joomla visitor
AuditorŪa
Tierra Caliente:Avalancha Sobre Pe√Īa Nieto
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
425
Banner
Posada del Periodista
Banner
432
Banner
431
Banner
430
Banner
429
Banner
428
Banner
427
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 315




Tierra Caliente: 

Avalancha Sobre Pe√Īa Nieto


Entre la nevada Monta√Īa M√°gica de Davos, Suiza, descrita por la magistral pluma de Thomas Mann en su cl√°sica novela, apareci√≥ hace unos d√≠as -para sorpresa y desilusi√≥n de muchos neoliberales-, el ruidoso fantasma de Michoac√°n con sus miles de autodefensas armadas y la virtual guerra en Tierra Caliente como un despertador ba√Īo de agua fr√≠a a la oferta del gobierno del se√Īor Pe√Īa Nieto del petr√≥leo mexicano a la avidez de las empresas trasnacionales del ramo, para que de una vez lo saqueen.


Atentos como voraz concentraci√≥n de tigres al acecho de presas silvestres, los potenciales beneficiarios y los promotores criollos de la intentona de rapi√Īar los ricos y codiciados veneros petrol√≠feros de M√©xico sufrieron casi el infarto cuando, esa semana, la verdad flot√≥ y, sin la autocensura totonaca,¬† tom√≥ un vigor inesperado en el Foro Econ√≥mico Mundial de Davos.

Ocurri√≥ este incidente en una helada ma√Īana de Los Alpes que, por el momento y qui√©n sabe hasta d√≥nde alcance el efecto, congel√≥ los planes del se√Īor Pe√Īa Nieto y sus cortesanos y socios en el sinuoso y criticado viaje de la desnacionalizaci√≥n petrolera mientras persista la imparable violencia del crimen organizado, los choques armados con los grupos de autodefensas y la inseguridad que mantiene a la sociedad del pa√≠s al borde de la desesperaci√≥n.



Davos


Quiz√° pensaban los jilgueros del gobierno que por aquellas monta√Īas nevadas ignoraban la realidad de M√©xico y conoc√≠an s√≥lo la manipulada versi√≥n de la prensa cooptada y af√≠n que, desde el retorno del nuevo PRI a Los Pinos, ha venido ocultando la informaci√≥n sobre la violencia en territorio nacional, un saldo de miles de asesinatos, secuestros, extorsiones, desaparecidos y otros delitos, con un ingrediente igual o m√°s explosivo: Los grupos de civiles alzados en armas para suplir la ausencia o vac√≠o o complicidad de las autoridades, una bola de nieve que rueda ya por muchas regiones y amenaza con desbocarse e incendiarlas como la Tierra Caliente ante la mirada impotente del gobierno.

Pe√Īa Nieto fue, de seguro, el primero de los sorprendidos cuando, un poquito despu√©s de contar su historia de las maravillosas reformas estructurales y el para√≠so que ahora es M√©xico para atraer monta√Īas de d√≥lares de inversi√≥n que (creen los neoliberales nativos) saque de pobres a m√°s de la mitad de la poblaci√≥n, un manotazo tir√≥ por los suelos su cuidada y celosa presentaci√≥n que sus cortesanos esperaban con golosa ilusi√≥n, como el avaro Shilok, el personaje de El Mercader de Venecia, de Shakespeare, con su imaginario cuchillo en mano a la caza del coraz√≥n del mercader Antonio.


Cubetazo de agua fría


Ni las bondades de la reforma energ√©tica cacareada en la Montana M√°gica por los se√Īores Pe√Īa Nieto, Luis Videgaray y Emilio Lozoya, con bombo y platillo y fanfarrias, ni las oportunistas y poco ben√©ficas declaraciones a modo por aquellos rumbos de los infumables Ernesto Zedillo y Felipe Calder√≥n -ambos mediocres y lesivos presidentes- pudieron jalar la interesada vista del capital mundial hacia M√©xico, aunque apostaban que, nada m√°s tuvieran oportunidad de enterarse de ‚Äúlo bien que estamos‚ÄĚ, vendr√≠an corriendo con sus fortunas a invertirlas para sanear la asfixiante crisis de los √ļltimos 30 a√Īos, la ruina econ√≥mica creada por los gobiernos del PRI y el PAN con sus presidentes al servicio del neoliberalismo impuesto por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, capitaneados por los intereses de las potencias econ√≥micas, lideradas por los Estados Unidos.



Davos, Suiza.


Al final del periplo sus caras de luto daban rienda suelta a la especulación de los analistas políticos oficialistas y librepensadores, con coincidencias.

