠o de autoridad en amplias regiones donde el gobierno existe s√≥lo en el papel: Michoac√°n, Guerrero, etc√©tera.

Y los medios de comunicación, con sus honrosas salvedades, volvieron al redil de la autocensura inducida desde el poder con la intención de esconder facetas de la crisis institucional.

¬†En este sentido, tampoco es buena la estrategia oficial de ocultar informaci√≥n sobre la violencia con su abanico de matanzas, choques armados, ejecuciones, secuestros, extorsiones, cobros de piso, levantones, etc√©tera, con sus miles de muertos y desaparecidos, con el citado control de los medios, como en los viejos tiempos de la dictadura perfecta, para querer exhibir la mentira de que los delitos descendieron. A la gente nadie le enga√Īa y sabe que la promesa de someter al crimen organizado en noventa d√≠as fue s√≥lo una pose de campa√Īa como tantas: y nada m√°s.

El gobierno del se√Īor Pe√Īa Nieto deber√≠a moverse con cautela zorruna en un pa√≠s desilusionado con las decisiones cupulares divorciadas de la m√°s m√≠nima consulta, como exigen los c√°nones democr√°ticos cuando alguien quiere entregar o malbaratar los recursos naturales de la naci√≥n al capital transnacional, porque pocos dudan que volver√° la protesta callejera contra la secuela de las reformas estrat√©gicas y el pa√≠s correr√≠a el riesgo de caldearse incluso por encima de la torpe amenaza oficial de poner l√≠mite a la tolerancia ante las protestas de inconformes con la forma de conducir al gobierno.

Atentos a los pasos del fr√°gil volatinero del Zaratustra y su suerte al trastabillar, concluyamos con dos frases del I Ching, El Libro de las Mutaciones, a tono con el momento crucial, por si los gobernantes escuchan: ‚ÄúEl verdadero gobernar debe ser una forma de servir‚ÄĚ y ‚Äúel peligro de un partido separatista basado en intereses personales y ego√≠stas‚Ķsemejantes partidismos exclusivistas, que no ofrecen lugar a todos, tienen su origen en motivos bajos y por tanto conducen, a la larga, a la humillaci√≥n‚Ķ‚ÄĚ

                                     Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



More articles by this author

DESLINDESDESLINDES
ARMANDO SEPULVEDA IBARRA La Ilusi√≥n Espera a√ļn los Milagros ¬† ¬† Conforme avanza el...
√Črase una vez‚Ķ:El cuento de La Democracia Estable√Črase una vez‚Ķ:El cuento de La Democracia Estable
√Črase una vez‚Ķ:¬†El cuento de La Democracia Estable CON EL DUDOSO AUXILIO...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 522 invitados conectado(s)
Noticias
224
Banner
273 Suplemento
Banner
Convocatoria 2022
Banner
426
Banner
424
Banner
423
Banner
422
Banner
421
Banner