Hasta los m√°s optimistas fieles a la cruzada por desnacionalizar el petr√≥leo y creyentes de que M√©xico alcanzar√° la riqueza con el ariete de la inversi√≥n extranjera -como si los capitales transnacionales fueran almas de la caridad y vivieran al pendiente de donde hubiera hambre y pobreza y desigualdad para llegar en plan justiciero al rescate, estilo Robin Hood-, e inclusive aquellos¬†analistas pol√≠ticosorg√°nicos y amanuenses del¬†nuevo PRI,¬†debieron conformarse y reconocer como un fracaso la so√Īada comparecencia del se√Īor Pe√Īa Nieto en el Foro de Davos, all√≠ donde su presidente y fundador, Klaus Shwab, ante un auditorio que el conferencista no pudo llenar, entre sus curiosidades sac√≥ de la manga como sorprendente mago de fantas√≠a dos de sus cuatro preguntas sobre la violencia en territorio nacional, la inseguridad y los¬†autodefensas¬†de Michoac√°n y otras latitudes, ya famosos a nivel mundial y preocupantes tambi√©n para los due√Īos del dinero.


M√°s males para los mexicanos

Uno supone que a los pajecitos del gobierno y la prensa domesticada por los intereses, esta vez les faltaba el aliento en aquel crucial momento de los Alpes Suizos, una bocanada de aire fresco para respirar por encima de dos indiscretas preguntas de Klaus Shwad que, para esos oídos delicados, semejaban un alud o acaso mejor una avalancha sobre las esperanzas del neoliberalismo criollo que, espoleado por el gran capital, gobierna estos pueblos tercermundistas atrapados en la ignorancia, la pobreza y la sumisión.



Poco vali√≥ que los ricos convocados en Davos supieran que Sabritas-Pepsi y Nestl√© invertir√°n m√°s de seis tres mil millones de d√≥lares en los pr√≥ximos a√Īos para la producci√≥n y venta de m√°s alimento chatarra con que atentar√°n m√°s a√ļn contra la salud de los mexicanos para¬† consolidarlos como la sociedad m√°s obesa y enferma de diabetes, hipertensi√≥n y otros males. ¬ŅD√≥nde quedar√≠a hoy el espejismo embaucador del gobierno de bajar los precios de la luz y del gas con¬† la varita de la reforma energ√©tica?

¬ŅA qui√©n pueden convencer los juglares del gobierno con sus cifras maquilladas sobre la violenta situaci√≥n del pa√≠s, si los acuciosos seguimientos de medios independientes como el semanario Zeta y otras publicaciones desobedientes a las consignas del poder para que maticen los partes de la guerra no declarada, han dado cuenta que la contabilidad oficial suma (o resta) s√≥lo la mitad de los hechos cruentos que tienen en vilo a todos los sectores y en la desconfianza a los empresarios nacionales y extranjeros, muchos de los cuales han padecido las atrocidades de la inseguridad?



Thomas Mann.


Y para acabarla de amolar, la reciente ausencia o escapada del asesor presidencial para asuntos de seguridad, el general colombiano Oscar Naranjo, deja más indefensos y en la orfandad a los mexicanos quienes todavía siguen esperándolo para que, al cabo de 90 días, como lo prometió en 2012, termine con los malos de esta película de terror.

La apuesta del se√Īor Pe√Īa Nieto y su grupo de salvar a los mexicanos con la fabulosa y original idea-estrategia de inundar al pa√≠s con capitales for√°neos, que vendr√≠an a suplir los planes con recursos e imaginaci√≥n propios, si tuvieran, pocos creen que la ganar√° entre el fragor de la metralla del crimen organizado y los autodefensas y la pasiva y complaciente actitud del gobierno que, hasta ahora, ha sido un simple espectador en el guerrear de Michoac√°n y otros estados donde grupos de la sociedad han empu√Īado las armas para hacer el trabajo de la autoridad: Potegerse y combatir a la delincuencia organizada que se confunde con las polic√≠as y burocracias corruptas, sean de la Tierra Caliente o Ecatepec u otro punto de M√©xico, para el caso es el mismo.

Bajo la avalancha de la Monta√Īa M√°gica atra√≠da por el fantasma de Michoac√°n y sus autodefensas en pie de guerra, la reforma energ√©tica esperar√° otros tiempos de dif√≠cil acceso: Pacificar a M√©xico al precio de erradicar la connivencia entre el crimen organizado y las autoridades.

                                 Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 



More articles by this author

DESLINDESDESLINDES
ARMANDO SEPULVEDA IBARRA La Ilusi√≥n Espera a√ļn los Milagros ¬† ¬† Conforme avanza el...
√Črase una vez‚Ķ:El cuento de La Democracia Estable√Črase una vez‚Ķ:El cuento de La Democracia Estable
√Črase una vez‚Ķ:¬†El cuento de La Democracia Estable CON EL DUDOSO AUXILIO...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 977 invitados conectado(s)
Noticias
224
Banner
273 Suplemento
Banner
Convocatoria 2022
Banner
426
Banner
424
Banner
423
Banner
422
Banner
421
Banner